8 de marzo de 2017

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER ...Y UNA HISTORIA EN EL MUNDO DEL DEPORTE

Como ya sabéis, el próximo 8 de marzo está señalado por la ONU como el “Día Internacional de la Mujer” donde se aprovecha para reivindicar y poner en valor los derechos y libertades de las mujeres.
Supongo que algo sabéis, pero un poco de recordatorio…
Un 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.
Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.
En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
En los tiempos que corren se hace, si cabe, más necesario que nunca recordar de dónde venimos para entender a dónde hemos llegado y los esfuerzos realizados por todos, especialmente las mujeres, para conseguir determinados logros sobre todo en lo que se refiere a los derechos laborales, las libertades y la igualdad en todos los ámbitos. Lo que tenemos (tenéis las mujeres) no ha llegado “gratis”. Siempre ha habido alguien que ha luchado por conseguirlo y, en ocasiones ha pagado sus consecuencias.

Hoy en día, si nos centramos ya en el deporte o la actividad física, podemos observar cómo hay disciplinas deportivas femeninas (¡normal! ¿no?), cómo los gimnasios están repletos de mujeres (¿por qué no iba a ser así?), cómo en las carreras populares la participación femenina ha aumentado progresivamente hasta alcanzar cotas casi impensables hace años.
Todos estos aspectos positivos nos hace pensar que “estamos muy bien”, pero basta leer la prensa deportiva para ver cómo las noticias sobre deportes femeninos ¡no existen! Cómo las gestas deportivas de las mujeres apenas tienen relevancia informativa. ¡Veis como todo no es tan “normal”!
Hagamos otra reflexión: En la última maratón popular de Valencia 2013 de 9653 participantes, 883 eran mujeres (un 9%) y en la última carrera popular de Valencia de 7000 participantes, 2118 eran mujeres (más del 30%) ¿Alguien se puede imaginar ahora que las mujeres tengan prohibida la participación en carreras populares o en una maratón popular? Cuesta pensarlo ¿verdad? ¿A que parece una locura, un mal sueño? ¡Pues eso es lo que le ocurre en las fotos que habéis podido observar estos días en vuestras aulas con los códigos QR que os he dejado!
¿Qué está ocurriendo en esas fotos? Os explico la historia:
Se trata de Kathrine Switzer, al primera mujer en correr “oficialmente” una maratón.
Después de leer la historia volved a las reflexiones iniciales y veréis cómo pequeñas cosas hacen grandes momentos en la historia, sólo es necesario creer en ti, tener al lado a personas adecuadas que te apoyen y aceptar el reto. Kathrine hizo una “pequeña cosa”, creyó en ella y tuvo en ese momento a su lado a dos personas que le apoyaban. Simplemente aceptó el reto.
1967. Maratón de Boston. Solo permitida la participación a los hombres. Kathrine Switzer animada por su entrenador y por su novio se inscribe en la prueba como “K. V. Switzer”. Fue de esta manera cómo “esquivó” la prohibición. Nadie de la organización sabría que detrás de esas siglas se escondía una mujer. Darían por supuesto que se trataba de un hombre. Se le asigna el dorsal 261, número que, posteriormente, se convertiría en otro símbolo para la mujer en el deporte.
Ese día Kathrine toma la salida con normalidad rodeada de hombres, entre ellos su entrenador y su novio que era jugador de fútbol americano (detalle no menos importante como podréis comprobar más adelante). Mientras corría, la gente que se daba cuenta que entre los corredores había ¡una mujer! se quedaba estupefacta, con caras de sorpresa.
En un momento determinado de la carrera, llega junto a ellos el camión donde iba la prensa y los directores de la carrera. Fue entonces cuando los fotógrafos y periodistas se dieron cuenta de la presencia de Kathrine en la carrera y comenzaron a recriminarle su presencia, momento en que el director de carrera, Jock Semple, saltó del camión y de forma muy agresiva, con el rostro desencajado y al grito de “¡Fuera de mi carrera!”, intentó apartarla de la misma y quitarle el dorsal. En ese momento intervino su novio quien le propinó un empujón que lo hizo saltar por los aires (¿entendéis ahora el detalle del jugador de futbol americano?).
A partir de este momento la prueba siguió con normalidad y Kathrine la pudo finalizar con un tiempo de 4 horas y 20 minutos.
"Cuando crucé la meta, no fue como 'vamos, he terminado mi primer maratón'; fue más bien, 'vamos, tengo un plan en mi vida'. Porque durante los 42 kilómetros, hubo un momento en que lo vio claro. Desde que la terminara, iba a dedicar su vida a ser una mejor atleta, y a facilitar oportunidades para las mujeres que quisieran experimentar la misma sensación de poder, fuerza y libertad que ella estaba sintiendo. "Comencé el Maratón de Boston como una niña, y llegué a la meta como una mujer adulta", confesaría más tarde Kathrine, quien en ese momento aún no era consciente de lo que acababa de hacer.
A partir del día siguiente, la prensa a pareció repleta de fotografías del acontecimiento. Se comenzó a reflexionar y discutir sobre el tema. Kathrine siguió luchando hasta que 5 años después comenzó a permitirse legalmente la participación de la mujer en los maratones. Todo porque Kathrina acababa de demostrar, de dejar claro, que las mujeres sí podían hacerlo.
Desde entonces, Kathrine Switzer se ha dedicado a luchar contra la desigualdad entre hombres y mujeres organizando carreras en 27 países en las que han participado más de 1 millón de mujeres hasta que en 1984 consiguió que la maratón femenina fuera prueba olímpica.
Ha corrido 35 maratones, ha ganado la maratón de Nueva York en 1974 y ha conseguido su mejor marca en 2:51:33 cuando quedó segunda en la maratón de Boston en 1975.
El 30 de marzo de este año se correrá en Palma de Mallorca el “216 Women’s Marathon 2014”, primer maratón europeo exclusivo para mujeres (evidentemente, el 261 es el número del mítico dorsal)
Y esta es la historia que hoy os quería contar...

8 comentaris:

Anónimo dijo...

Parece mentira que esta sociedad permita estas situaciones machistas y que por desgracia aun se mantiene en el presente.Chicas que tengan que dar la cara solo por defender sus derechos me parece decepcionante teniendo en cuenta que todos somos iguales.Esto se debe arreglar cuanto antes.

Alejandro Martínez 3°B

Oops! dijo...

No cabe duda de que la sociedad ha ido evolucionando y concienciándose con el paso de los años, pero esto no tiene que darnos pie a relajarnos ni a confiar en que ya vivimos en una sociedad justa. Más bien, tiene que darnos la suficiente motivación y esperanza para ahora más que nunca seguir adelante y no dejar la lucha a un lado. Mujeres como Emmeline Pankhurst, Anna Atkins, Marianne Brandt, Mary Jackson, Margot Moles, Inessa Armand, Nettie Stevens, Marianne Stokes, Helene Lange, Lucy Burns y Vida Goldstein, junto con el resto de compañeras, se han dejado la vida en la lucha tan sólo para que mujeres como yo, como mis amigas, mis primas, mi madre, mi tía y mi hermana crezcamos en un mundo más digno, más justo y más equitativo. Y yo no pienso ser menos. Tenemos que esforzarnos, continuar con el movimiento y educar correctamente a las generaciones presentes y futuras. Y esto solo lo conseguiremos si nos unimos y participamos activamente en el cambio.

Marta García Asensi. 1ro Batxiller, A

Anónimo dijo...

Es evidente que hay una gran desigualdad dentro del deporte profesional entre hombres y mujeres, aunque cada vez la participación de la mujer sea más abundante, rara vez verás en un periódico deportivo la presencia de noticias relacionadas con la mujer, y mucho menos se le da la misma importancia. El gesto realizado por Kathrine fue sin duda muy significativo y da lugar a esperanzas de que algún día la mujer podrá ser reconocida de la misma forma que el hombre en el mundo del deporte.

Laura Durán Carrascosa. 1º Bachillerato A.

Anónimo dijo...

Claramente,a lo largo del tiempo se ha logrado que aumente la participación de la mujer en las actividades deportivas y ha disminuido la desigualdad entre hombres y mujeres pero gracias al sacrificio y al esfuerzo de muchas mujeres, por eso tenemos que seguir luchando para conseguir total igualdad.
Lo que consiguió Kathrine es un paso muy importante que logró un cambio en el deporte y como ella, deberíamos tomar ejemplo para seguir intentando cambiar por una sociedad más justa y no permitir las situaciones de desigualdad.


Noelia Juan 1°Bachillerato A

Elena Garcia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena Garcia dijo...

Elena Castañeda García 1°BachA
Cada vez las mujeres se han ido involucrando más en el deporte, fútbol,carreras...
Pero, a pesar de esto,pocas veces los medios de comunicación tales como la prensa,publican fotos de mujeres en carreras o realizando actividades deportivas,siempre se ha echo más visible la imagen del hombre.
El gesto de Kathrine para considerar a las mujeres como una figura igualitaria a la del hombre,me parece muy significativo y esperanzador para crear la IGUALDAD.

Roberto Alberca dijo...

Me ha gustado mucho la historia. Yo creo que la sociedad tiene que seguir evolucionando y que haya una igualdad entre hombres y mujeres, que desgraciadamente hoy en día no hay lo suficiente. Me ha gustado mucho que pusiese carreras para las mujeres porque así se demuestra que el sexo femenino es igual que el opuesto y tienen el mismo derecho ambos.

Roberto Alberca Bernal 3º de la ESO A

Elena Lopez dijo...

Historias como la de kathrine te hacen pensar y admirar a ella y a toda esas mujeres que lucharon por conseguir los derechos que tenemos ahora las mujeres.Ahora nos toca a nosotras,pues aun sigue habiendo mucha desigualdad.Un gran ejemplo es en el ámbito del deporte pues los medios de comunicación no informan igual de un hecho deportivo cuando se trata de mujeres y esto debe cambiar y la mejor manera para cambiar y que esta sociedad siga avanzando, respecto a los derechos de las mujeres, es luchar y no rendirse jamás.


Elena López Benlloch 1°Bachillerato A

Publicar un comentario en la entrada

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)