5 de octubre de 2013

LAS AGUJETAS

Esta es una entrada ya repetida en este blog, pero como ya dijimos al comenzar el curso, al iniciar una nueva etapa en el IES Henri Matisse, habrá entradas o temas que volveremos a tratar en el blog dado que los nuevos alumnos no las conocéis.
 
En este caso, al igual que cuando publiqué la entrada por primera vez, el inicio de curso me lleva a "desenpolvarla" y volverla a poner. Es frecuente que vosotros, los alumnos, sobre todo los que hacéis poca (o nula) actividad física, os quejéis de las agujetas provocadas en los primeros días de clase por alguna de las actividades planteadas. También he oído esta semana la famosa pregunta de "¿qué tengo que hacer para que se me vayan las agujetas?" o el típico remedio que alguien intenta aplicar: "yo me tomo agua con azúcar".
 
Como podéis ver, esta entrada siempre estará de actualidad.
El nombre de agujetas procede de la percepción que se tiene cuando las padecemos, ya que tenemos la sensación de que se nos están clavando agujas en el músculo. Además, hasta hace unos años se creía que se debían al ácido láctico que se libera normalmente durante el ejercicio y que al enfriarse el músculo tras el entrenamiento, se solidificaba y cristalizaba, haciendo que estos “cristales” se clavaran en las fibras musculares.
 
Dado que el ejercicio hacía disminuir el dolor, se entendía que el calor producido por el músculo hacía que los cristales se deshicieran. Sin embargo, hoy en día se sabe que esta teoría tan extendida es falsa ya que el ácido láctico no se cristaliza a temperatura corporal.



Causas

En realidad, las agujetas están producidas por un sobreesfuerzo de la musculatura que provoca micro roturas fibrilares (en las células musculares), lo cual da lugar a una reacción inflamatoria en el músculo afectado. El dolor característico es producido por la rotura celular, de manera que los elementos del interior celular se vierten al exterior.

Entre estos elementos hay iones de calcio y de potasio que son muy irritantes y muy dolorosos, lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación, que llega a su punto álgido entre las 24 y las 48 horas después la realización del esfuerzo.

Asimismo, el dolor que aparece atiende, según los expertos, a dos razones: que la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de soportarlo.

Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones, puesto que es la zona musculotendinosa donde existen más fibras musculares débiles y más tensión. De esta forma, las agujetas acaban con las fibras débiles, y las que consiguen aguantar la presión se vuelven más fuertes.

Las agujetas, aunque muy molestas y dolorosas, son también beneficiosas para nuestro cuerpo puesto que se convierten en un estímulo para nuestro organismo ya que provocan la creación de nuevas fibras en el músculo que se ejercita

Prevención

Las agujetas son parte de un proceso de adaptación muscular, por lo que lo único que se puede hacer para evitarlas es practicar ejercicio de forma progresiva. Muchos especialistas sugieren que la realización de ejercicios de calentamiento antes de lanzarse a la práctica de un deporte puede minimizar su aparición, pero lo cierto es que está teoría no está garantizada.

Por ello, si no se está en forma, hay que evitar que las primeras sesiones de entrenamiento sean muy intensas. En general, debemos evitar los aumentos bruscos de intensidad del ejercicio, tanto si se está en forma como si no.

Cuando un deportista baja su nivel de entrenamiento, muchas fibras musculares se atrofian, por lo que cuando comienza el entrenamiento las partes más débiles se rompen, se hace una selección de las mejores, como tenemos millones de fibras en cada músculo no hay problema.

De modo que para combatir las agujetas lo mejor es hacer justamente el ejercicio que las provocó (abdominales, estiramientos, etc.), de un modo gradual y sin hacer un sobreesfuerzo, sobre todo para las personas que lleven mucho tiempo inactivas.

Con respecto a la alimentación, los expertos señalan que tampoco parece tener una influencia clara en la aparición o no de agujetas el tipo de alimentos que se ingieran antes o después de practicar deporte.

Sin embargo, a pesar de que no se conoce ningún tratamiento ni medicación que termine con las temidas agujetas, los especialistas sí señalan una serie de pautas que pueden seguirse para aliviar sus síntomas.

En el caso del frío, éste sí es un buen antídoto para bajar la inflamación y puesto que en las agujetas se produce este síntoma, a veces basta con echar agua fría, o bien sumergir la articulación o la zona debilitada en una palangana con agua y algo de hielo.

También son recomendables los ejercicios de estiramiento, que deben realizarse nada más terminar la práctica deportiva, ya que activan la circulación sanguínea por lo que la sangre que llega al grupo muscular mueve la que se encontraba “atascada” en el músculo y, además, barre los productos de desecho (entre los que se encuentra el lactato) producidos por la práctica de ejercicio.

En cuanto a la dieta diaria, cabe destacar que si bien algunos deportistas cuidan su alimentación y toman frutas ricas en magnesio y potasio, como plátanos y aguacates, tampoco en este caso existe base científica para creer que el régimen alimenticio de un deportista influya en su propensión a tener más o menos agujetas tras un duro trabajo físico. Sin embargo, sí es cierto que una alimentación sana y equilibrada siempre es beneficiosa para el organismo.

¿Y qué decir de la creencia popular que consumiendo agua con bicarbonato o azúcar desaparecen las agujetas?
Hay que recordar lo que se dijo al comienzo de esta entrada para entender el por qué de este tópico incierto: hasta hace relativamente poco tiempo se consideraba como causa principal de la aparición de las agujetas la concentración de ácido láctico en los músculos y que éste daba la sensación de actuar como unos micro-cristales que se clavaban como “agujas” en el músculo y eso era lo que se suponía que provocaba el dolor.
El objetivo de tomar agua con azúcar o bicarbonato no era otro que intervenir en este proceso de acumulación de ácido láctico en el músculo y eliminar estos “cristales” mediante ésta ingesta. Lo que ocurre es que al estar desechada esta teoría, automáticamente ocurre lo mismo con el remedio. Por tanto es completamente inútil la toma de esta “poción”. Lo único que conseguimos, en todo caso, es hidratarnos y con la posibilidad de provocar problemas gastrointestinales.

Entonces, ¿qué tomar o qué hacer para disminuir estas molestias? Hay que volver, para ello, a la causa “real” de la aparición de las agujetas. Recordad: las agujetas son micro-lesiones musculares que se producen en el músculo no entrenado o sobrecargado, por tanto hay que actuar con esta premisa.
Ya se dijo , pero lo recordamos:
• Para prevenirlas: realizar un calentamiento inicial adecuado evitando esfuerzos que superen nuestro nivel de entrenamiento y con estiramientos exhaustivos (ver la entrada de la Flexibilidad).

• Para su tratamiento si éstas ya han aparecido: aplicar frío en la zona afectada, estiramientos sobre los músculos afectados y, atención, continuar practicando el mismo ejercicio que provocó su aparición de forma suave

46 comentaris:

Anónimo dijo...

Carmen Montoya, 1Bachillerato A, habrá que practicar más deporte y tener en cuenta todos estos consejos, adiós pociones!

Andrea Esparcia dijo...

Andrea Esparcia, 1º Bachillerato B: Pues dado esto, lo que pensábamos de el agua con azúcar ya podemos entender porque no servia, simplemente habrá que hacer ejercicio constante para ejercitar nuestros músculos y que no vuelvan a aparecernos tantas agujetas como solemos tener. Poco a poco nos daremos cuenta de lo efectivo que resulta tener en cuenta todos estos consejos.

Anónimo dijo...

Saray López Moreno 4º ESO B.
No te acostaras sin saber algo más... gran entrada y buenos consejos, que las agujetas duelen mucho.

Pablo Bailén Llabata dijo...

Ana Bailén Llabata 4º ESO A
Pues nada, tocará hacer más deporte y dejarse de inventos.

Anónimo dijo...

Javier Berga, 1° Bachiller B
Gracias a esto ya estamos bien armados contra las agujetas, frío y a correr, que se preparen...

Paula Tomás dijo...

Paula Tomás collado 1º Bachiller B

Gracias ha esta entrada he descubierto que el agua con azúcar no funciona y que lo único que puede hacer, es provocarte dolor de estomago.
Yo lo que siempre hago es ponerme hielo donde tengo las agujetas y aguantar con el lo máximo posible; pero ahora también se, que lo que debo de hacer, es practicar el ejercicio que me las ha provocado diariamente y así conseguiré que se me vayan. Aunque al principio las siga teniendo, al final desaparecerán y con eso “el poder volver a subir las escaleras con normalidad”.

Juliana Bara dijo...

Juliana Elena Bara 1ºBachiller A. Muy buena entrada, gracias a los consejos ahora sabremos que hacer cuando aparezcan las agujetas que últimamente aparecen mucho, la verdad es que no sabía que que el agua con azúcar no servia, ahora ya lo se, solo hay que practicar más deporte y en el caso de que aparezcan el frío puede solucionar algo.

Anónimo dijo...

Noemi Mª Serra Martínez 1º BACH A.
Es una entrada a la que la mayoría de la gente le tendríamos que dar las gracias, ya que mucha gente este verano (donde yo me incluyo) lo primero que nos ha venido al empezar el curso ha sido esto, agujetas. Pienso que resuelve muchas dudas y soporta ideas que tendríamos que saber desde hace tiempo pero no les hemos hecho mucho caso (como ahora lo del calentamiento antes de un ejercicio físico y los estiramientos de después). Abre los ojos a todas aquellas personas que piensan que cuando tienen agujetas lo que tienen que hacer es descansar y esperar a que se vayan. Acostumbremos a nuestros músculos, hay que moverse más, las agujetas son buenas, no vayamos a desperdiciarlas.

Serfeliz dijo...

Naiara Gimeno González.
Una entrada a la que le doy las gracias, desconocía que el agua con azúcar provocará dolor de estómago, y ahora ya se algunos trucos para aliviar el dolor. Pero no solo eso, sino que resuelve dudas que deberíamos saber pero la gente pasa por alto.
Pd:Poco a poco y con rutina volveremos a coger fuerza y esperemos dejar de tenerlas.

Serfeliz dijo...

* Naiara Gimeno González 1ºB BACH

Alejandro dijo...

Gracias por esta entrada Santi, me va a ser muy útil cuando sufra de este problema porque yo lo que hacía era lo del agua con azúcar, pero gracias a esta entrada he descubierto que no sirve para nada, ahora cuando sufra de este problema a ponerle frío y a ejercitar la zona afectada.

Alejandro García 1º BACH B

Anónimo dijo...

Esta entrada me ha parecido estupenda para empezar el curso ya que casi todos nos quejamos de agujetas alguna vez porque no realizamos bastante deporte. Mucha gente (yo me incluyo) después de realizar una actividad física ha tenido agujetas y se ha tomado ese vasito de agua con azúcar para evitarlas y realmente esta no era la solución. Gracias a esta entrada hoy me he dado cuenta que a partir de ahora si tengo este problema tendré que ponerme frío y a ejercitar la zona afectada.Pero a partir de ahora tendremos que aumentar la actividad física para evitarlas.
Paula Genovés Fabado 1Bach B

Anónimo dijo...

Muy buena entrada, muy útil.

Julia Corell Sierra 1ºBach

Anónimo dijo...

Entrada muy útil, y más aún si cabe el descubrir que una "pocima" como el agua y azucar no sirven. Así que ahora más ejercicio y menos remedios mágicos.

David García Casas 3°C

Apasionada_143 dijo...

Claudia Muñoz Pernas 4ºESO B: Pues tendremos que empezara hacer deporte con regularidad.

Anónimo dijo...

Paula Arjona Cervera 3º ESO C

Menuda sorpresa! Tanto tiempo utilizando la "pócima" del agua con azúcar, y ahora resulta que no sirve de nada!
Nunca te acostarás sin saber nada nuevo.

Anónimo dijo...

Félix Acebedo 1 Bach B , Muy buena entrada, en la que hemos podido aprender entre otras cosas que el típico método que todos usábamos para quitarnos de encima las agujetas lo único que hace es ponernos dolor de estomago. Como para todas las actividades físicas que realizamos debemos de hacer un adecuado calentamiento para prevenir agujetas y sobretodo lesiones.

Anónimo dijo...

Carmen Montoya, 1bach A. Creo que esta entrada nos viene a todos al pelo, ya que tras un verano de relax cuando volvemos a la rutina nuestros músculos nos pasan factura. Todos nos quejamos de las odiosas agujetas y para combatirlas como bien dice en la entrada hay que dejarse de remedios y poner en práctica un buen calentamiento y sobretodo realizar un mínimo ejercicio físico semanal; así conseguiremos quitarnos este problemilla que tanto fastidia por unos días, manos a la obra y a coger con ganas este curso!!

Anónimo dijo...

Pablo López,1Bach A
Esta entrada me ha servido mucho,para tener en cuenta que las agujetas son algo natural cuando haces ejercicio físico,normalmente,es por un abuso de esfuerzo.Lo más frecuente es que cuando tienes agujetas,no forzar porque el músculo tira mucho,pero,como bien dice la entrada,el músculo debe estar en movimiento y estirarse mucho para que poco a poco las agujetas vayan desapareciendo.Y que son causa del inicio de la adaptación de un músculo.para que esto no suceda debemos mantener una forma física y así los músculos ya están preparados para cualquier ejercicio físico.
Sobretodo,antes de cada ejercicio que vayamos a realizar,hacer un calentamiento y estiramiento de el músculo que vayamos a trabajar brevemente.
Habrá que acostumbrarnos a las agujetas y a animarnos a seguir haciendo deporte.

Anónimo dijo...

Paula Nieto López 3ºB
Esta entrada es muy útil,porque cuando tengamos agujetas ya se sabe que hay que hacer.

Anónimo dijo...

Sara Cebellán Debón 3ºB
Gracias por la entrada, hasta hace poco yo también tomaba el remedio del agua con azúcar. Ahora que sé que no es útil, lo tendré en cuenta para futuras ocasiones.

Anónimo dijo...

Daniel Navarro Lopez 4ºB
Esta entrada viene muy bien por que es una informacion que muchos no sabiamos

Anónimo dijo...

Marta García Herrero 3ºB
O.K. no volveré a utilizar ese remedio.

Chaimae Bouallala dijo...

Creo que ha sido una muy buena entrada ya que todos los que pensábamos que ese era el remedio para prevenirlas nos hemos dado cuenta que remedio es mucho mas fácil y mas saludable GRACIAS POR ESTAS ENTRADA TAN INCREÍBLES.

Chaimae Bouallala dijo...

4ºESO B

Anónimo dijo...

Marcos Esteve 1ºBach B
Desconocía muchos datos de las agujetas que con esta entrada has aclarado.
Buena Entrada!

Casandra García 1ºBach. B dijo...

Entrada muy práctica, las agujetas son un tema muy presente para cualquier deportista y es muy interesante y útil saber cómo prevenirlas e incluso como tratarlas, dejando aparte los métodos caseros inservibles que pueden ser incluso nocivos.

Alfonso Tolsada 1ºBach B dijo...

Es interesante saber mas sobre el tema, a pesar de conocer el porque esta muy bien detallado y es fácil de entender, resulta graciosa la teoría de los cristales.

Anónimo dijo...

Lluís Bengochea 4ºESO A.
Buena entrada, este tipo de explicaciones siempre te ayuda a prevenir algún mal, como las agujetas, pero también tenemos que hacer ejercicio de acuerdo a nuestra capacidad y si va bien ir subiendo el nivel progresivamente.

Anónimo dijo...

Joan Ruiz 1º BACH B.
Muy buena e interesante entrada que nos informa y ayuda a entender este tipo de dolor muscular dejando atrás todos esos inventos como el agua con azúcar que creíamos eficaz para la solución a este tipo de problemas. Debemos tener en cuenta estos grandes consejos que sumados a un adecuado calentamiento y a una realización moderada de ejercicio físico nos ayudarán a prevenir y combatir las agujetas.

Anónimo dijo...

Paula Herrero Gascón 1Bach B
Interesante entrada ya que yo seguía creyendo que la causa de las agujetas era la de los cristales. Calentaremos bien y haremos estiramientos después ,que parece el mejor remedio.

Anónimo dijo...

Ana Alonso Fervenza 1B Bachiller.
Esta entrada ayuda bastante a todos los que no están acostumbrados a hacer deporte habitualmente, así sabrán como remediar las agujetas, ya que eso del agua con azucar realmente no hace nada. Y para los que hacen ejercicio a diario nos ayuda a recordar o aprender de nuevo que es lo que hay que hacer cuando se quieren remediar dichas agujetas, ya que la mayoría de las veces solemos recurrir a remedios que realmente no sirven para nada. Buenísima entrada! Hasta luego "remedios caseros"!

Anónimo dijo...

juan bautista alfonso canovas 2ºA

Anónimo dijo...

Jorge Esteve Garcia 4ºA
Esta entrada me ha parecido muy buena dado que aconseja qué hacer para evitar las agujetas, cosa que son muy molestas y a nadie le gusta tener, y eso me interesaba mucho. Ahora al menos se que hacer para calmarlas y habrá que hacer más ejercicio para que no vuelvan!

Anónimo dijo...

Genial!! A mi muchas veces me pasa y hasta más o menos 1 semana depsués no se me pasan y no puedo moverme casi, duele bastante
Clara Mompean de la Poza 4º ESO A

Anónimo dijo...

Andrea Galiana, 1º Bach A
Una muy buena entrada. Es interesante conocer el verdadero origen de las agujetas ya que realmente no son microcristales que se clavan en nuestros músculos como se pensaba. También nos viene muy bien a muchos para saber que el único remedio para contribuir a que estas se vayan es el de hacer más ejercicio o ponerse frío sobre la zona afectada y no tomarse el famoso vaso de agua con azucar que lo único que puede hacer es perjudicarnos. ¡Así que ánimo y hacer más deporte!

Anónimo dijo...

Jacobo Avendaño, 1º Bach A

¡Wow! Excelente y didáctica entrada. Desconocía la mayoría de cosas que acabo de leer,como por ejemplo eso de que hay que hacer el mismo ejercicio que te produce la agujeta para combatirla. :o

Anónimo dijo...

Mariana Lucía Bernal 2º ESO A.

Gracias a esta entrada he aprendido,que eran exactamente las agujetas y cómo combatirlas.Muy útil.

Anónimo dijo...

Miguel Bonales Arenas, 1º Bach B

Ya conocía algunas de las cosas que pone en esta entrada, me ha servido para corroborar lo que ya creía saber. Está muy bien hecha, da información bastante útil ya que las agujetas, queramos o no, seamos más deportistas o menos, las acabamos padeciendo todos... Buen trabajo ;D

Patricia de Castro dijo...

Es una entrada muy curiosa que me ha enseñado muchas cosas nuevas sobre este tema que desconocía, ya que como la mayoría sé lo que son las agujetas pero nunca, hasta ahora, he sabido exactamente como tratarlas.

Anónimo dijo...

Elena Bermudo García, 3º ESO A

Esta entrada me ha sido muy útil, ya que todos padecemos alguna que otra vez las agujetas y no sabemos con mucha certeza cómo combatirlas.

Anónimo dijo...

Alba Cortina Martínez 3º ESO B
Me ha servido de mucho saber que lo del agua con azúcar no funciona!

Anónimo dijo...

Emilio Javier Mateo 3ªESO A

Yo ante utilizaba lo de el agua con azúcar me ha servido para saber que eso no sirve.

Anónimo dijo...

Felipe Andrioti 2º ESO A
Este post me ha parecido muy útil porque enseña cómo acabar con las agujetas!

Andrea dijo...

Andrea,
Felicidades por tu post!
Esta muy claramente explicado, desde los motivos a la prevención para poder valorar la verdad de la solución. Pasaré muchas veces por aquí, me parece muy didáctico.

Luis dijo...

Muy recomendable para las agujetas es un buen suplemento de recuperación que lleve vitaminas del grupo B, magnesio, potasio y otras sales reconstituyentes. Uno muy completo es este: http://www.suplments.com/nutergia-ergysport-recup-60-capsulas

Publicar un comentario

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)