23 de noviembre de 2015

¿EN QUÉ SE PARECEN UN CORREDOR DE MARATÓN Y UN ALUMNO?

Cuando uno mira las fotos de los corredores en la meta de un maratón, ve caras que reflejan cosas muy diferentes. Ve caras de dolor, caras de rabia, caras de sufrimiento (muchos), caras de felicidad, de satisfacción. Todo son caras que reflejan lo que les pasa por dentro a aquellos que se han atrevido a correr esa distancia y han sido capaces de acabarla.


Después de acabar de correr la Maratón de Valencia, después de pasar unos días con la euforia de haberla terminado (y con muy buen tiempo para mí – 3h 12 min-) intento extraer algo positivo de esta experiencia que pueda transmitir algún valor a mis alumnos. Y haberlos los hay, y muchos.

42km y 195m no es poca cosa (es mucha). No es una distancia que se pueda correr solo con la VOLUNTAD. Hay que prepararla. Mucho y bien si no se quiere convertir esta experiencia en una tortura. De no ser así, los riesgos que se asumen son elevados (aunque últimamente, muchos inconscientes los ignoran o los desconocen).

Si vamos a conceptos sobre los que reflexionamos habitualmente en clase, hay uno que destacamos siempre cuando hablamos de los objetivos que se persiguen (o se deberían perseguir) en toda práctica deportiva: la SALUD o BIENESTAR, pero cuando hablamos de maratón, este concepto debe borrarse de la mente. Un maratón, desde el punto de vista físico y fisiológico, el de la SALUD, NO TIENE NADA DE POSITIVO. Nada que extraer de aquí. Todo lo contrario. Solo podemos describir aspectos nada saludables, y hay que tener en cuenta que cuando hablamos de maratón nos referimos a los 42.195 metros de la carrera más los cientos y cientos de kilómetros que hay que hacer de duros entrenamientos (yo, por ejemplo, 5 meses de preparación y 910 kilómetros recorridos). Miles y miles de impactos en las rodillas que se transmiten a las caderas y a la columna, corazón sometido a entrenamientos con volúmenes de trabajo desproporcionados e intensidades, en según qué tipo de trabajo, muy, muy altas. Desgaste en articulaciones, alteraciones en parámetros fisiológicos (vitaminas, hierro, magnesio,…), las uñas y los dedos de los pies, etc. En fin, un duro castigo que nada positivo me permite transmitir a mis alumnos.

Entonces ¿qué puedo sacar de positivo y, de paso, poder hacer alguna reflexión con ellos? Pues mucho si dejamos de lado los aspectos fisiológicos. En estos momentos me encuentro eufórico, contentísimo, pero no ya por la marca conseguida sino por todo lo que he sido capaz de hacer para conseguirla.

En primer lugar, plantearse correr un maratón supone tener AMBICIÓN. Se trata de un reto duro, durísimo, difícil, y que no todos se atreven a afrontar, pero unos pocos sí. Se lo PROPONEN y algunos lo consiguen. Hay que ser ambiciosos, en la vida, en el deporte, en los estudios, en el trabajo. Hay que marcarse metas.

En segundo lugar, correr un maratón ya hemos dicho que no consiste en ponerse unas zapatillas el día de la prueba y ponerse a correr. Correr un maratón supone PLANIFICAR. Planificar un entrenamiento, planificar tu tiempo libre y hacerlo compatible con tu tiempo de trabajo/estudio y con la familia. Se trata de un entrenamiento a largo plazo: primero alcanzamos una base de condición física, luego la consolidamos, luego la mejoramos y finalmente la exprimimos. Justo lo que vosotros, alumnos, debéis de hacer en cada una de vuestras asignaturas.

PLANIFICAR consiste en trazar o elaborar un “plan”. Establecer unos periodos de trabajo y con una progresión en el mismo y marcada de antemano. No nos sirve entrenar a “salto de mata”, una semana mucho, una semana poco, ahora tengo ganas, ahora lo dejo o bajo la guardia,... En unos estudios tampoco lo podemos hacer. Estudiar a “salto de mata” nos augura un descalabro en nuestro particular “maratón”.

En tercer lugar, y directamente relacionado con el anterior, se debe tener CONSTANCIA. Primero nos marcamos un plan, pero luego hay que ser constante ¡y CUMPLIRLO! De nada nos sirve planificar para luego no seguir lo planificado.

En vuestros estudios la CONSTANCIA ES FACTOR DECISIVO Y DETERMINANTE PARA LA CONSECUCIÓN DE VUESTROS OBJETIVOS.

En cuarto lugar podemos contemplar otro factor determinante: la capacidad de SACRIFICIO, entendida como la capacidad de rechazar voluntariamente ciertas actividades por el bien de nuestro objetivo marcado.

A lo largo de estos 5 meses no han sido pocas las veces que pasa por la cabeza el no entrenar algún día de los previstos (cansancio, pereza, falta de tiempo,...) Muchos han sido los días que ha supuesto mucho ESFUERZO el levantarse del sofá o de la cama para entrenar en un día de frío, de lluvia o recién llegado del trabajo y con muy pocas ganas, pero si uno está COMPROMETIDO con su OBJETIVO y realmente CREE en el, estas excusas no se deben pensar más allá de 5 segundos. Si esa duda persiste más tiempo seguro que vence nuestro pensamiento más “acomodado”. Me provoca gran satisfacción poder comprobar que, después de todo este tiempo, cada día en que ha llegado algún “mal pensamiento”, mi respuesta ha sido siempre levantarme inmediatamente, ponerme la ropa de deporte y ponerme a TRABAJAR. Lo que si os aseguro es que la satisfacción del trabajo realizado en estos casos siempre ha sido mucho mayor que en circunstancias normales.

Vosotros os encontráis en esta situación muchas veces: ..."qué pocas ganas", "por un día que no trabaje no va a pasar nada", "estoy cansado", "este programa de tv no me lo puedo perder", "mis amigos han quedado y yo aquí",... Es ahí donde debe prevalecer vuestro COMPROMISO con el OBJETIVO y ser capaces de seguir adelante con vuestra PLANIFICACIÓN.

En quinto lugar podríamos hablar de PERSISTENCIA o PERSEVERANCIA. Hay momentos en la preparación de un maratón en los que, en medio de un entrenamiento, uno piensa … “hoy no es mi día”, “hoy tengo prisa”, “hoy no estoy en condiciones”, “qué más dará hacer los 15 km que tenía previstos que 10 km”,.. Como podéis ver, este concepto es parecido al anterior pero con una diferencia: en el anterior nos planteábamos si entrenar o no, en este ya estamos entrenando y lo que nos planteamos es si continuamos o no, si hacemos lo planificado o lo dejamos a mitad. Si estudio las dos horas que tenía previsto o si a los 45 minutos lo dejo porque han venido a buscarme, si acabo cuando lleve repasados dos temas o si acabo cuando oigo gente por casa aunque solo lleve uno,...

Aquí debe volver a prevalecer vuestra PERSONALIDAD y vuestro COMPROMISO con el OBJETIVO final. Caer en esas “trampas” que nosotros mismos nos ponemos es sucumbir e ir alejándonos poco a poco de nuestra META.

Para mí, estos dos conceptos: SACRIFICIO y PERSEVERANCIA y/o PERSISTENCIA han sido las claves de mi “éxito” particular.

Así, pues, poco a poco vamos avanzando hasta nuestro OBJETIVO (el maratón o nuestros exámenes) Vamos superando todos los obstáculos que nos van saliendo al paso para poder llegar en las mejores condiciones a la META. El resultado final será el que sea (buena o peor marca en función de mis capacidades o buena o peor nota en función de mis capacidades) pero lo que sí que os aseguro es que lo que realmente a mí me ha quedado de esta experiencia ha sido la SATISFACCIÓN por haber sido capaz de SUPERAR tantos OBSTÁCULOS, de haber sido capaz de renunciar a tantas cosas en un momento determinado por tener muy claro el OBJETIVO.

Y eso os debe pasar a vosotros: si realmente habéis cumplido, os garantiza vuestro "éxito". Para unos será sacar un sobresaliente, para otros conseguir aprobar determinada asignatura que se os ponía cuesta arriba, para otros obtener la mejor nota media posible, para otros correr (y acabar) un maratón o cualquier otra distancia… Cada uno deberá haber sido más o menos AMBICIOSO en función de sus posibilidades (que debe conocer), deberá mostrar VOLUNTAD para iniciar su camino hacia la META PROPUESTA. Será necesario PLANIFICAR el trabajo, ser CONSTANTE en la ejecución del mismo, CUMPLIRLO y, realmente, COMPROMETERSE  con el OBJETIVO marcado. Ya en pleno ESFUERZO, deberá ser capaz de SACRIFICAR algunas cosas o momentos a cambio de seguir con su PLANIFICACIÓN. Deberá ser PERSISTENTE y PERSEVERANTE. Ahí se verá su PERSONALIDAD. Superará todos los OBSTÁCULOS que le vayan saliendo al paso para, al final del camino, alcanzar "su" META.


Todo lo demás es ir a "salto de mata"



131 comentaris:

Parawhore All I Wanted dijo...

Me parece una entrada bastante interesante, ya que además de darte consejos sobre cómo realizar bien las actividades deportivas, lo enfoca desde los estudios, y es cómo que te anima y te ayuda a hacer las cosas bien, a no agobiarse, a saberlo llevar, porque al fin y al cabo todo lo que hacemos, lo tenemos que hacer con ganas, para conseguir lo que se quiere y sentirse feliz y satisfecho.






Sara García. 1 Bachiller A

Anónimo dijo...

Si que es cierto que en ocasiones es bastante tentadora la idea de saltarse un día estudio en nuestro caso, pero conforme vas avanzando, contra más cerca estás de acabar tus estudios en el instituto, más cuenta te vas dando de la importancia que tiene el no saltarse ningún día de estudia y mucho menos dejarlo todo para el último día. Es importante desde los primeros cursos ir concienciándose de que cada día hay que hacer un poco porque conforme vas subiendo de nivel y, por tanto, de dificultad, puede llegar a hacerse muy cuesta arriba.



Paula Arjona. 1º Bachiller A

Anónimo dijo...

Me parece una entrada muy interesante, pues puede ayudar bastante a aquellos alumnos que dedican su tiempo a no hacer nada en vez de estudiar. Esta claro que los estudios al igual que el deporte si no es una cosa rutinaria te cuesta plantearte hacerlo todos los días, por eso todos deberíamos acostumbrarnos a hacer ambas cosas desde pequeñitos para convertirlo en algo rutinario.

ALICIA FUENTES BONASTRE
1º-BACH-A

Anónimo dijo...

Me ha parecido una entrada interesante ya que bueno, relaciona una maratón con nuestros estudios o con cualquier objetivo que nos propongamos.
Me ha dejado bastante pensativa ya que me he aplicado la entrada a mi día a día y me he dado cuenta de la cantidad de cosas que hago mal o directamente de la cantidad de cosas que no acabo de hacer porque las dejo a mitad.
Quizás ya va siendo hora de dejar de excusar mis notas bajas o mis objetivos incumplidos echándole la culpa a mis amigos, al móvil o a la televisión, para poder así empezar a hacer algo al respecto y no dejar las cosas a mitad.

Elena Bermudo García 1ºBachiller-B

Pablo Flores dijo...

El maratón ,como la vida misma, es una gran prueba que conlleva mucho esfuerzo y determinación a la hora de afrontarlo. Una buena comparación es con un alumno: la perseverancia y la constancia para prepararse su vida escolar.
Un maratón es una prueba muy dura que no solo es una carrera en un solo día, es un entrenamiento que acaba en un día muy especial en el que hay que ir preparados.

El deporte, al igual que en los estudios, necesita mucho entrenamiento y práctica para poder hacer mejores marcas y superarse a uno mismo. Lo mismo pasa en los estudios: tienes que practicar al igual que si entrenases para una carrera, partido... si practicas y estudias sacarás mejores notas y rendirás mejor.
Por tanto, el maratón es la vida misma, uno se prepara para un objetivo, una meta que quiere alcanzar, que necesita de perseverancia, constancia, voluntad y planificación para poder conseguirlo. Todo se puede lograr, solo necesitas voluntad y algo de planificación.

Pablo Flores Navarro 2ºBach B

Yuesuo Pan dijo...

Me gustaría empezar indicando que me he sentido identificada con esta entrada del blog, no por el esfuerzo que conlleva correr una maratón sino por la relación que hay entre la preparación de la maratón y la preparación para los exámenes, por conseguir aprobar el curso con éxito. Es cierto que para las dos cosas se necesitan ganas, esfuerzo, tiempo y sacrificio, pero también es verdad que una de las mejores recompensas es la del trabajo bien hecho.
Me ha gustado también que desde tu entrada valores nuestro esfuerzo como estudiantes y nos animes a seguir trabajando por el buen camino.

YUESUO PAN
1º-BACH-B

Anónimo dijo...

Si es cierto que siempre hay que saber invertir tu tiempo en todas aquellas cosas que quieres hacer, es decir, cada uno habría que plantearse los pros y los contras de cada actividad que le gustaría realizar, ya sea estudio, ocio o actividad deportiva, y valorar si le beneficia gastar más tiempo en una o en otra. No obstante, lo mejor es ser constante e intentar llegar a todo, a tus metas. En esto si que se parece un estudiante a un deportista, cada uno elige dependiendo de lo que valora más y así actúa; tienen en los dos casos que sacrificar muchas otras cosas para poder alcanzar metas.

Sara Cebellán, 1 Bach B

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón. La maratón al igual que los estudios es una gran prueba que hay que superar.Para la maratón debes entrenarte, ser constante, no abandonarte nunca y sobretodo poco a poco ir cumpliendo tus metas. Y en los estudios, es lo mismo. Debes estudiar constantemente, día a día, hacer los deberes, leer mucho y estudiar para obtener unos resultados satisfactorios.

Es evidente que todo cuesta, pero si no costara todo sería sencillo y careceríamos de interés, no? Por ello, el echo de que cueste tanto alcanzar objetivos altos, como llegar a meta o aprobar con sobresaliente, nos lleva a un buen trabajo, a una buena sensación, a un buen estado de ánimo. Al ver que cumples tus propósitos, que realmente, cumples tus metas, eres feliz.

ZAIRA LLEÓ LLOPIS. 2º BACHILLERATO A.

Anónimo dijo...

Nacho Núñez, 3 ° A

Alex Mora Martinez dijo...

A mi me parece que un corredor de maratón y un alumno no se llevan muchas diferencias.
Por ejemplo el objetivo seria aprobar una asignatura, el sacrificio seria dejar al lado otras cosas para esforzarte en esa asignatura, y la voluntad seria la intención del sacrificio.
Por eso pienso que si algo te cuesta lo vas a conseguir

Alex Mora 4ºESO .

Carlos Romin dijo...

Me ha parecido una forma muy interesante de comparar lo que tiene que ver un corredor de maratón con un estudiante. Me parece una idea fantástica el utilizar la comparación del deporte con el estudio y las palabras PRINCIPALES hacen del texto una forma de enseñar a los alumnos y motivarlos. Las palabras me parecen las exactas para motivar y hacer reflexionar.
Estoy de acuerdo en que para intentar conseguir una meta hace falta motivación,sacrificio y dedicación y ser constante en todo lo que hacemos.
El deporte, igual que los estudios, necesita mucha constancia,sacrificio y dedicación, para mejorar las marcas o las metas que nos proponemos.

Carlos Romín 1ºBACH. A.

Anónimo dijo...

El “éxito” de correr un maratón y acabarlo, visto desde el punto de vista de la salud no aporta beneficio alguno, ya que supone un sobre esfuerzo para nuestro cuerpo.
Lógicamente analizando el proceso previo al maratón dejando a un lado el tema de la salud, supone para el que consigue acabarlo, lograr un objetivo el cual se ha planteado.
Para conseguir ese objetivo ha dedicado horas tanto a entrenar, como a planificar su entrenamiento, sin excusas ni quejas.
Lo realmente beneficioso de esta reflexión es que nosotros, los alumnos, nos damos cuenta que es una reflexión la cual se puede y se debe aplicar a cualquier objetivo que nos propongamos. Ya que, una vez alcanzado podremos observar que nuestro rendimiento, planificación, constancia y dedicación para evitar dejar de lado nuestra meta ha valido la pena.
En el momento que una persona se plantea un objetivo, si de verdad se quiere conseguir, esa persona saca tiempo de donde no lo tiene y las fuerzas de donde no las hay.
Observando que esta entrada ha coincidido con el fin del primer trimestre de este curso, pienso que es muy válida a la hora de enfocarla hacia los estudios, para mentalizar a todos los alumnos que si se lo plantean, todo es posible (mejorar las notas, subir la media, aprobar la asignatura que tanto nos cuesta..) siempre y cuando hagamos las cosas bien con antelación.

Ana Bailén
2Bach A

teresa peñalver navarro dijo...

Tienes toda la razón,cuando te propones algo no tienes que rendirte hasta conseguirlo ,por mucho esfuerzo que eso conlleve.
Teresa Peñalver Navarro 3º ESO C

Anónimo dijo...

Me parece una entrada muy buena ya que se refleja mucho en mi día à día, ya que à mi también me cuesta ponerme à estudiar y he de tener mucha fuerza de voluntad para hacerlo
Gloria Herrero Gascón 1 BACH B

Begoña Peña Giménez dijo...

Yo soy una de muchas personas que se ponen excusas para no hacer algo que va a tener una gran recompensa. No pensamos en estar bien en un futuro, sino más bien preferimos estar bien ahora y que pase lo que tenga que pasar. Hay que aplicar al día día todas esas cualidades que se hablan en esta entrada, no solo en estudio y vencer ese gran obstáculo llamado "movil" o también "ordenador" que a la vez que quitan tiempo de estudio, quitan tiempo de estar contigo mismo. ¿Porque no probar eso de "aumentar de nivel" en la vida real?

Begoña Peña Giménez 1BACH B

Anónimo dijo...

Sonia López Carrasco 2Bach

Anónimo dijo...

La mayor conclusion que se puede obtener, es que en la vida hay que tener unas metas y una vez uno tiene esas metas tiene que hacer todo lo posible para cumplirlas. Si la meta de uno es llegar a ser informatico hay que darlo todo en el proceso para llegar a esa meta, por mucho que uno sufra o pierda no hay que sucumbir, hay que persistir y darlo todo por lo que queremos. En esta entrada el ejemplo era una maraton pero practicamente se podia aplicar a cualquier cosa

Juan Bautista Alfonso Canovas 4°Eso A

Anónimo dijo...

Está claro que para correr un maratón o estudiar se necesita mucho sacrificio, pero creo que la constancia se crea a base de fallar. No creo que nadie la primera vez que entrene o estudie para un examen cumpla del todo su objetivo, o porque nos creemos que por no hacerlo un día no pasa nada o porque nos marcamos objetivos demasiado altos. Por ejemplo, en los estudios mientras nos salen bien las cosas estudiando "a salto de mata" pues no tenemos ni constancia ni sacrificio, pero cuando nos sale mal un examen o el día de antes vamos agobiados es cuando empezamos a tener consciencia de que hay que hacer las cosas con planificación, siendo constantes y con mucho sacrificio.

Mª Isabel Blanco 1º Bach B

Anónimo dijo...

Una entrada muy interesante, ya que relaciona el deporte con los estudios. Dos actividades relacionadas, pues ambas se pueden conseguir con compromiso, constancia y esfuerzo.
Estas tres palabras, son las fundamentales para conseguir el éxito de cualquier objetivo que nos propongamos.
Aunque de normal, a la mayoría, nos cuesta ponernos a hacer deporte o a estudiar, vale la pena, si al final cumplimos nuestros objetivos, ya que tendremos una gran satisfacción con nosotros mismos.

Esther Acebrón 1º BACH B

Anónimo dijo...

Esta entrada nos permite conocer las relaciones entre un corredor de maratón y un alumno,parece que son muy diferentes pero para poder superarte y tener éxito en las dos cosas hacen falta los mismos esfuerzos y las mismas ganas.La importancia de preparar ambas cosas,para no solo fracasar sino para poder sentirse bien con uno mismo es ver que el esfuerzo y el sacrificio conllevan a grandes recompensas.Porque tanto para correr una maratón como para sacar buenas notas hay que ser constante, no por un día que te prepares lo vas a sacar todo bien,que bueno hay veces que puede ser pero no es lo normal,sino que tienes que trabajar día tras día,plantearte que contra más preparado estés mejor te saldrán las cosas y así poder alcanzar tus metas, llevarte esa satisfacción de mejorar como estudiante y como deportista, y darte cuenta que con paciencia y dedicación podrás alcanzar lo que tu mismo te propongas,porque no habrá ningún obstáculo que se interponga para cumplir tus expectativas si pones en práctica todo lo dicho.
PAULA NIETO LÓPEZ 1ºBACH B

Elena López Benlloch 4A dijo...

Creo que este artículo te enseña bastante bien como organizarte, ya sea en los estudios o en correr un maratón. Porque no es nada fácil encontrar tiempo para todo y más si no te sabes organizar bien.En mi caso no es que me organice muy bien y creo que este artículo puede ser una especie de guía para que me organice mucho mejor en cualquier aspecto.Al final y al cabo todos tenemos las mismas oportunidades y con esfuerzo , sacrificio y perseverancia cualquiera puede alcanzar esa meta y sentirse orgulloso de sí mismo por haberlo conseguido con esfuerzo y dedicación.

Anónimo dijo...

Lara Calatrava 3°A

Anónimo dijo...

Mara Oliver, 2° Bach

mirlenys gutierrez dijo...

La entrada en mi opinión está muy bien explicada y comparada. Muchos nos hemos propuesto una meta, pero la hemos dejado a mitad por comodidad para nosotros mismos, como bien se ha mencionado. La comparación de una maratón con el estudio remarca la importancia de ser constantes,tener ambición, persistir etc...ya que gracias a estos valores podemos conseguir lo que nos propongamos.

Anónimo dijo...

Todos sabemos (porque nos lo repiten constantemente en casa y en el colegio) que bachiller es una carrera de fondo y que debemos estudiar día a día, si no queremos que las cosas se nos acumulen y no podamos con ellas. Sabemos por experiencia que es verdad, y aun así, seguimos cometiendo una y otra vez el mismo error de dejarnos las cosas para el final. Y son las mismas excusas que ponías tú como ejemplo de falta de constancia con la maratón: que si ahora estoy ocupado, o cansado, o tengo que hacer tal recado, o el ya lo haré luego (que se acaba convirtiendo en ya lo haré mañana, pasado, al otro, el fin de semana...). De vez en cuando (especialmente motivados por el chaparrón de haber sacado mala nota) nos da por ponernos a estudiar y aplicarnos desde el principio, aunque esto sólo suele ocurrir con las asignaturas que ya de por sí son difíciles de entender o con las que incluyen mucho temario para el examen y sabes que el día anterior no tendrás tiempo de prepararte. ¿Y qué hay de las otras, esas pequeñas asignaturas que hacen exámenes de un tema o que son consideradas más "fáciles"? Pues que las dejamos para estudiar el día anterior, o incluso, la HORA anterior.
¿Por qué esta discriminación entre asignaturas más o menos importantes, entre cosas que debo estudiar al estilo maratón y cosas con las que puedo hacer un sprint de última hora? Porque estudiamos para los exámenes. Tenemos metida en la cabeza la idea absurda de que todo lo que aprendemos aquí tiene el objetivo único de ser vomitado en un examen y de que después de éste no nos va a servir para nada, por lo que lo acabamos olvidando tarde o temprano. El hecho de estudiar rápido a última hora también facilita que lo olvidemos, porque al no haber estudiado poquito a poco no podemos asimilar toda la información y nada más acabar el examen ya empezamos a olvidar.
Por tanto, lo que debemos hacer a partir de ahora (desde mañana mismo, que volvemos a clase) es repasar todos los días en casa las cosas que hayamos dado de cada asignatura ese mismo día, y elaborar planes de estudio antes incluso de saber la fecha del examen. También es necesaria la constancia, cualidad que nos falta mucho a los alumnos (a mi especialmente) y sobre todo, el tener claro que estudiar estudias para ti, para tener más cultura y saber más, o para que te pueda servir en tu trabajo el día de mañana; no para complacer a tus padres o para aprobar un examen.
Siento haberme desviado del tema, pero es por aquí por donde me ha llevado la reflexión del artículo. Me ha parecido muy interesante y me he visto reflejada en muchos de los ejemplos que has puesto sobre la falta de constancia y la pereza. Pienso que el estudio al estilo maratón no sólo debe practicarse en los estudios académicos, sino también en la mayoría de las aficiones; como puede ser bailar o tocar un instrumento.
Clara María Ballester, 1º Bachiller B.

Felipe Andrioti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felipe Andrioti dijo...

Terminar una maratón no proporciona beneficios para nuestra salud, pero sí un montón de sentimientos positivos que valen muchísimo. Nos sentiremos realmente felices por haberla terminado, no solo por el hecho de acabar una carrera (ya sea dentro o fuera de un tiempo determinado), sino por haber conseguido el objetivo por el que tanto nos hemos sacrificado durante meses, y creo que esta recompensa vale más que cualquier premio material. En general me gusta el texto porque me parece muy motivador, sobre todo cinco palabras que describen muy bien este camino hacia la meta: voluntad, planificación, constancia, sacrificio y perseverancia. Sin estas características resultará muy difícil llegar a un objetivo, en este caso terminar la maratón, pero también debemos tenerlas en cuenta en cualquier otra situación de la vida que requiera un gran esfuerzo. En los momentos en los que pensemos en tirar la toalla, debemos acordarnos de que estamos haciendo todo esto para conseguir algo muy importante para nosotros y abandonarlo significaría fracasar. Todo esto nos sirve también para conocernos mejor, saber cuáles son nuestras debilidades y mejorarlas, y así crecer como personas. De esta forma, si después de haber superado todos los obstáculos presentes en nuestro camino llegamos a la meta, a nuestro objetivo, la satisfacción será muchísimo mayor.
Felipe Andrioti Navarro 4º ESO A

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el contenido de la entrada, y por cierto, te felicito Santi por el gran trabajo y esfuerzo que te ha permitido llegar a tu objetivo final, y es acabar la carrera. Yo como alumno de bachiller, sé que tengo la "obligación" voluntaria de llevar a cabo mi objetivo marcado al principio del curso, y es acabar estos 2 años con notas que me dejen satisfecho y feliz conmigo mismo en primer lugar, y luego a la gente que mas nos importa en esta vida, que es la familia.

Chihab Nakhcha 1ºBach B

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con la entrada, personalmente yo soy una de esas personas que se ponen ''excusas tontas'' y no consigo conseguir mi objetivo. Con esta entrada me ha hecho reflexionar, y tener más claro que me he de esforzar y comprometerme con todo y no dejarme llevar por los pensamientos negativos que me hacen abandonar mis objetivos. También es cierto que aun que llegues a tus objetivos siempre puedes mejorarlos y plantearte otros nuevos.

Mª Amparo Del Río Fresneda 1º Bach B

Anónimo dijo...

Concuerdo con la comparación que haces respecto a la vida de un corredor de maratón y a la de un estudiante. El propio corredor es aquel que se propone un reto en su vida, en este caso el maratón, con tal de superarse internamente o mentalmente. En el caso del estudiante, es quien también se propone el reto de afrontar las dificultades que tienen el poder aprobar o sacar una buena nota con la finalidad de conseguir una buena carrera y un buen trabajo que se acople a su vida diaria. En resumidas cuentas, ambos se esfuerzan por lograr ese duro reto, afrontando diferentes adversidades. Sin embargo, el corredor del maratón logra ese reto para él mismo, mientras que el alumno/estudiante lo hace cara a la sociedad. Buen post Santi, al igual que te felicito por la maratón. Sigue así.

Ernesto Villanueva Moratalla 1º Bachillerato - B

Anónimo dijo...

Jose Soria Mallols 3esoB

Anónimo dijo...

En mi opinión es una entrada verdaderamente utilitara, y creo a de más que comparar un maratón con la carrera de un estudiante es una idea fabulosa: en ambas hay dificultades, motivaciones,obstáculos y sueños, sueños a los que solemos llamar metas. Una entrada verdaderamente refrescante, que te invita a pensar, a razonar,a motivarte, como aquella jarra de agua fría que te echan cuando estás dormido y cuando menos te lo esperas. Motiva verdaderamente, solo me queda darte las gracias Santi por publicar esta entrada, que tan buen consejo da.

Lourdes María Espinosa. 1°Bach A.

Anónimo dijo...

En mi opinión es una entrada verdaderamente utilitara, y creo a de más que comparar un maratón con la carrera de un estudiante es una idea fabulosa: en ambas hay dificultades, motivaciones,obstáculos y sueños, sueños a los que solemos llamar metas. Una entrada verdaderamente refrescante, que te invita a pensar, a razonar,a motivarte, como aquella jarra de agua fría que te echan cuando estás dormido y cuando menos te lo esperas. Motiva verdaderamente, solo me queda darte las gracias Santi por publicar esta entrada, que tan buen consejo da.

Lourdes María Espinosa. 1°Bach A.

Marina Maňas dijo...

Marina Mañas Heredia 3ESO B.

Mykhaylo Shvets dijo...

Si, es cierto un corredor de maraton tiene mucho en comun con nosotros(los alumnos). Para comenzar tanto el (el corredor) como nosotros (los alumnos) debemos seguir un proceso similar de entrenamiento o estudio, ya que para acabar el maraton con un buen tiempo o simplemente llegar a la meta hay que comenzar a entrenar como minimo un año antes sin saltarse ni un dia de entrenamiento y esforzandose mucho. Asi tambien nosotros(los alumnos) debemos comenzar a estudiar desde el principio del curso y estudiar todos los dias un poco y no dejarlo todo para el tercer trimestre o para el dia antes del examen ya que los resultados pueden ser muy malos.

Ademas tenemos, tanto el corredor como nosotros los alumnos, un objetivo muy parecido el corredor intenta acabar la carrera con el menor tiempo posible y nosotros sacar las mejores notas posibles.En ambas hay motivaciones, obstaculos y limites que superar pero pero esos limites se superan entrenando y/o estudiando.

Mykhaylo Shvets 4º ESO B

Paula Igual dijo...

Tenemos mucho en común con los corredores de maratón, el sacrificio que conlleva a hacer varias cosas para poder acabar o bien los estudios o bien una carrera, al fin y al cabo a los únicos que nos va a favorecer es a nosotros mismos, así que desde pequeños abría que hacer todos esos esfuerzos.
La entrada me parece muy interesante y te deja pensando en las cosas que haces bien o mal.

Anónimo dijo...

Raúl Serrano 3ESOA

Arantxa Pareja dijo...

Arantxa pareja 3°A

Noelia Sanchez dijo...

Noelia Sanchez 3ºA

Alex Ruiz dijo...

A mi me parece que un alumno y un corredor de maraton no son tan diferentes.

Anónimo dijo...

Lucía Bernal Martínez 3esoB.Este artículo te hace mucho que pensar.

David Cuesta dijo...

Bastante interesante y muy cierto en mi opinión.

David Cuesta López 4-B

David Cuesta dijo...

Bastante interesante y muy cierto en mi opinión.

David Cuesta López 4-B

Mariana Bernal dijo...

Me parece muy interesante esta entrada, creo que es la que más me ha gustado, me ha dado mucho que pensar. Al pensar en un corredor de maratón y un estudiante nuestra primera reacción es pensar que son dos mundos distintos, y es cierto que lo son, pero se comparten exactamente los mismos valores:esfuerzo, dedicación, perseverancia, etc(si se hace bien claro). Para mí es muy importante tener una meta, un objetivo, es el primer paso de algo grande, proponerte cosas, cambiarlas a mejor. Pero lo difícil no es poner una meta, la complicación viene en alcalzarla, en esforzarse y no rendirse. En la entrada, la parte en la que cambiamos nuestros propósitos en plan que aunque tuviéramos pensado estudiar dos horas, resulta que al final solo estudiamos una por motivos que no lo pueden justificar y lo mismo es aplicado al deporte. Son ejemplos, situaciones que a mí me pasan constantemente. Son tentaciones en las que solemos caer siempre: la pereza, el cansancio, la vagancia... Todo esto me ha dado mucho que pensar, en particular me he propuesto metas tanto en los estudios como en mejorar mi estado físico. Sé que me va costar, pero estoy segura de que la satisfacción de cumplir mis objetivos, va ser más que una recompensa.

Mariana Bernal 4ºA

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la comparación de los estudios y las carreras. Tienes mucha razón, en ambas tienes que tener mucha fuerza de voluntad y esforzarte al máximo para sacar buenas notas o, en el caso de las carreras, llegar a la meta.
Camila Muñoz Pernas 3esoC

alicia dijo...

ALICIA SÁNCHEZ MOLERO, 2ºA BACH.

La constancia, el sacrificio, la persistencia y la perseverancia, son pilares fundamentales en la vida para poder cumplir nuestros objetivos y alcanzar esa meta tan deseada en la mayoría de los casos.
Como se comenta en éste caso, la maratón, o como pueda ser en cualquier ámbito de la vida como los estudios, el éxito sólo se consigue, además de con esos cuatros pilares fundamentales, con la planificación, el trabajo duro y el compromiso con el objetivo establecido.
En la vida, y en todo, uno tiene de ser ambicioso e ir marcandose metas.
Metas que unas veces serán más complicadas y otras menos, pero que nos darán gran satisfacción por haber sido capaz de superar los obstáculos y de haber mostrado gran voluntad y personalidad al haber creído en uno mismo, renunciando en ciertos momentos a determinadas cosas para poder llegar a esa meta tan deseada.

Razvan Jubleanu Nicolae dijo...

La verdad, este artículo me ha parecido muy interesante, y me he identificado con muchas de las cosas que están escritas, yo siendo una persona bastante perezosa para las cosas que no me gustan, muchas veces me cuesta llegar a una "meta". Pero cuando de verdad me lo propongo consigo una de las mayores satisfacciones que podría conseguir, y la verdad me siento bien conmigo mismo. Esto también me hace querer seguir cumpliendo estos objetivos y probar mis límites, tanto en el estudio como en el deporte o cualquiera otra cosa de mi vida. Sin duda, intentare superar todos los obstáculos y hacerlo lo mejor posible.

Razvan Jubleanu 1Bach B

Rocío López dijo...

Como bien dices en el artículo, un corredor de maratón y un alumno no se diferencian tanto. Aunque uno necesite una preparación física importante y el alumno, física exactamente no necesita, los sacrifios que los dos hacen y el tiempo empleado para la preparación que se necesita son bastante similares. Además, los dos persiguen una meta que se alcanza mediante esfuerzo. Por eso, siempre se ha de intentar superar los obstáculos para conseguir con éxito tus propósitos.
Rocío López Montaner. 1BACHA

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la comparación y el artículo en sí ya que es totalmente cierto que muchas veces queremos algo pero no nos esforzamos, o por lo menos no lo suficiente para alcanzarlo, y casi siempre por pereza. Para lograr algo no sólo es cuestión de desearlo.
Marcela Fernández, 3ºC

Anónimo dijo...

Pienso que esta entrada es muy util,tanto para hacernos reflexionar como para conseguir nuestras metas. La maratón al igual que los estudios es una gran prueba que hay que superar. uno se prepara para un objetivo o una meta que quiere alcanzar, que necesita de perseverancia, constancia, voluntad y planificación para poder conseguirlo.
Si te propones algun objetivo, sea una maraton o la mejor nota posible, con esfuerzo y sacrificio puedes conseguirlo eso si, apartando todas las excusas que todos ponemos. Me ha ayudado a reflexionar sobre la cantidad de cosas que hago mal o de la cantidad de cosas que no acabo porque las dejo a mitad por excusas.
A partir de ahora cualquier excusa que tenga, no lo pensare dos veces y seguire con lo que tengo planificado y obtener la satisfaccion de superarlo con exito.

Yasmin Rodriguez. 1BACHA

Anónimo dijo...

En mi opinión, la entrada es muy cierta y da mucho que pensar.

Iván Leandro González 4°B

alicia dijo...

La constancia, el sacrificio, la persistencia y la perseverancia, son pilares fundamentales en la vida para poder cumplir nuestros objetivos y alcanzar esa meta tan deseada en la mayoría de los casos.
Como se comenta en éste caso, la maratón, o como pueda ser en cualquier ámbito de la vida como los estudios, el éxito sólo se consigue, además de con esos cuatros pilares fundamentales, con la planificación, el trabajo duro y el compromiso con el objetivo establecido.
En la vida, y en todo, uno tiene de ser ambicioso e ir marcandose metas. Metas que unas veces serán más complicadas y otras menos, pero que nos darán gran satisfacción por haber sido capaz de superar los obstáculos y de haber mostrado gran voluntad y personalidad al haber creído en uno mismo, renunciando en ciertos momentos a determinadas cosas para poder llegar a esa meta tan deseada.

ALICIA SÁNCHEZ MOLERO, 2ºA BACH

Anónimo dijo...

La entrada es muy interesante y da mucho que pensar.

Como dice en un fragmento del texto, si tenemos constancia y ambición (además de prepararnos tanto mentalmente como físicamente) podemos conseguir lo que nos proponemos.

Da igual si somos un alumno o un corredor, está claro que un corredor profesional está más preparado que un alumno que acaba de empezar, pero ambos pueden conseguirlo con ganas y mucho esfuerzo.

Sandra Guadas 4ºB ESO.

Anónimo dijo...

Lo que intuimos con este trabajo es que el esfuerzo, con constancia, sacrificio, voluntad, etc. llegamos a nuestra meta, puede ser acabar la maratón o bien sacarse una carrera, aprobar el terrorífico selectivo, o aprobar el curso, ya depende de la meta que se proponga cada uno, pero sin esto va a ser una tarea muy complicada poder llegar a nuestra meta. Pero la voluntad no es lo único que tenemos que tener, sino una preparación previa, con esfuerzo y dedicación plena.

DON DANIEL MORAL NAVARRO 2º BACH A

Anónimo dijo...

La maratón es un claro ejemplo de sacrificio, perseverancia y constancia que es completamente aplicable a los estudios ya que en las dos se necesitan esas cualidades para poder alcanzar esa meta que todo el mundo quiere conseguir como sea.

La maratón es el claro reflejo de superación y de persistencia y dedicación que tienen que estar presente en todos los alumnos si quieres llegar a alcanzar su objetivo.

Asi que todos tenemos que tomar ejemplo de estos grandes deportistas que son los corredores de la maratón que sacrifican tiempo y su dedicación es enorme. Si hacemos todo esto nuestro curso será satisfactorio y podremos lograr nuestra meta y objetivos.

Carlos Morelló Zamora 2º Bachiller B

Carla González Ceca dijo...

Carla González 3ºA

Anónimo dijo...

En el que es pareix un corredor de marató y un alumne es en el esforç que te que fer per a superar els obstacles que es possen per davant mentre van corrent o mentre tens que estudiar
Quan terminen el marató o el curs y l´has superat tens una cara de autosuperament ,felicitat , etc....

JORGE BARTÚ MIRALLES 4 ESO A

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el contenido de arriba y con las opiniones de mis compañeros.
Para mi un corredor de maratón y un alumno se parecen en que los dos tienen en mente un proposito de voluntad a cumplir,la del corredor es llegar a la meta y la del alumno conseguir alguna cosa que se proponga.
JORGE NIETO LÓPEZ 3 ESO B

Anónimo dijo...

En primer lloc, allò que penso es que hi ha que tenir en compte les capacitats o límits personals. Una personas ha de tindre clar quines son les seves metes, pero també quines poden arribar a ser. Si tu ets una persona constant, de normal, a la vida, saps que aixó ho podràs extrapolar als esports i podràs arribar allí on vulgues.
La maratò es el summum dels runners de a peu, es aquella meta que on tot el món al que li agrada la carrera, li agradaría realitzar (deixe'm de costat els ultres), pero això es equiparable a tot, als estudis, a altres tipus d'esports, a la vida mateixa, si ets constant i no intentes arribar a l'última escala sense botar-te'n dos, podràs aconseguir-ho tot!
Lluís Bengochea. 2 Batxiller A

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, ya que aparece expuesta de forma muy clara la forma en que deberíamos actuar cuando nos comprometemos con algo. Es un buen ejemplo el de las maratones para motivar a estudiar a los alumnos.

Miriam Navarrete 1º Bachillerato A

Anónimo dijo...

Es una entrada muy curiosa la verdad, porque tiene razón en lo que dice, al igual que ejercitamos los músculos para el deporte en el que deseáramos participar, hay que ejercitar la mente, que en mi opinión es el musculo mas importante y fuerte de todos. El hecho de ver el esfuerzo, tiempo y dedicación que hemos empleado para conseguir nuestro objetivo, una vez conseguido el mismo, como dice la entrada, la satisfacción es muy grande, porque no solo uno ve que lo ha conseguido, sino que también ve, que todo lo realizado para alcanzar su meta ha valido la pena y se motiva para conseguir mas metas que se proponga a si mismo. Pero también existe la posibilidad de fallar, cuando ocurre esto, se suele pensar que el tiempo se ha perdido, pero no es así, en estos momentos es cuando menos hay que rendirse y volver a iniciar el proceso realizado, con la ventaja de que esta vez costará muchísimo menos, y seguro que así conseguiremos llegar a la meta

Emanuel Gonzalez 1° Bachillerato B

Jose Gomez dijo...

Tanto como para una maratón como para un examen hay que prepararselo y sacrificarse para alcanzar unos objetivos, el corredor, acabar la maratón y el alumno aprobar aunque no siempre sea así.
Algunos alumnos van concienciados con sacar buena nota (quedar en buena posición en una carrera ) en cambio otros se conforman con aprobar (acabar la carrera). El sacrificio, la constancia, el trabajo duro y la perseverancia son las cosas que tanto el corredor como el alumno deben tener en común para una satisfacción personal mayor

Jose Gómez 4tA

Paula fabado dijo...

Ahora que se acerca la semana de exámenes, tenemos un ejemplo claro de que la comparación entre la vida de un corredor de maratón y la nuestra, la de un estudiante. Y es que a tres semana de la semana de exámenes, ya tengo planificado el estudio y repaso de cada tema repartidos en los diferentes días, sin opción a poder "dejarlo para luego" porque prepararse bien para un examen requiere sacrificio. De esta misma manera, el maratoniano no puede decir que no a un entrenamiento por cualquier mínima excusa, y es que esa seria la opción más cómoda, pero si nos acostumbramos no llegaremos a cumplir el objetivo final. Sea este, una maratón o sacar la máxima nota en los exámenes finales de segundo de bachillerato.
Esta perseverancia y esfuerzo a la que me he referido, no tiene porque llegar a adquirir un significado negativo. Con esto quiero decir, que hay que controlar esta perseverancia y preparación para que no se convierta en obsesión y por tanto dañino y perjudicial para nuestra salud mental. Y esto conllevará un peor resultado final, en la maratón o en los exámenes, ya que en ambos influyen en gran medida el control de los nervios.
En conclusión, para ambos casos es necesaria una planificación previa y una perseverancia, pero sin llegar a obsesionarse con ello. Con el fin de controlar los nervios en el momento indicado para optimizar los resultados de los exámenes o de la maratón

Paula Fabado 2ºBach

Anónimo dijo...

Ainoa Turegano Asensio 2°Bach A

Anónimo dijo...

Andrea Ceca Lorenzo. 3°ESO A

Anónimo dijo...

Andrea Ceca Lorenzo 3°ESO A

Cristina Cifre dijo...

Ambición, planificación, esfuerzo, sacrificio, superación, objetivos, voluntad... e infinidad de terminos más que definen nuestra vida académica, y más concretamente estos dos últimos años. Són dos cursos difíciles de mucha constáncia y trabajo duro, de no rendirse y pensar siempre en positivo, en que tú puedes conseguir lo que te propongas porque si otros puedes porqué tú no?. Pues bien, debemos enfocar el estudio como un camino directo hacia lo que realmente queremos ser, fisioterapeuta en mi caso. Nadie puede asegurarte que entrarás a la universidad, pero ¿y si se te queda esa sensación de decepción al pensar "podria haber estudiado más, por dos décimas..."? Esa quizás sea mi motivación, este curso. Con esto no quiero decir que no haga la vaga, pierda el tiempo, me deje cosas sin hacer... creo que es algo inevitable.
La comparación entre un maratón y los alumnos, me parece una gran idea, no se me hubiese ocurrido plantearla, y sin embargo tenemos más cosas en común de las que me imaginaba.
Cristina Cifre 2ºBach

Alberto dijo...

Alberto Avendaño 1ºBach"A"

Anónimo dijo...

Lucía Sánchez Estellés 3º ESO A
Para llegar a conseguir tus objetivos, físicos, académicos o de cualquier tipo, hace falta dedicación constante y un gran esfuerzo.
Debemos tener ambición, voluntad, comprometernos con nosotros mismos y sacrificarnos para así acercarnos cada vez más a nuestra meta.

Lucía Sánchez Estellés dijo...

Lucía Sánchez Estellés 3º ESO A
Para llegar a conseguir tus objetivos, físicos, académicos o de cualquier tipo, hace falta dedicación constante y un gran esfuerzo.
Debemos tener ambición, voluntad, comprometernos con nosotros mismos y sacrificarnos para así acercarnos cada vez más a nuestra meta.

Anónimo dijo...

Julia Hernández 3ºB

Anónimo dijo...

candela garcía 3a

Anónimo dijo...

Lucía Esparcia 3ºA

Anónimo dijo...

Me parece una entrada muy interesante y cargada de mucha razón.
Roberto Rolland Jaffier Vázquez 4ºeso B

Anónimo dijo...

Me ha parecido una entrada muy interesante y que da para pensar; es cierto que ambos se parecen más de lo que parece: ambos tienen una meta que se consigue mediante mucha preparación, dedicación, esfuerzo, ser constante, superar los obstáculos e ir mejorando poco a poco para finalmente ver el resultado deseado, que esa sin duda es la mayor satisfacción, y es ahí donde te das cuenta que el esfuerzo ha valido la pena.
Sin duda es una entrada que a partir de ahora te hace ver las cosas diferente y te motiva para seguir luchando por tus sueños.
Florina Cirpa 1ºBACH. A

Anónimo dijo...

Es una entrada muy interesante ya que poca gente se ha parado a mirar esta comparación y lo mucho en lo que se pueden llegar a parecer. Porque es cierto que todo se consigue con una cierta planificación antes, con ganas, con ambición y sin tener pensamientos de pereza y haciendo las cosas cuando hay que hacerlas, pero tanto como un corredor de maratón, como un alumno o cualquier persona que se proponga hacer algo. Si luchas por algo lo consigues.
María García Puchades, 1º Bachillerato A

Anónimo dijo...

Es muy interesante ya que nunca me habia parado a pensar en las equivalemcias...
La verdad estoy de acuerdo con lo que dice este texto y pienso que todos deberiamos luchar y no dejar que nadie nos gane por nuestras metas en el ambito deportivo y en el ambito estudiantil, y siempre un trabajo bien hecho da una satisfacion increible
Sergio Martinez, 4A

Anónimo dijo...

Desireé Sanz 3ºA

Anónimo dijo...

Me ha parecido una entrada muy interesante y es cierto que muchas veces no vemos estas comparaciones y tienen mucho en común como por ejemplo el esfuerzo que tenemos que hacer para conseguir las dos cosas y también que las dos cosas se consiguen con una gran planificación, luchando, siendo constante y poco a poco tanto en los estudios como en el deporte se verán los resultados obtenidos y conseguiremos una gran satisfacción al ver como conseguimos algo que tanto hemos luchado.Con lucha esfuerzo y sacrificio diario todo se puede conseguir.

Paula Muñoz Cotolí 1º Bachiller A

Anónimo dijo...

Nerea Guerrero Andreu 4ºB
Me ha gustado mucho esta entrada, ya que aparece expuesta de forma muy clara a la forma en que deberíamos actuar cuando nos comprometemos con algo. Se refleja mucho en mi día a día, ya que a mi también me cuesta ponerme a estudiar y he de tener mucha fuerza de voluntad para hacerlo.

Anónimo dijo...

Muy buena entrada, aparte de útil y interesante, útil por el echo que te da el consejo que tanto en un maratón, como en los estudios o en cualquier otro objetivo que te propongas, todos los puedes conseguir con esfuerzo y constancia y no trabajando el ultimo día corriendo o la ultima semana mucho y las demás nada, se trata de currártelo día a día y no por tu bien porque el estrés de los estudios o los daños físicos de un maratón no te hacen ningún bien pero los resultados de tus esfuerzos y tu trabajo son los que realmente te deben de satisfacer.
Esto es de mucha ayuda a personas como yo que les cuesta mucho ponerse o currárselo día a día, y esto la verdad que te ayuda a animarte un poco más y llegar a ese objetivo por el que llevas currando tanto tiempo.
Susana Subiela Rubio 4PDC

Anónimo dijo...

Me parece un ejemplo claro de superación día a día y de constancia, a veces no es fácil seguir un camino así sobre todo por el esfuerzo que requiere prepararse para una maratón, es un trabajo que requiere meses de entrenamiento y para eso debes tener mucha constancia y muchas ganas y a pesar de ser así muchas veces tiene sus inconvenientes por el simple hecho de que haya días que no tengas las suficientes ganas por muchos factores y si al final consigues llegar hasta el final y cumplir tu objetivo será una gran satisfacción para uno mismo pero también tiene graves consecuencias para nuestra salud estar sometido a tanto esfuerzo, en general me parece un artículo muy interesante que te da mucha motivación para cumplir tus metas sean correr una maratón u otra cosa que sea tu objetivo.
Javier Jordá 4ºB ESO

Marta Sanchis Ibañez dijo...

En primer lugar, felicitarte por la entrada porque me parece una comparación muy buena y a la que nunca había llegado, ya sea porque nunca he participado en una actividad tan potente como un maratón o porque simplemente no me he parado a pensar lo que conlleva preparase para esta (o eso pensaba yo); pero después de leer el post me he dado cuenta de que sí que he participado (o más bien, estoy participando) en algo importante, y es que como tu bien has dicho, los estudios requieren tanta dedicación como la requiere un maratón. Cuando se desea conseguir algo debemos hacer todo lo posible para lograrlo, y muchas veces cometemos el error de dejarnos llevar por el cansancio, la vaguería, o simplemente porque no nos apetece, pero estas situaciones lo que hacen realmente es retrasar nuestro objetivo, y frustrarnos porque no vemos resultados.
Por último, yo pienso que la clave de todo esto es tener una motivación y un objetivo claro que nos ayude, a pesar de lo difíciles que puedan llegar a ser los caminos, a conseguir nuestra meta, porque sin una motivación, por mucho esfuerzo, planificación, sacrificio, ambición... todo esto nos costará mucho esfuerzo más.

Marta Sanchis 2n BATX-B

Anónimo dijo...

Esta entrada es muy interesante. Relacionar el estudio con el deporte, ambos con esfuerzo se pueden conseguir si te gusta. Prepararse para una maratón requiere muchísimo esfuerzo, que luego tiene su lado bueno.
Erika Raya 3er B.

daniel ballesta naranjo dijo...

Daniel ballesta 1 Bach "A"

daniel ballesta naranjo dijo...

Daniel ballesta 1 Bach "A"

Anónimo dijo...

Esta entrada me parece muy interesante y motivadora,ya que nos muestra que en el deporte,el trabajo o los estudios todo es lo mismo ,debes tener fuerza de voluntad,ganas o un compromiso para conseguir lo que quieres y finalmente nos demuestra que todo esfuerzo tiene su recompensa.
Laura González 1bach A.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la comparación y el artículo en sí ya que es totalmente cierto que muchas veces queremos algo pero no nos esforzamos, o por lo menos no lo suficiente para alcanzarlo, y casi siempre por pereza. Para lograr algo no sólo es cuestión de desearlo, sino de luchar hasta conseguirlo.
David Jarque 1 bach ''A''

Anónimo dijo...

me parece interesante , ya que nos dice que todo esfuerzo tiene su recompensar y que no hay que dejar los sueños , sino perseguirlos hasta lograrlos. Muy buena entrada y felicitarte.

Irene Navarro 1 bach A

Nerea Cercos dijo...

Esta entrada me pareze muy motivadora, no sólo para los estudiantes, sino para todas las personas, ya que nos motiva a conseguir nuestros objetivos, y de esta manera también aprendemos que hay que trabajar duro y constante para conseguir nuestros propòsitos.

Nerea Cercos Agudo 1ºBACH A.

Rosa Sarrión Ramiro dijo...

Es una entrada que refleja muy bien que con el esfuerzo nada es imposible, y que solo hace falta empeño para lograr tus metas.
Mireia Martí 1bachA

Rober dijo...

Bajo mi punto de vista, me parece una comparativa de dos activos muy semejantes, pues ambos poseen un largo camino que recorrer con sus consecuentes dificultades pero al fin y al cabo son solo eso, un camino a recorrer para lograr un objetivo o meta que será más o menos factible y reconfortante para tu persona, pero siempre congratula. Todo esto solo se puede llevar a cabo con unas actitudes como las remarcadas en el texto, como pueden ser la perseverancia, voluntad o simplemente cumplir un objetivo que te marcas en la vida.
La gloria es para los ganadores y si no lo intentas no conoces tus límites.
Roberto Alarcón 1ºBach A

Anónimo dijo...

Coincido con esta entrada, el corredor de maratón al igual que un alumno (en mi caso de segundo de bachillerato) debe superar una gran prueba en su caso llegar a la meta y en el caso de un alumno sacar la mejor nota posible.

El corredor de maratón debe realizar un esfuerzo constante, mucha práctica, nunca rendirse y automotivarse. En los estudios ocurre lo mismo, el estudiante debe realizar un constante estudio de diario, hacer los deberes, auto motivarse y superar los exámenes.
En esta vida todo cuesta, ya sea llegar a la beta o aprobar un examen. Esto es lo que diferencia las cosas importantes de la vida.

La mejor sensación es ver que alcanzas tus objetivos.
Juan Camilo Urbano Espada 2ºBACH. A

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada ya que ambos (un corredor de maratón y un alumno) para conseguir esos objetivos o metas hay que llevar a cabo una serie de pasos o factores. Un corredor al igual que un alumno tiene que ser constante, que como pone en la entrada... La constancia es un factor decisivo y determinante para la consecución de nuestros objetivos,hay que hacer sacrificios parar conseguir lo que uno se propone,ser perseverante,creer en si mismo,ser ambicioso,con personalidad,planificar su tiempo y comprometerse... Conseguir todo eso es difícil pero se puede conseguir con esfuerzo.

Ésta entrada realmente me ha animado y me ha ayudado ha darme cuenta para poder hacer las cosas bien,como a mí puede ayudar a cualquier persona para mejorar en sus estudios o con el deporte, y finalmente cuando hayas conseguido tus objetivos sentirás esa satisfacción de haberlo alcanzado porque la vida es dura y todo cuesta.

Laura Haro Toledo 3ESO.A

Anónimo dijo...

me parece muy interesante y muy curiosa la verdad, porque El hecho de ver el esfuerzo, tiempo y dedicación que hemos empleado para conseguir nuestro objetivo, una vez conseguido el mismo, la satisfacción es muy grande, porque uno ve lo ha conseguido,y también ve, que todo lo realizado para alcanzar su meta ha valido la pena.Pero también hay la posibilidad de fallar, pero en estos momentos no debemos rendirse y volver a hacerlo desde el principio, con la ventaja de que esta vez, seguro que conseguiremos llegar a la meta. me he gustado mucho la entrada y pienso que deberiamos ponerse en practica todo lo que hemos aprendido de este entrada.

Verónica Castañeda García 3 C dijo...

Creo que un corredor de maratón y un alumno se parecen en varias cosas.
Los dos se esfuerzan mucho hasta conseguir su objetivo, también se parecen en que nunca pierden la emoción y llegan a la meta.
Otra de las semejanzas es el hecho de que ambos tienen un tiempo de dedicación para llegar a conseguir algo y para tener pracica, los dos han recibido o reciben enseñanza para llegar a donde llegan.
Bajo mi punto de vista pienso que un atleta profesional y el alumno puede que se esfuercen igual, salvo que uno esta en un nivel más alto que otro.

Verónica Castañeda García 3 C dijo...

G

Verónica Castañeda García dijo...

Verónica Castañeda García 3 C
Este artículo me parece muy interesante.
Soy de esas personas que piensa que un corredor de maratón y un alumno se parecen en muchas cosas.
La mayoría de las veces los dos se esfuerzan mucho para llegar a su objetivo, también se parecen en que los dos intentan realizar la actividad en un período de tiempo.
Otro de los aspectos similares es el hecho de que un atleta ha pasado por la educación que sigue el alumno, ya que los dos obtienen un aprendizaje.

Ivin Mat dijo...

Iván Martínez 3B

En mi opinión es la superación día a día de lo que haces,es decir,un examen es como una carrera,te entrenas para lograr tu meta y superarla,también tiene sus bajones como perder a suspender un examen y sobretodo el esfuerzo que se necesita

Anónimo dijo...

Teresa Liern García
3 ESO A

Maria Cotoli dijo...

Maria Cotolí Sancho 3ESO A

Anónimo dijo...

Jorge Lloret 3ESO A

Jaime Escribano 4ESO dijo...

Me ha parecido una encuesta muy interesante, ya que los corredores y los estudiantes tenemos muchas cosas en común, creo que la encuesta es buena para reflexionar y para darte cuenta que vale la pena esforzarse todos los días para conseguir tu meta

Anónimo dijo...

Cristina Fernández Herrero 3°ESO A

Anónimo dijo...

Me parece que un alumno y un corredor de maratones tienen muchas cosas en común ya que los dos tienen una meta y se preparan y sacrifican para conseguirla.
CESAR MARTINEZ 1 BACH A

Victoria peñalver navarro dijo...

Esta entrada me ha encantado,pienso que te anima a que no te rindas hasta que no consigas tu meta por muchos obstáculos que haya.
Victoria Peñalver Navarro 3 eso b

Anónimo dijo...

Me parece que un corredor se parece bastante a un alumno ya que los dos están esforzándose para conseguir una meta. Día a día trabajan y se esfuerzan para superarla y conseguir mejores resultados, en el caso del alumno para subir su nota y del corredor para poder ganar la carrera.
Y los dos pueden tener temporadas de altibajos pero eso no significa que tengas que rendirte y dejar de esforzarte.

ESTEFANÍA MUÑOZ LOZANO 1BACH-A

Raquel De la montaña dijo...

En mi opinión un corredor y un alumno tienen muchas metas y compromisos que comparten como por ejemplo el esfuerzo, el trabajo, la constancia... Cada uno quiere llegar a una meta diferente pero para llegar a esa meta pasan por propósitos muy similares. Trabajan a diario por conseguir lo que se proponen, otras veces pueden ganar y otras pueden perder, pero lo intentan y si ponen todos sus intereses lo consiguen.
RAQUEL DE LA MONTAÑA MARTINEZ 1BACH-A

Jorge Lujan dijo...

Jorge Luján Sánchez 3ºESO B

Anónimo dijo...

Alex Lara 3ESO B

Anónimo dijo...

Buena comparación, tienen muchas cosas en común pero sigue siendo mas duro estudiar que hacer deporte ya que el agotamiento mental puede ser mayor que el físico
Dilan C.Moreno 1A Bach

Anónimo dijo...

MARTA GARCÍA HERRERO
1º BACHILLERATO B

Es cierto que el proceso de entrenamiento para acabar una maratón y el de estudio, para sacar el curso adelante, tiene numerosos puntos en común. Pero entre ambos predomina una diferencia muy importante que lo condiciona todo: el objetivo de acabar una maratón ha sido elegido libremente, por cuestiones personales; mientras que el objetivo de sacar el curso adelante te ha sido impuesto, y no puedes negarte si lo que quieres es lo mejor para tu futuro.

Al entrenar, todo lo que haces resulta útil y necesario para que se cumpla tu objetivo. En cambio, tus estudios no están orientados directamente a la profesión que deseas ejercer, a lo que te gusta.

Hay asignaturas que no tienen relación con esa profesión pero son útiles para la vida cotidiana, y hay otras de las que podrías prescindir perfectamente. Estas últimas te ocupan un tiempo muy valioso. En ocasiones, mayor del que le dedicas a las asignaturas que de verdad te interesan. Y si se da el caso de que en dichas asignaturas, hagas lo que hagas suspendes, y en las que te son útiles, sacas peor nota de la que podrías haber sacado si les hubieras dedicado todo tu tiempo; eso te produce una tremenda sensación de infelicidad, impotencia y desmotivación.

En según qué personas esto afectará más o menos. Algunas (las propensas a sacar buena nota en todo) conseguirán convencerse de que sacarse todos los estudios es tan necesario como para que consideren que es lo que realmente quieren, ignorando que a veces pierden el tiempo. Y otras (las propensas a suspender) no serán capaces de ello. Al fracasar, la idea de que pierden el tiempo les desanimará, y les resultará tan difícil seguir adelante que en su mente permanecerá la idea de rendirse constantemente, con todo lo que eso conlleva a nivel emocional.

Anónimo dijo...

MARTA GARCÍA HERRERO
1º BACHILLERATO B

Es cierto que el proceso de entrenamiento para acabar una maratón y el de estudio, para sacar el curso adelante, tiene numerosos puntos en común. Pero entre ambos predomina una diferencia muy importante que lo condiciona todo: el objetivo de acabar una maratón ha sido elegido libremente, por cuestiones personales; mientras que el objetivo de sacar el curso adelante te ha sido impuesto, y no puedes negarte si lo que quieres es lo mejor para tu futuro.

Al entrenar, todo lo que haces resulta útil y necesario para que se cumpla tu objetivo. En cambio, tus estudios no están orientados directamente a la profesión que deseas ejercer, a lo que te gusta.

Hay asignaturas que no tienen relación con esa profesión pero son útiles para la vida cotidiana, y hay otras de las que podrías prescindir perfectamente. Estas últimas te ocupan un tiempo muy valioso. En ocasiones, mayor del que le dedicas a las asignaturas que de verdad te interesan. Y si se da el caso de que en dichas asignaturas, hagas lo que hagas suspendes, y en las que te son útiles, sacas peor nota de la que podrías haber sacado si les hubieras dedicado todo tu tiempo; eso te produce una tremenda sensación de infelicidad, impotencia y desmotivación.

En según qué personas esto afectará más o menos. Algunas (las propensas a sacar buena nota en todo) conseguirán convencerse de que sacarse todos los estudios es tan necesario como para que consideren que es lo que realmente quieren, ignorando que a veces pierden el tiempo. Y otras (las propensas a suspender) no serán capaces de ello. Al fracasar, la idea de que pierden el tiempo les desanimará, y les resultará tan difícil seguir adelante que en su mente permanecerá la idea de rendirse constantemente, con todo lo que eso conlleva a nivel emocional.

elena dijo...

Para poder llegar a la meta, primero hay que entrenar...pero, para entrenar concienzudamente, hay que querer, sino, aunque nos propongamos un objetivo, los vamos a dejar a medio hacer...
Si uno quiere, uno puede lograr cualquier objetivo que le pueda ser un obstáculo. Todo es querer, y queriendo hacer algo, vamos a querer dar al máximo, así cada entrenamiento de un corredor tiene una meta, una meta diaria que debe ir superándola día tras día, hasta llegar a esa "gran carrera" y lograr atravesar la meta y habiendo superado cada obstáculo que se le ponía "por delante".



Elena Beltrán Rams.

1bachA

Anónimo dijo...

En esta vida tienes que marcarte unas metas y trabajar por y para superarlas. Tienes que tener una mentalidad activa, tener ganas de hacer ejercicio y nunca rendirte, por muy grande que sea la empresa que tengas delante, tienes que superarlo, y nunca dejar de avanzar. Siempre con una mentalidad positiva, siempre con ganas de ser mejor, sin dejar de trabajar

Pablo Gutiérrez 4ºPDC

LAURENCF06 dijo...

Bueno este comentario esta muy bien planteado para mi gusto, porque explica muy bien como es el dia a dia de un corredor de maratón pero que además todo eso se aplica en nuestro dia a dia personal no solo en los estudios(aunque ahora mismo es en lo que nos debemos centrar)pero bueno realmente dicen quien la sigue la consigue y si tu te marcas una meta y trabajas dia a dia dando todo lo que puedes dar de ti habitualmente y eres constante no hay nada ni nadie que te pueda parar! En mi opinión una muy buena entrada.
Lauren Carrasco Fernández 1ºBach B

Anónimo dijo...

Esta entrada es muy interesante, nunca había comparado la preparación para una maratón y los estudios. Lo que es verdad es que ambos requieren un esfuerzo constante para alcanzar una meta, la constancia tiene recompensa.

Jorge Sinisterra Alfaro, 1 bach B.

Anónimo dijo...

No hay muchas diferencias entre un corredor de maratón y un alumno ya que los dos quieren llegar a alcanzar su objetivo uno ganar los más puestos posibles y el alumno llegar lo más lejos posible en sus estudios

Dominique Soriano duran
4° ESO PDC

Christian Moreno dijo...

Un corredor de maratón esta acostumbrado a correr todos los días para una buena respiracipn .

Anónimo dijo...

Se parecen en muchas cosas un corredor de maratón tiene que llegar a una meta como un alumno en los estudios.


Christian Moreno 3Eso A

Anónimo dijo...

Vanessa De La Cruz 3ESO B

Anónimo dijo...

Se parecen en muchas cosas, la maraton es conseguir acabarla y el alumno tiene que intentar aprobar todas las asignaturas,para la maraton no sirve entrenar algunos dias y otros no, igual q para los examenes tampoco, ya que aprobaras algunos examenes y otros no y no te dara la nota

Mohame dabo 4PDC

Anónimo dijo...

Se parecen en que el corredor y el alumno tienen un objetivo: el corredor entrena dia a dia (o no) para correr la carrera sin esforzarse tanto y el alumno entrena dia a dia para aprobar la asignatura de educación física (puede ser en caso de que tenga mala actividad física)
ALEX MASCUÑANO 4ºA

irene muñoz dijo...

Tienen mucha similitud ya que ambas tratan los mismos objetivos, empezar,esforzarse, planificarse,luchar por conseguirlo,resistir y lograrlo.
Para ello es muy importante la cabeza y la conciencia y saber si todo lo que estás haciendo lo estas haciendo por ambición y por sentirte bien contigo mismo o simplemente por hacer sin pensar el porque realmente lo haces.
Esto debería de ponese en práctica sobre todo para aquellos que quieren hacer algo y creen que no van a poder lograrlo. Lo más importante es el interés y las ganas de hacerlo ya que cuánto más interes pongas en tu plan mejor y más tiempo querrás dedicarle para llegar a tu meta.

Irene Muñoz 1BachA

Carlos Santos dijo...

Me parece una entrada muy buena ya que a mi me pasa mucho en mi día à día, ya que à mi también me cuesta ponerme à estudiar y a hacer ejercicio y he de tener mucha fuerza de voluntad para hacerlo 
Carlos Santos 3A

Carlos Santos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carlos Santos dijo...

Me parece una entrada muy buena ya que me pasa mucho en mi día à día, ya que à mi también me cuesta ponerme à estudiar y a hacer ejercicio y he de tener mucha fuerza de voluntad para hacerlo 
Carlos Santos 3A

Anónimo dijo...

Me parece una buena entrada ya que uno tiene que cumplir lo que se planifica tanto como si son estudios como si es una maraton
Miguel Ángel Guadas 3C

Ferran Ferriols dijo...

Es verdad que cuesta mucho estudiar pero cuando te ponae te pones algo qie pasa con michas cosas como hacerdeporte

Ferran Ferriols dijo...

Es verdad que cuesta mucho estudiar pero cuando te ponae te pones algo qie pasa con michas cosas como hacerdeporte

Dima Popov dijo...

que los dos se esfuerzan se preparan y despues salen los resultados para eso tiene que practicar mucho y mucho
Popov Dmytro 3·c

Publicar un comentario

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)