21 de marzo de 2014

MIRORRELATOS SALUDABLES

 
Por definición, la Educación Física persigue la educación integral del alumno a través del movimiento, por todo ello podréis entender que no solamente se trabajan capacidades físicas y motrices. Pretendemos abarcar muchos más campos. De hecho, a través de este blog y estas actividades que por aquí se os proponen, abordamos la "competencia digital", pero hay otras que se deben abordar en cada una de las asignaturas. Una de ellas es la denominada "COMPETENCIA EN COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA" y a ella va dirigida esta actividad.
 
Cuando se planteó la actividad de las #palabrasactivas ya se os comentó que después vendría una obligatoria basada en esa. Pues bien, ya está aquí.
 
¿En qué consiste?
 
Se trata de elaborar un "MICORRELATO SALUDABLE", es decir, un relato corto inventado por vosotros. Un cuento, una historia, una narración,... En definitiva, se trata de que penséis una historia para convertirla en relato corto. Puede estar basada en hechos reales o ser ficción. NO SE TRATA DE HACER UNA REDACCIÓN, NI DE EXPONER UNA OPINIÓN, NI DE HACER NINGÚN RESUMEN. Se trata "simplemente" de contar una historia inventada por vosotros.
 
¿Qué características debe tener el "MICRORRELATO SALUDABLE"?
 
  1. El tema debe ser (como no podía ser de otra forma) la actividad física.
  2. Debe contener (y girar en torno a ellas) entre 1 y 3 #palabrasactivas de las que se han obtenido en la actividad propuesta.
  3. Estas #palabrasactivas elegidas deben figurar en el microrrelato escritas en mayúsculas.
  4. La extensión del microrrelato oscilará entre 300 palabras como mínimo y 400 como máximo (si no os pasáis mucho se puede llegar a 500, pero no más).
  5. Se pondrá el microrrelato en esta entrada como un "comentario" y, evidentemente, deberá estar perfectamente identificado su autor.
  6. En caso de no poder ponerlo como "comentario" a esta entrada, se entregará OBLIGATORIAMENTE escrito con ordenador.
  7. Se puede presentar tanto en CASTELLANO como en VALENCIANO.
  8. Los microrrelatos deberán estar escritos como "comentario" o entregados al profesor el primer día de clase de cada curso a la vuelta de vacaciones de Pascua.
Juntamente con el departamento de Castellano-Valenciano se seleccionarán los tres mejores en cada uno de los niveles y se intentará que, a través del AMPA o del propio cetro, pueda haber algún obsequio a los finalistas.


87 comentaris:

MataZaleras97 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

MICRORRELATO "PALABRAS ACTIVAS".
Eran las 8 de la tarde en un pequeño pueblo al norte de España. Diego, tumbado en la cama de su habitación recapacitaba. Pensaba, muy tristemente, que no podia continuar así. Tenía que cambiar las cosas. No podía dejar que ciertas personas le arruinaran la vida. Y es, que la mayoría de la gente de su instituto se burlaban de él por su físico, y Diego cada día estaba más acomplejado.
Tras mucho pensar, y tras derramar muchas lágrimas, decidió no continuar así. Se prometió a sí mismo que con mucho ESFUERZO lograría tener el físico que él tanto añoraba.
Y así lo hizo. Al día siguiente se apunto a varias actividades extraescolares: Lunes y Miércoles, jugaría a baloncesto; Martes y Jueves, haría natación; los Viernes, haría atletismo; los Sábados, iría al gimnasio; y los Domingos, saldría a andar.
Sabía que no sería fácil, pero con el ESFUERZO necesario lo conseguiría. El lunes siguiente empezó con sus clases de baloncesto. El SUDOR de su frente le indicaba que iba por buen camino.
La primera semana se sentía animado, con GANAS. Pero conforme pasaban las semanas, sentía menos MOTIVACIÓN y ENTUSIASMO. Pero, fue entonces, cuando apareció un chico en una situación semejante a la suya. Se llamaba Alejandro. En muy poco tiempo se hicieron muy amigos. Iban juntos a todas las actividades extraescolares. Con él se sentía muy a gusto. Le daba ánimos para continuar hasta el final. De él aprendió muchas cosas. Una de ellas, que con MÚSICA se le haría mucho más llevadero el ESFUERZO. Y así era. La MÚSICA le daba la ENERGÍA que necesitaba para llegar a su META.
Pasaba el tiempo, y Diego cada día estaba mucho más animado y se sentía mucho mejor.
Tras muchos meses de ESFUERZO, AGUJETAS, DOLOR, SUDOR, CONSTANCIA y CANSANCIO, consiguió su objetivo: tener un mejor físico. Pero conforme iba pasando el tiempo, se daba cuenta de que no sólo su aspecto mejoraba, sino también su SALUD. Ahora podía hacer cualquier cosa sin ahogarse ni cansarse demasiado.


PAULA ARJONA CERVERA. 3º ESO C

Santi Querol dijo...

Sabéis que hay una extensión determinada!!! Entre 400 y 500 palabras. NI MÁS, NI MENOS. LO digo para quien quiera escuchar. Y ¡OJO LAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA!

Anónimo dijo...

MIGUEL BONALES ARENAS - 1ºB BACHILLERATO

Hace ya un tiempo, en un lugar perdido de la más profunda China, existía un niño llamado Bú juàn (que en nuestro idioma significa “incansable”). Bú siempre había vivido en la calle, sin nadie, ya que sus padres murieron en un accidente de tren cuando él aún era un niño.
Bú juàn fue adoptado por diferentes familias pero siempre se escapaba y siempre había vivido en la calle. No tenía dinero, y la gente lo trataba como si él en realidad fuera un ladrón. Los niños se burlaban siempre de él por como iba vestido, pero decidió que eso debía cambiar.
Un día, Bú intentó hacerse amigo de unos niños en el parque cuando éstos, sin más, comenzaron a meterse con él y comenzaron a darle una paliza. Bú acabó perdiendo el conocimiento, y cuando ya yacía Bú sin fuerzas en el suelo, uno de los niños se giró con intención de asestarle la patada final, pero un anciano (que se parecía bastante a los antiguos sabios, de los que antes solían regir el país), se interpuso y paró la patada con un solo dedo. Los niños, al ver lo que el anciano había hecho salieron asustados, y el anciano recogió a Bú, se lo llevó a su casa y le sanó las heridas.
Cuando Bú juàn se despertó, empezó a recordar flojamente lo que había sucedido. Al recordar como el anciano había detenido la patada que se dirigía hacia él, le suplicó al viejo (que es como Bú había decidido llamarle) que le enseñara a hacer lo que él había visto, y el anciano, finalmente aceptó la propuesta de entrenar a Bú, para que no se volvieran a meter con él, y Bú, ya no estaba solo. Bú juàn, entrenaba con todo su ESFUERZO, como el anciano le decía, pero Bú no conseguía sentirse más fuerte. Comenzó a entrenar como nunca, incluso cuando el viejo le mandaba parar Bú seguía, a pesar de estar CANSADO, seguía y seguía sin parar, se había propuesto volverse más y más fuerte y no pararía hasta que viese realizado su sueño.
La SUPERACIÓN y la CONSTANCIA de Bú por fin dieron sus frutos, se había vuelto muy fuerte, había logrado cumplir sus sueños y METAS y ya nadie se metía con él y consiguió ser respetado por todos, incluso los que antes alguna vez lo juzgaron o se metieron con él.
Un día el viejo se puso muy enfermo y murió, Bú juàn se entristeció por eso, pero recordó la DISCIPLINA que le había impartido el anciano, recordó los momentos que había pasado con él, las dificultades que superó estando a su lado, y Bú juàn, lo comprendió, había llegado el momento de aplicar lo que el viejo le había enseñado y así, de alguna manera, Bú juàn ya no se volvió a sentir solo nunca más, y así, superó todas las dificultades que se fue encontrando y las que le faltaban por encontrar.

(491 palabras)

Anónimo dijo...

Noelia Hernández Balmaseda ·3ºA

Lucas era un niño simpático, querido por todo el mundo. Su madre era una buena mujer y trabajadora, al contrario que su padre que era un borracho y maltratador.
Lucas, no era un niño muy feliz ya que vio cosas que no tenía que haber visto para su edad, pero todo eso le hizo tener fuerza de voluntad.
Cuando ya tenía 12 años, decidió que quería sacar a su madre de todo eso y decidió trabajar duro y hacerse futbolista ya que era muy bueno jugando al fútbol.
Él sabia que eso no sería fácily que le costaria mucho conseguir eso pero a las 16 años se sacó el graduado y hzo unas pruebas para poder jugar pero le rechazaron.
Él nose rindió y siguió entrenando duro. A los 20 lo volvió a intentar , y le aceptaron, y tantos esfuerzos le valieron , porque habia mehorado mucho.
Le hizieron una buena oferta de tranajo donde ganaba mucho dnero y por fin pudo sacar a su madre de al lado de ese borracho y también cumplio su sueño.
Vivieron juntos durante muchos años y su madre esataba agradecida por todo lo que habia hecho por ella.
Lucas a pesar de todo lo que habia visto de pequeño queria ayudar a su padre y sacarlo del alchol, le pagó a un medico y a un psicologo le ayudaran.
Al final su padre lo consiguio estar sobrio para siempre y así puedo agradecer a su hijo lo que habia hecho por él y intentar ser el padre que nunca tubo de pequeño.
Lucas a los pocos dia de reconciliarse con su padre conocio a una chica muy guapa al poco tiempo se caso con ella. Tubieron 1 hijo y Lucas le enseño lo que habia aprendido de la vida que con esfuerzo, constancia, motivación etc... se puede conseguir lo que uno se propone.

MataZaleras97 dijo...

Bonifacio,un hombre con mucha VITALIDAD y la misma amabilidad,se disponía durante estos tres últimos meses a prepararse intensamente para una carrera muy importante que iba a tener lugar en una localidad de Vigo.Era el maratón más duro y SUDOROSO con el que contábamos en nuestro país,muchos intentaban conseguir siquiera acabar la carrera,pero esos más de cuarenta kilómetros se le resistían a cualquiera,y más con la CALOR que hacía por esas fechas en la que se disputaba el campeonato.

Entrenó de todas las maneras posibles,incluso probó a hacer un calentamiento similar a los que realizaban los deportistas de élite.Por desgracia,este ''experimento'' le salió mal y se lesionó en la rodilla levemente.Intentó llegar a la fecha de la gran competición para cumplir su sueño y conseguir terminar el maratón,pero el traumatólogo le había dicho que era muy dificil llegar y ,que si lo hacía,sería muy fácil volver a romperse durante la carrera.

Con mucha ilusión y dedicación,Bonifacio comenzó su recuperación en el hospital ''LA ESTRELLA'' de A coruña.Poco a poco alcanzó una buena musculatura y se recuperó,para sorpresa del médico,de forma milagrosa.Lo había logrado,ya podía competir en el maratón.

Pasadas tres semanas,comenzó la carrera,y tras 4 horas y media de SUFRIMIENTO y ESFUERZO,logró alcanzar su objetivo principal,acabarla.¡Pero no contaba con que iba a sostener en su cuello la medalla de plata,solo por detrás del Keniata Abel Mutai!

Tras la carrera,Bonifacio celebró más que nadie su inmenso logro e intentó cuidar su rodilla para la próxima gran cita,que tenía lugar en Valencia.Esta vez no se trataba de un simple maratón,sinó de un triatlón,el cual cumplía en 2014 su centenario.El premio que se llevase el ganador,al ser una fecha de aniversario,era de 5000 euros y un viaje a Brasil para los JJOO de 2016.

Bonifacio esta vez no se lesionó y entrenó como el que más.Sin duda alguna,era él el que merecía ganar ese triatlón,era un gran nadador,un rápido y conservador ciclista y un fulgurante atleta.

Cuando llegó el día,Bonifacio puso toda su ILUSIÓN en el agua,pasando por el punto de control en décima posición.Una hora y trece minutos después,acabó con la bicicleta en cuarta posición,siendo el único representante español en las veinte primeras posiciones.El público estaba con él,y él lo sabía muy bien.Le animaron hasta la saciedad,hasta que,dos horas después,cruzase la línea de meta en primera posición.Arrebatándole dicha posición en línea de meta al francés Jeremy Aubriot.

Jacobo Avendaño Tomás 1º Bachiller A

Anónimo dijo...

Un joven, de unos 25 años de edad,un día, estaba hablando con su amigo y le dijo que siempre tenía mucho cansancio,y él le recomienda que vaya al médico porqué eso no es normal.
Cuándo acude al médico, el doctor lo mira y le dice que tiene sobrepeso,y que no tiene buena salud, que haga deporte.
A los días, se vieron y le preguntó que que le dijo el médico y él, le dijo que tenía sobrepeso y que tenia que hacer deporte porque no era bueno para su salud, estuvieron hablando y su amigo, le dijo que él salia a andar y a correr. Y también le dijo que se fuera con él a correr y a andar para que no estuviera encerrado los fines de semana en su casa jugando a la play, viendo la tele...
Al final, consigue que esté mejor de salud,gracias a que sale todos los días a andar y no se queda encerrado en su casa.
Acude al médico y el doctor le dice que ya está mejor, pero que no lo deje porque sino volvería a lo mismo, y ya que se a acostumbrado, que no lo dejara y él, dijo que no lo iba a dejar ya que estaba acostumbrado y que le gustaba porque así se entretenía, y despejaba la mente.

Tania Puentes Arroyo 3ºA

Anónimo dijo...

Lucas era un niño simpático, querido por todo el mundo.
Su madre, era una buena mujer y trabajadora, al contrario que su padre que era un borracho y maltratador.
Lucas, no era un niño muy feliz ya que vió cosas que no tenía que haber visto para su edad, pero todo eso le hizo tener FUERZA DE VOLUNTAD.
Cuando ya tenía 12 años, decidió que quería sacar a su madre de todo eso y decidió TRABAJAR DURO y hacerse futbolista, ya que era muy bueno jugando al fútbol.
Él sabia que eso no sería fácil y que le costaria mucho conseguir eso pero a los 16 se sacó el graduado y hizo unas prúebas, para poder jugar, pero le rechazaron.
Él no se rindió y siguió ENTRENANDO DURO a los 20 lo volvió a intentar, y le aceptaron, porque había mejorado mucho.
Le hizieron una buena oferta de trabajo , para futbolista, donde ganaba mucho dinero y por fin pudo sacar a su madre de todo eso. Y también cumplió su sueño de ser un futbolista.
Pudieron estar juntos durante muchos años y su madre estaba agradecida por todo lo que habia hecho por ella.
Lucas como era tan generoso, y a pesar de todo lo que había visto de pequeño, decidió ayudar a su padre y sacarlo del alcohol.
Le pagó un psicólogo y un médico y por fin consiguió sacarle de eso.
Su padre le agradeció a su hijo que le hubiera perdonado y le recompenso siendo el padre que no fue cuando el era pequeño.
Lucas a los pocos días de haberse reconciliado con su padre conocía a una xica y se enamoraron. Después de casarse a los 2 años tuvieron un hijo llamado Pablo y le enseñó a su hijo que con ESFUERZO, CONSTANCIA Y VOLUNTAD se consigue todo lo que uno se proponga.


308 PALABRAS


Noelia Hernández Balmaseda

Anónimo dijo...

Otra derrota, esas dos palabras repetidas una y otra vez en mi cabeza, ¿como voy a ser un tenista profesional, sino hago más que perder? Me siento inútil, no sirvo para nada, todo lo que me propongo no lo consigo. Lo mejor será tirar la toalla, dedicarme a otra cosa, el deporte no es para mí, habrán otras cosas que hacer, por mucho que me esfuerce, nunca consigo lo que quiero y ya me cansa todo esto.
En ese mismo momento, apareció mi tío, la persona que más quiero y la que más confía en mí, la que siempre ha estado ahí en todas mis competiciones y que ahora seguro que está decepcionado conmigo y siento que le estoy fallando.
-¿Piensas que esta derrota te hace más débil? No lo creas, te hace ser más fuerte, las derrotas solo harán más dulces las victorias, cada competición, cada partido, vas mejorando, no te preocupes, con tu ESFUERZO y SUPERACIÓN, seguro que los resultados se verán muy pronto y yo seguiré estando a tú lado para recordarte que no tienes que rendirte jamás, aunque el camino sea difícil, no vas a estar solo.
En el fondo tenía razón, me contagió su OPTIMISMO y desde aquel día he seguido trabajando duro y he llegado a ser lo que quería, un tenista profesional, un deportista olímpico con una medalla de oro en los JJOO de Pekín 2008, que ocupa el puesto nº 1 en la ATP, con más de 60 títulos en torneos de Grand Slam como: Roland Garrós, Wimbledon, Open de Australia, de EEUU, Copa Davis, etc. Estas palabras me han ayudado durante todos estos años, en momentos duros de lesiones, sobre todo la que tuve en la rodilla que estuve a punto de tener que retirarme de las pistas en 2012. Sí, ese soy yo, Rafa Nadal, con el objetivo de transmitir estos valores a todos mis seguidores y no seguidores. Tenéis que perseguir vuestros sueños, no hay que rendirse nunca, y cuando lleguéis muy lejos no os olvidéis jamás de vuestras raíces, de donde venís. "Vuestro pasado determina vuestro futuro". Sabéis que no estáis solos, por mi parte, ya tenéis un seguidor.
Para terminar, el premio del cual estoy más orgulloso es el Premio Príncipe de Asturias de los deportes de 2008, ya que me lo concedieron por toda mi carrera como deportista y por los valores que transmito. Siendo el año 2008 muy especial para mí por todos los logros y objetivos conseguidos.

Andrea Sánchez Calero 4º ESO B

Laura González dijo...

Estaba en la cumbre de mi carrera como patinadora artística, con tan solo 23 años, había ganado competiciones regionales, estatales y también europeas...mi próximo OBJETIVO era el campeonato mundial, que se disputaría en tan solo tres semanas. Era la gran favorita del público, mi técnica les impresionaba, mis saltos eran impecables y nunca perdía la elegancia. Yo sentía PASIÓN por lo que hacía y disfrutaba en la pista. Entrenaba cada día con mi entrenadora, la cual me inspiraba mucha MOTIVACIÓN. Cada entrenamiento era más duro que el anterior, pero no me importaba, me dejaría la piel para conseguir mi OBJETIVO y LUCHARÍA por él.
La primera semana pasó rápidamente y, casi sin darme cuenta, estábamos a quince días del campeonato. En mi interior revoloteaban un millón de sensaciones, nervios, FELICIDAD, ALEGRÍA, miedo...miedo al fracaso. El hecho de ser la favorita del público e incluso de los jueces, me sumaba muchos puntos, pero también me otorgaba una gran responsabilidad, esperaban mucho de mí y, si no cumplía, decepcionaría a miles de personas.
Como cada mañana, empecé mis calentamientos. Cuando me vi preparada, me dispuse a practicar los saltos que entrarían en el programa que defendería en la competición, había elegido los saltos de más dificultad. Uno de ellos era el Axel, considerado el más difícil de todos aunque yo, generalmente, lo defendía sin ninguna dificultad y, digo generalmente porque aquel día lo fallé, me doblé la pierna y caí desplomada sobre el hielo. Mi último recuerdo fue la sensación del hielo duro y frío golpeando mi cara. Cuando desperté, tenía vendada la cabeza y mi pierna derecha. Mi entrenadora estaba sentada junto a mí, esperando a que despertara. Lo que ocurrió después hizo que se me viniera el mundo encima, no podría competir, tenía una lesión leve en la pierna, pero que necesitaría al menos tres semanas para su recuperación. No pensaba aceptarlo, poco a poco y con mucha CONSTANCIA, logré que mi pierna no me doliera tanto al patinar. En cuatro días ya patinaba de forma decente y podía practicar la gran mayoría de los saltos. Los siguientes días pasaron rápidos, entrené muy duro y mi patinaje mejoró muchísimo, excepto el Axel. Por recomendación médica no había podido practicarlo y tampoco podría realizarlo en el campeonato, pero mis planes no eran esos. Cuando llegó mi turno en la competición salí decidida a la pista y me situé en el centro. El público aplaudía entusiasmado, coreaban mi nombre y yo no podía ser más FELIZ. En pocos segundos la música empezó a sonar, me dejé llevar por ella y ejecuté mi programa sin problemas. Pasaron los minutos y llegó el momento final, el momento de mi Axel “clandestino”. Tomé impulso y lo ejecuté a la perfección, dando así por finalizado mi programa, el público se volvió loco, aplaudían, gritaban y me tiraban flores y regalos, aquel día fue el mas FELIZ de mi vida, fue el día en el que, a pesar de todo, gané el campeonato mundial de patinaje artístico.


Laura González Roldán 3º ESO C

Belén Martínez Núñez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Belén Martínez Núñez dijo...

Entonces llegó a casa derrumbado y sin ganas de hacer nada, estaba tan decepcionado con él mismo de no haber conseguido su objetivo: estar en forma y tener una buena SALUD haciendo deporte, pero ningún deporte era lo suficiente bueno para él . Todos los despreciaba y no había ni uno solo que no se le resistiera y se le diera bien.

-¿Que te pasa hijo? - le dijo su padre.
-Nada - le dijo fatigoso y con un suspiro a la vez.
-Vamos hijo a mi no me engañas, vamos dime que es lo que te ocurre.
-De acuerdo papa: verás he intentado todo lo que tenia en mi mano para conseguir estar en forma como tú pero no hay ningún deporte que se me de bien y que me guste.
-Bueno... creo que ha llegado el momento de que te cuente una historia que me pasó hace tiempo.

Hace mucho tiempo cuando tenia tu edad no me gustaba hacer deporte, es más me agobiaba la idea de que tenia que hacerlo en la asignatura: educación física. Todos mis compañeros de clase se reían de mi y yo no podía soportarlo. Unos decían que yo no estaba hecho para el deporte y que no era lo mio, otros que mi actitud negativa no me dejaba conseguir todo lo que me propusiera hacer con el deporte y el resto decía que yo era un vago y por eso no me gustaba moverme y por lo tanto hacer deporte.
Así que un día al volver a casa vine cansado de todas las burlas y fatigado al igual que tú de tener que soportarlo. Al principio se me ocurrió pedir consejo a mis padres, pero ellos no me daban ni la mitad de consejos que yo te doy a ti, y me dijeron :
- A ver cuando empiezas a cambiar esa actitud y te conviertes en un deportista de élite como yo y tu abuelo – me dijo mi padre levantando la voz.
-No es culpa suya Juan, tu hijo no es como tu, a el no le entusiasma el deporte, además ¿cuando le has visto ganar una sola vez?

Al oír todas estas criticas de mis padres me di cuenta que tenia que conseguir con un gran ESFUERZO lo que ellos creía imposible y superar mis propios obstáculos, así que primero fui a una especialista para que me aconsejara en lo que debía hacer, y me dio varios consejos para estar en forma. Uno de ellos era apuntarme a un equipo o tener un entrenador personal para que me ayudara.
Cuando fui al equipo estuve a punto de tirar la toalla porque como ya te dicho no era bueno jugando y les hacia perder los partidos, todos me señalaban incluido el entrenador, y decían que por mi culpa perdían, así que sin más decidieron echarme del equipo.
Yo apunto de tirar la toalla y defraudarme a mi mismo por no conseguir hacer callar a todos los que no creían ni confiaban en mi, me di cuenta de que aun tenia que seguir y tenia una segunda oportunidad, buscar mi propio entrenador personal, pero eso me derrumbó aun más porque siempre conseguía fatigarme, CANSARME y llegaba a casa con muchas AGUJETAS.

Pero a punto de rendirme un viejo amigo vino a mi casa y me dijo:
-Lo tuyo no es el deporte, ¿eh?.
-Lo he intentado todo pero no consigo nunca nada – le dije casi llorando.

Él después de consolarme me dijo:
-Tranquilo no todo está perdido, yo se que tú puedes conseguirlo con una FUERZA DE VOLUNTAD y un ESFUERZO INSUPERABLE, si quieres yo te puedo ayudar a perder peso. Podemos quedar todas las tardes para correr o hacer algún deporte durante un hora. ¿Que te parece?

Y así lo hice, quedamos todos los días y conseguí perder 20 kilogramos en un mes, después de eso adelgacé todo lo que siempre había querido y nadie más se volvió a meter conmigo y con mi peso. Hijo debes de saber que con GANAS, CANSANCIO, LUCHA, VOLUNTAD, COMPAÑERISMO, CONSTANCIA y MUCHO ESFUERZO puedes hacer lo imposible, posible y conseguir tus METAS.

Belén Martínez Núñez 1º Bachiller- A

Anónimo dijo...

Ella era una chica solitaría, siempre estaba en casa sin salir. Sus padres que estaban muy preocupados le aconsejaron que realizara algún deporte, no solo para relacionarse, sino también por una cuestión de salud. Misión imposible, era muy cabezota y siempre decía lo mismo que era una pérdida de tiempo, que no servía para nada, que era aburrido… Nuria, su madre, intentó hablar con ella:
-De verdad Lara, te pasas el día aquí dentro sin salir. ¿Por qué no pruebas a ir a atletismo o natación? Igual te gusta, además, también es por tu salud.
-Bufff Mamá no voy a perder el tiempo, no me gusta y además, casi nunca me enfermo.
-¿Y cómo sabes que no te gusta? Si el único ESFUERZO físico que has hecho es ir a comprar el pan.
-Y mucho que me costó.
Nuria le contó lo ocurrido a Roberto, su padre, ya no sabía qué hacer.
Un día Lara regresó del instituto y al entrar en su habitación vio que su ordenador no estaba. Enseguida salió hecha una furia al comedor donde estaba su padre, él al verla salió corriendo por la puerta calle arriba con el ordenador en las manos. Lara le siguió pero él iba más rápido y no conseguía alcanzarle, pero tenía que lograrlo. Enseguida sintió un gran CANSANCIO, pero, increíblemente, también DISFRUTABA. Sentía como si siempre hubiera estado amarrada a unas cadenas y que, por primera vez en mucho tiempo se había librado de ellas. FUERZA, ENERGÍA, FUERZA, ENERGÍA y al final alcanzó a su padre. Ella le arrebató el ordenador, le dio un abrazo y le dijo:
-¡Gracias papá! Me has cambiado la vida.
-No…no hay de que- respondió desconcertado.
Lara volvió a casa lo más rápido que pudo y al ver a su madre le dio un abrazo y le dijo:
-¡Gracias mamá! ¡Gracias a los dos! Hacía mucho, mucho tiempo que no me sentía así.
-Así cómo mi vida, no te entiendo.
-LIBRE.

Claudia Muñoz Pernas 4ºESO-B

David Casas dijo...

Y una vez más volvía a estar en la cima… Por su cabeza rondaban demasiadas cosas “¿Como he llegado tan alto?” “¿Todos mis ESFUERZOS han sido recompensados? Parece que si…”

A sus pies tenía al recién condenado como subcampeón del mundo de lucha libre. Después de tanto tiempo, alguien debía arrebatarle su titulo. EL SUDOR le caía desde la frente hacía la boca, finalmente tropezando con su barba para un poco más tarde precipitarse al suelo.

No se lo podía creer aún. Hasta que no vio al árbitro traerle el cinturón que representa su nuevo título de campeón no estaba totalmente convencido de ello. Alzó el cinturón mirando hacia el público. De la emoción estaba llorando, y eso lo estaban viendo todos los asistentes.

Seguía confuso con lo sucedido “Le apliqué una técnica de sumisión y… ¿Se rindió? El campeón que hasta ahora no lo había hecho nunca… ¿Lo hizo?” Y tuvo que comprobar que seguía en el suelo para asegurarse que de verdad todo lo que le estaba sucediendo era de verdad.

“He tenido que resistir muchos golpes para llegar hasta aquí, pero he ganado en una pelea más que intensa. Noto AGUJETAS por todo mi cuerpo. El DESGASTE TECNICO que estoy sufriendo, la PREPARACIÓN FÍSICA que he necesitado para este combate, y sobre todo, la ENERGÍA que he gastado para lograr este éxito ha sido descomunal” fueron sus primeras palabras tras lo que fue conocido un tiempo después como “La gran hazaña”


Se tumbó en la lona que formaba el ring. Se quedó un rato con los ojos cerrados, los focos lo iluminaban. Seguía pensando en todo “He pasado por varios torneos, diferentes peleas en las que he acabado agotado, y varias veces con sobrecargas musculares por los grandes ESFUERZOS llevados a cabo. Pero todo ello lo he afrontado con GANAS, con mucha MOTIVACIÓN, pensando en la capacidad que tenemos las personas para superarnos continuamente, una vez tras otra”

La gente aplaudía. La seguridad del estadio estaba teniendo serias dificultades para mantener a los y las fans que se abalanzaban sobre las vallas para tratar de estar con sus ídolos.

Volvió a levantarse y se dedicó a aplaudir al público, las tornas acababan de cambiar. Les aplaudía por estar ahí, apoyándolo continuamente, pese a las DERROTAS, pese a sus varios problemas de SALUD debidos a jugársela tanto durante sus combates.

Pero aún le quedaba algo por hacer. Un GESTO DE DEPORTIVIDAD con el rival al que había derrotado, y se iba a retirar. Le ordenó que se levantase, y se colocase en medio de la lona en la que habían combatido. Hecho esto, comenzó a aplaudirle. Aplaudirle por sus grandes logros a lo largo de toda su trayectoria. Estuvieron un largo rato así, hasta que salieron los dos, ovacionados por toda la gente que había vivido esa gran pelea.

David García Casas, 3ºESO-C

Anónimo dijo...

Héctor era un chico con un físico no muy exótico, a sus 17 años de edad seguía siendo la última persona en ser escogida por sus compañeros cuando se organizaban cualquier tipo de actividades físicas por equipos. Siempre le habría gustado tener más habilidad con los deportes, pero su físico no se lo permitía. Tenía una mente brillante la cual la potenciaba muchísimo con temas de la tecnología.
Después de hacer la prueba de selectividad, antes de entrar en la universidad, Héctor, ese verano, se propuso ponerse en forma.
Sabía que a base de constancia, motivación y ganas podía conseguir lo que se propusiera.
Empezó con dietas, para evitar comidas no saludables y con ejercicio diario con un mínimo de dos horas.
Sus amigos los cuales siempre le habían recomendado hacer algo de deporte, le dijeron que debía ponerse pequeñas metas cada día como método de superación, para así poder sentirse reconfortado a lo largo del día por llegar a su propia meta. Así lo hizo.
Pasó el mes de julio y Héctor se sentía mejor consigo mismo tanto física como mentalmente. Cada día aspiraba a más que la jornada anterior. Empezó a tener más seguridad en sí mismo, a hablar con chicas y relacionarse de manera mucho más abierta, sin coacciones ni vergüenzas con gente que no conocía de mucho.
En todo momento todas las personas más cercanas a él lo apoyaron, todos sabían que podía conseguir todo aquello que se planteara.
Acabó el verano, y con ello empezó la universidad, había logrado reducir 15 quilos de su peso y se encontraba en el peso ideal respecto a su forma física.
Desde ese momento continuó con el ejercicio; corría, cogía la bici, jugaba al fútbol, etc… Descubrió que el deporte para él era un método de liberación perfecto.
Ana Bailén Llabata 4º ESO - A

Anónimo dijo...

Micorrelato.

Eric es un adolescente de dieciséis años con una discapacidad, estaba cojo. A él le gusta el atletismo ya que antes de que se produjera el accidente de moto, el cual le hizo perder la pierna derecha. Ahora no podría cumplir su sueño el ir a las olimpiadas de atletismo, él quería conseguir el dinero suficiente para comprarse una pierda ortopédica, pero era algo casi imposible ya que sus padre estaban en paro y no tenían dinero, ya que vivían al día. Un día Eric fue a casa de su abuela como todos los sábados, ella era muy amable y siempre le daba algún dinero para la pierna ortopédica. Con gran ESFURZO Eric consiguió el dinero suficiente para comprar la pierna, ese dinero fue conseguido gracias a su abuela y un trabajo extra que tenia por las tardes en una cafetería.
Eric se puso la prótesis, se alzo, y comenzó a correr, por fin después de muchos años se volvía a sentir con LIBERTAD, al cabo de un rato paro, a descansar, miro al cielo y recordó aquellos momentos con su abuelo, el cual se iban por las tardes a correr al parque.
Paso una semana y Eric ya se acostumbraba a la prótesis, cada tarde se iba a correr al parque, ya había conseguido tener más AGUANTE, y ahora solo faltaba unirse algún grupo para poder mejorar y así conseguir llegar a las olimpiadas de atletismo.
Se inscribió al pabellón de atletismo que estaba cerca de su casa, asistía tres veces a la semana, los otros dos días restantes se iba al parque a correr, al final de la semana acababa con CANSANCIO y AGUJETAS debido a el transcurso de la semana.
Por fin llego el sábado, se preparo con muchas ganas, para asistir a la primera competición internacional que había asistido.
Se preparo, se dirigió hacia la salida de la carrera, era el número 13, aquel que llevo su abuelo en la primera carrera que hizo, Eric pensó que esta carrera se la dedicaba a su abuelo. Dieron el pistoletazo de salida, y Eric comenzó a correr, poco a poco se colocaría en el primer puesto, solo le quedaban un par de vueltas más, en la última vuelta consiguió adelantar al primero así en aquella posición solo debería aguantar un poco más, ya veía la meta, tan solo un poco más cerca.
Lo consiguió, paso la línea de meta y gano, ese día fue uno de los mejores para él, a partir de ese momento asistía a todas las competiciones y consiguió ganar muchas medallas, las cuales se las dedicaba a su abuelo.


Mª Amparo Del Río Fresneda 3ºB

S@bin@ dijo...

TODO ESFUERZO TIENE SU RECOMPENSA

Desde pequeño siempre me había preguntado en que querría trabajar cuando fuera mayor, me sentía atraído por el deporte, por ser un corredor profesional de elite o simplemente por trabajar de algo relacionado con eso, pero conforme pasaron los años pensé que debido a mi físico el deporte era algo que no iba conmigo. Mis padres no se preocupaban por mí, desde mi infancia lo he hecho todo yo solo. A ellos no les gustaba hacer ejercicio, siempre habían tenido la mala costumbre de pasar la tarde del fin de semana en el sofá engullendo pastelitos. Por eso mismo si no sabían cuidar su SALUD, como iban a educarme a mi? No se preocupaban por lo que comía o dejaba de comer ni me apuntaron a ninguna extraescolar deportiva. Pasaban los años y me iba dando cuenta de que cuando fuera mayor acabaría enfermo, como ellos, con dificultades para moverme y con riesgos de salud, eso no era lo que yo quería. Fue a partir de ahí cuando empecé a mejorar, cuando cambié mi futura vida. Empecé a ir al gimnasio, no por estar fuerte e impresionar a las chicas, yo solo quería tener una buena salud, quitarme unos kilos de encima, sentirme más libre y ligero y poder disfrutar del deporte. Alcanzar mi OBJETIVO fue más duro de lo que pensaba, supuso mucho ESFUERZO y CANSANCIO, incluso hubieron muchos momentos en los que no quería continuar, pero creo que conseguirlo ha sido la mayor SATISFACCIÓN de mi vida. Además de hacer ejercicio llevaba mi alimentación controlada por un nutricionista ya que yo no tenía la menor idea de lo que era comer adecuadamente. Con todo esto me di cuenta de que realmente el deporte era de las cosas que mejor me hacían sentir y trabajé mucho hasta que llegué a ser profesor de educación física en una escuela. No solo cambié mi estado físico si no que también aprendí a LUCHAR, a ser CONSTANTE, a ser más OPTIMISTA y finalmente a DESCONECTAR y a SUPERARME a mi mismo.

Todo esto os lo cuento nietos para que veáis lo importante que es tener una buena salud y para que os deis cuenta de que nada es imposible, que si queréis algo en esta vida lo vais a conseguir.

Sabina Pérez Aguilar 1º bachiller

Anónimo dijo...

Las miradas de la gente reflejaban compasión y temor al mismo tiempo, a veces hasta me planteaba si era un engendro cuando algunos niños huían despavoridos hacía los cuerpos esbeltos de sus padres. Nunca pensé que por mi condición fuera a ser alguien inferior a otro, por eso cuando escuchaba susurrar al médico, al profesor o incluso a mi propio padre que jamás podría llegar a ser igual que otros sentía que debía hacer algo para cambiar eso.

Entonces, un buen día decidí cambiar la percepción del mundo ya que mi incapacidad no era suficiente motivo para no disfrutar de las cosas normales para un niño de mi edad. Cogí mi ventolin y me dispuse a correr hacia una explanada cercana, y así día tras día.

Poco a poco noté como mi cuerpo soportaba aquella presión y quise cambiar mi META, esta vez iría al río. Después de mucha CONSTANCIA, muchas heridas por el camino y más de un ventolin conseguí superar mis barreras y liberarme de las preocupaciones que recaían sobre mí.

Una mañana escuché que dentro de poco iba a celebrarse una carrera en mi municipio, así que a hurtadillas de mis padres decidí apuntarme, era el momento de demostrar de que estaba hecho.

Después de mucho ESFUERZO llegó el gran momento, estaba en la línea de meta asombrado por toda la exceptación que había y por la gran cantidad de gente que centraba su punto observación en mí. Finalmente, sonó el pistoletazo, y salí corriendo como si una jauría de perros rabiosos me persiguiera, veía como gente iba cayendo por el camino, como familias enteras participan con sus animales de compañía, como caían gotas de sudor por mi frente y notaba como mi cuerpo se iba agotando poco a poco pero no me rendí. Pase el kilómetro 5 y de pronto observé a lo lejos la meta, estaba eufórico. Faltaban cuatro pasos para llegar al final cuando me di cuenta que estaban allí mis padres mirando atentos a lo que ocurría.

Culminé la carrera con un tiempo que me hizo sentirme orgulloso, y me reuní con mis padres. Más tarde, tuve una charla con mi padre y le expliqué que había comenzado a correr para que se diera cuenta que mi enfermedad no era razón para tratarme diferente y para dejar de llevar una vida normal, ya que no me limitaba a hacer aquello que me propusiera, si era cierto que quizás me costaría más aprender las cosas pero después de mil caídas tendría que levantarme.


Escribo mi historia para que sirva de reflejo para muchos más que viven el día a día poniéndose barreras, para todos aquellos que se muestran reacios a luchar por sus objetivos y se cansan fácilmente, todo en esta vida se puede conseguir, no hay enfermedad que te pare, no existe solo el blanco y el negro, hay mil tonos de grises por descubrir, no condicionéis vuestras vidas a una sola cosa por que la única incapacidad existente es la autolimitación.

495 palabras. NAIARA GIMENO GONZÁLEZ 1ºB BACHILLERATO

Anónimo dijo...

Hola, tengo una duda:si escrib el relatosobre un hombre al q le da un infarto x no haver tenudo una vida salydable (no aver comido de manera
eqilibrada ni aver exo deporte)estaria bn?es simplemente un relato que refleja q es impirtante hacer todo eso para no tener problemas de salud, por favor si pudierais aclararm la duda os estaría agradecida

Anónimo dijo...

JOAN RUIZ 1º BACH B

Pedro era un joven adolescente lleno de ENERGIA y ALEGRIA como corresponde a un chico de su edad, estaba estudiando en un instituto muy cercano a su casa. En general, los estudios le iban bastante bien, con un poco de ESFUERZO, sacaba todas las asignaturas adelante menos Educación Física, pues Jorge era un negado para el EJERCICIO y el DEPORTE en general.
Su físico tampoco le acompañaba, pues era regordete y torpón al caminar, por no hablar de su poca flexibilidad. No le gustaba hacer ningún tipo de ESFUERZO y a esto hay que añadir las risas que provocaba entre sus compañeros cuando jugaban al fútbol o al vóley, además enseguida se deshacía en sudor y se veía obligado a parar por el CANSANCIO. Lo pasaba muy mal en esas horas semanales que hacían Educación Física en el instituto, le agobiaba e incluso de los nervios se ponía malo.
En su interior quería cambiar, pero no sabía cómo, pues le faltaba SACRIFICIO y FUERZA DE VOLUNTAD. Un día, Iván, su profesor de Educación Física, viendo lo mal que lo pasaba habló con él y se ofreció para ayudarle en horas extraescolares. Al principio, Jorge no lo veía factible, pero se dio cuenta que es importantísimo realizar ejercicio e Iván le hizo ver, que su materia era tan importante como las demás para sacar buena nota en las evaluaciones finales, además, el BIENESTAR físico le haría estar más CONTENTO, más ACTIVO y más OPTIMISTA, ¡Ah! Y más seguro a la hora de conquistar a alguna chica.
Jorge aceptó la ayuda, en el fondo, era un chico trabajador y sensato; así pues a la semana siguiente se pusieron manos a la obra e Iván se convirtió en su entrenador personal. Al principio hicieron una tabla de ejercicios y horarios, salían 2 tardes a la semana a CORRER por el pueblo y los fines de semana se lo llevaba al río no sin antes realizar los previos CALENTAMIENTOS y al acabar unos ESTIRAMIENTOS para relajar. Poco a poco todo esto le fue MOTIVANDO de tal manera que se llegó a olvidar de todo el CANSANCIO y ESFUERZO que le producía hacer deporte. Al cabo de unas semanas, vio como su cuerpo había cambiado, había adelgazado considerablemente y sobretodo estaba mucho más ÁGIL y realizaba cualquier actividad con menos ESFUERZO.
Jorge se prometió a sí mismo que su actitud de cara al deporte iba a cambiar completamente, incluso formó un equipo de fútbol con sus amigos de clase y jugaban siempre que podían sin ningún tipo de problema, en definitiva, optó por la mejor opción: una mejor CALIDAD de vida y un ámbito mucho más SANO. (442 palabras)

Isabel Blanco dijo...

Nunca me gustó el deporte ni nada que tuviera relación con él. Para mí era una perdida de tiempo. Solo me gustaba nadar porque no sudaba, pero sobretodo porque me RELAJABA, me permitía pensar y DESCONECTAR de todo. Quién se habría imaginado que el deporte se convertiría en mi forma de vida.
Todo empezó un verano donde aún era una adolescente. No sé por qué, pero un día estaba muy agobiada, así que bajé a la piscina de la comunidad. Era a primera hora, no esperaba que hubiera nadie. Pero mientras estaba abriendo la puerta escuche una voz dulce que me dio los buenos días, me giré y allí estaba él. Nos miramos y a los dos nos salió una sonrisa tonta. A partir de eso momento empecé a conocer a aquel chico, Oliver. Era todo lo contrarío a mí, nunca se podía estar quieto. Tenía una gran PASIÓN por cualquier deporte y para él, todo eso era DIVERSIÓN con los AMIGOS. Él me enseño a ver el mundo de otra manera, a divertirme haciendo ejercicio con los amigos.
Luego, le perdí la pista y no he vuelto a saber nada más de él, pero no hay día que no me acuerde de lo mucho que me enseño y de todos eso momentos vividos. Y menos mal que lo conocí, no quiero saber cómo habría acabado sin esos partidos de fútbol en la playa que terminaban sin saber ni a lo que estábamos jugando o sin esos paseos en bici a lo Verano Azul. Porque no me habría gustado acabar como esa gente que cuando llegan a cierta edad no pueden correr ni medio metro sin asfixiarse o se les hace un mundo para moverse con un poco de vitalidad y todo por no haber hecho en su vida ejercicio. Porque cuando eres joven puedes con todo, pero conforme te vas haciendo mayor el cuerpo pierde facultades y más si no lo ejercitas todos los días.

Mª Isabel Blanco 3º ESO - A

Anónimo dijo...

EMILIO JAVIER MATEO GIMENEZ 3ºESO A

Un día un profesor le pregunto a un niño ¿Para ti que es el deporte?. El niño le respondió que para el, el deporte era un gran ESFUERZO que a el no le gustaba nada ya que le daba muchas AGUJETAS. El profesor le respondió que ese le daban por que no tenia CONSTANCIA y que si hacia deporte durante unos días le crearía una SATISFACCIÓN. El niño le dijo que a el tampoco le gustaba por que se aburría, el profesor le respondió que con MÚSICA se le haría mas DIVERTIDO.
El niño le dijo que iba a probar salir a correr dos o tres días con MÚSICA a correr y a ver si le desaparecían las AGUJETAS. El profesor le dijo que intentara DIVERTIRSE lo máximo posible y que intentara SUPERARSE.
El profesor a la semana siguiente le pregunto que que tal le había ido. E niño le respondió que las agujetas le habían desaparecido y que ya no se aburría tanto ya que ahora salia con unos AMIGOS casi todos los días y que le servia como DISTRACCIÓN de los estudios. El profesor le dijo que si tenia CONSTANCIA y le gustaba, podría llegar a ser un gran corredor y también le dijo que era muy SALUDABLE .El niño siguió corriendo, poco a poco fue superando sus METAS. Se apunto a un club de atletismo por que le encantaba y años mas tarde fue campeón de España. Se presento a las olimpiadas, no ganó pero dijo que seguiría participando hasta que ganara. Tras varios años participando al se llevó una medalla de bronce y le dio las gracias a su profesor por la MOTIVACIÓN que le había dado para empezar a correr. Nunca llego a ganar el oro pero siguió corriendo con sus amigos y siempre recordó a su profesor, quien le había motivado para correr y hacer deporte.

(312 Palabras)

Anónimo dijo...

-Hubo una vez un montañero famoso llamado Nicolas conocido en todo el mundo por haber escalado el Everest con la sola ayuda de un pico y una cuerda.
La gente solo recuerda su gran hazaña pero no por lo que tubo que pasar hasta llegar a la cima,y hoy contare esa historia, como ejemplo de SUPERACIÓN,y de COMPAÑERISMO.

Por entonces Nicolas era un joven montañero que apenas había escalado unas cuantas montañas y ni la mitad de altas como el Everest, pero un día su amigo y mentor Roberto le propuso subir a esta gigante montaña helada como ultimo reto de su vida, ya que tenia 50 años y era la ultima gran cima que le faltaba por subir.

Nico,que así le llamaban sus amigos,dudo durante un par de días,ya que era el mayor reto al que se iba a enfrentar en sus años de montañero y no era para nada fácil, pero se había marcado varias METAS en su vida,entre ellas subir algún día al Everest y ya que se le presentaba esta oportunidad no la podía dejar pasar.

Tardaron 2 semanas en prepararlo todo, las mochilas,los víveres ,las tiendas para acampar , y todo tipo de material que fuera necesario para asegurar su supervivencia.
El Martes 24 de Abril era la gran fecha, y a las 7 de la mañana de ese día marcharon desde el hotel donde estaban alojados a la base de la gran montaña , allí se juntaron con un grupo de 8 Sherpas que les acompañarían durante su travesía.

Durante los primeros días todo iba bien, los plazos se cumplían y llegaban a cada base antes del anochecer, donde se refugiaban esperando la mañana, pero el tercer día una imprevista y muy fuerte ventisca cubrió de nieve todo el campamento base y borro el camino que llevaba al siguiente.
Nuestros montañeros no podían refugiarse y sufrían las horribles rachas de viento helado en sus caras, los Sherpas conducieron a Nico y a Roberto a un cueva situada 100 metros por delante de el campamento que les serviría de refugio esa noche.

Los Sherpas no iban a continuar pues como les habían dicho por radio la tormenta no acabaría hasta pasado dos días, pero Nico y Roberto tenían una VOLUNTAD de hierro y no se iban a rendir después de todo lo que habían ascendido ya , así que esta vez sin la ayuda de los Sherpas se dirigieron a la cima ,pero a 3 km de ella Roberto piso una zona muy frágil que se rompió y hizo que se dislocara un brazo y se fracturara la pierna, con la ayuda de Nico recolocaron el brazo , e hicieron una estructura para mantener la pierna inmóvil. Roberto le dijo a Nico que continuara él ,pues si tenia que cargar con él morirían los dos pero Nico lo ató con una cuerda y obró lo que nadie pensaba que harían,llegaron a la cima del Everest.

Jonás Lázaro Lasso 1º Bachillerato A

Jenny Pérez dijo...

Era verano, Leyre y Judyth eran dos AMIGAS que estaban deseando que llegara el día que les dieran las vacaciones porque como cada año, irían a su apartamento, cerca de la playa. Leyre y Judyth se conocían desde pequeñas, debido a que sus padres eran muy amigos y pasaban todos los veranos juntas. A medida que pasaban los años, la tradición seguía , cenaban juntos, y como no, ellas pasaban el día entero juntas, hasta el punto de solo separarse para dormir; pero ellas crecían y ese verano algo cambió. Llegó la crisis y muchos de los amigos que tenían en la playa, no iban a ir y ellas no tenían nada que hacer, pasaban tardes y tardes viendo la tele. Una de estas tardes habían cortado la serie favorita de Leyre y haciendo zapping, acabaron viendo un partido de vóley.
Leyre era una chica muy relajada, a la que no le gustaba hacer ningún tipo de ESFUERZO ya que cogió cierta manía al deporta ya que cuando tan solo tenía seis años, jugando a baloncesto con sus compañeros de clase, se calló y se hizo un esguince poco antes de coger las vacaciones de verano, lo que le llevó a ver a todos sus amigos de los apartamentos cercanos al suyo bañándose, y ella sentada sin poder hacer ningún esfuerzo. En cambio Judyth se intentaba superar en cada deporte, aunque solo fuera para DESCONECTAR ya que era muy buena estudiante y en su casa había muchos problemas con sus hermanos mayores. A Judyth le llamó mucho la atención el vóley y se empezó a interesarse por él, cada mañana bajaba a la playa hasta que un día consiguió hacer un equipo. Al principio le fue costoso porque a pesar de que le gustaba el deporte, nunca lo había practicado en la playa, pero, a pesar de las agujetas, no se rendía porque disfrutaba. Leyre, que veía como disfrutaba, llegó un punto en el que se quiso unir, así conocieron gente, hicieron nuevas amistades y, sobretodo, consiguieron que a Leyre le volviera a gustar el deporte.
Cuando se quisieron dar cuenta, era el día de regreso a la Ciudad y se les había pasado el verano mucho más rápido que nunca. A pesar de que jugar a vóley había empezado como una actividad de tiempo libre, en la ciudad no dejaron de practicarlo hasta el punto de ser jugadoras de vóley profesionales.

Jennifer Pérez Hernando 1º Bachillerato A

Anónimo dijo...

Marcos nunca había tenido el cuerpo que deseaba, siempre se sentía diferente al resto de sus compañeros. En las clases de educación física del colegio se cansaba antes y más que los demás. Sabía que si seguía aumentando de peso podría tener problemas de SALUD y decidió cambiar esa situación.
Empezó con mucho OPTIMISMO una rutina que se había fijado y debía cumplir si quería alcanzar su OBJETIVO. Salía a correr algunas mañanas, iba al gimnasio la mayoría de las tardes, cuidó su alimentación… Las semanas iban pasando y Marcos no notaba cambios en su cuerpo, aunque algunas personas que no le veían desde hacía tiempo le decían que estaba mejor. Estuvo a punto de abandonar, era consciente de que se iba a tener que esforzar mucho y ser constante en sus hábitos, y no estaba seguro de que pudiera hacerlo. Respiró profundamente, se tranquilizó y se puso a pensar. Llegó a la conclusión de que valía la pena seguir y de que contaba con el apoyo de su familia y amigos. Iba a sufrir durante unos meses, pero no era comparable con lo bien que se iba a sentir con su cuerpo durante el resto de su vida si seguía manteniendo unos hábitos saludables, así que sin dudarlo ni un segundo más decidió continuar con lo que había empezado. Cogió su mochila y se fue al gimnasio con más ganas que nunca.
Cada mes se subía a la báscula con la esperanza de haber bajado de peso. A medida que pasaba el tiempo se sentía mejor con él mismo, ya no le importaba lo que dijeran sobre su cuerpo porque veía gran mejora. Marcos tenía más VITALIDAD que nunca. Incluso cuando logró el peso que se había propuesto siguió haciendo ejercicio porque le gustaba, era una forma de liberarse.
Se dio cuenta de que su vida había cambiado a mejor. Ya no tenía tantos complejos, no le costaba relacionarse con la gente por miedo a que le miraran mal por su físico, se movía con más agilidad y no le costaba hacer grandes esfuerzos. Incluso era más feliz. Marcos se sentía bien con su aspecto aún sabiendo que no era el más guapo y que había muchos más delgados y fuertes que él. Sabía que había mejorado físicamente pero sobre todo, que había mejorado su salud. Se sentía capaz de hacer cosas que antes nunca hubiera imaginado.

Irene Collado Cabanillas, 1º Bachillerato A.

Anónimo dijo...

Dominique soriano durán 3ºB

En un pequeño pueblo de valencia llamado paterna se encontraba un niño llamado Alfredo que jugaba al futbol el pobre Alfredo tuvo que pasar por muchas desgracias ya que su madre murió cuando él era pequeño por una enfermedad Alfredo se quedó con su padre pero su padre se quedó sin trabajo y estuvo varios meses buscando pero el pobre padre de Alberto no encontró trabajo a sí que el padre desesperado por los pagos atrasados y por la hipoteca y todo se engancho al alcohol y el poco dinero que tenían se lo gastaba su padre en alcohol un día volviendo el padre de Alfredo del bar iba a cruzar la carretera y le atropello un coche murió al instante del golpe tan fuerte que le habían dado en la cabeza Alfredo se quedó sin padres a sí que se tuvo que ir a vivir con su tío manolo y tuvo que luchar para seguir a adelante con su vida puso todo su esfuerzo para sacarse sus estudios de la eso y lo consiguió y decidió hacer un módulo informativo de informática que era lo que más le gustaba y con mucho esfuerzo y dedicación consiguió hacer su sueño realidad que era sacarse el módulo de informática después de sacarse el modulo le contrataron en una tienda de informática de su pueblo y con el sueldo que le pagaban al mes se puedo alquilar un piso e irse de casa de si tío cuando tuvo su casa propia se instaló y conoció a su vecina de enfrente que se llamaba Sara y se cayeron muy bien y un día Alfredo trabajando en la tienda él estaba atendiendo a los clientes y entro la mujer de su vida Alfredo fue listo y le dijo que si quería quedar con él para tomar algo y la chica dijo que si después de eso ahora Alfredo está casado con ella y tienen un hijo.

322 PALABRAS

Anónimo dijo...

Héctor era un chico con un físico no muy exótico, a sus 17 años de edad seguía siendo la última persona en ser escogida por sus compañeros cuando se organizaban cualquier tipo de actividades físicas por equipos. Siempre le habría gustado tener más habilidad con los deportes, pero su físico no se lo permitía. Tenía una mente brillante la cual la potenciaba muchísimo con temas de la tecnología.
Después de hacer la prueba de selectividad, antes de entrar en la universidad, Héctor, ese verano, se propuso ponerse en forma.
Sabía que a base de CONSTANCIA, MOTIVACIÓN y GANAS podía conseguir lo que se propusiera.
Empezó con dietas, para evitar comidas no saludables y con ejercicio diario con un mínimo de dos horas.
Sus amigos los cuales siempre le habían recomendado hacer algo de deporte, le dijeron que debía ponerse pequeñas metas cada día como método de SUPERACIÓN, para así poder sentirse reconfortado a lo largo del día por llegar a su propia meta. Así lo hizo.
Pasó el mes de julio y Héctor se sentía mejor consigo mismo tanto física como mentalmente. Cada día aspiraba a más que la jornada anterior. Empezó a tener más seguridad en sí mismo, a hablar con chicas y relacionarse de manera mucho más abierta, sin coacciones ni vergüenzas con gente que no conocía de mucho.
En todo momento todas las personas más cercanas a él lo apoyaron, todos sabían que podía conseguir todo aquello que se planteara.
Acabó el verano, y con ello empezó la universidad, había logrado reducir 15 quilos de su peso y se encontraba en el peso ideal respecto a su forma física.
Desde ese momento continuó con el ejercicio; corría, cogía la bici, jugaba al fútbol, etc… Descubrió que el deporte para él era un método de LIBERACIÓN perfecto.
Ana Bailén Llabata 4º ESO - A

Carmen Montoya dijo...

En un mundo en el que el racismo está presente se dio esta pequeña historia.
Álex era un chico de color, sus compañeros en el patio y en todos los rincones del colegio le dejaban de lado y le creían inferior a ellos, nunca se habían parado a pensar que él era completamente igual que ellos y que sería un buen fichaje para su equipo de fútbol ya que Álex era un niño muy bueno jugando a fútbol en su país donde triunfó pero se tuvo que venir a España para poder vivir mejor porque allí estaban en guerra y no tenía seguridad, ni educación, ni podía cubrir las necesidades básicas de cualquier ser humano. A Álex como a muchos otros niños se les ha dado la oportunidad de cambiar su vida gracias al deporte, en este caso en concreto a Álex se le propuso venir a España a jugar en un equipo español y dejarlo todo, su familia, sus AMIGOS, su vida… sus padres y él no lo dudaron porque sabían que tanto ellos como su hijo tendrían un mejor futuro, una vida normal. Lo que Álex no se esperaba es que los niños fueran a marginarle por su color.
Un día Álex en la clase de educación física se puso a jugar a fútbol con un equipo que formó con sus compañeras a las que tampoco los chicos de clase veían capacitadas para jugar con ellos y siempre las tomaban a broma cuando les proponían jugar a fútbol o a cualquier otro deporte con ellos. Su profesor de Educación física y todos los chicos se quedaron asombrados al ver a Álex y a las chicas jugar con tanto COMPAÑERISMO en el campo e incluso a los chicos les dio un poco de envidia y les pidieron jugar. Álex y las chicas lo estuvieron hablando y llegaron a la conclusión de que jugarían su equipo de chicas y Álex contra ellos y ellos claramente aceptaron. Al día siguiente cuando llegó la hora del recreo, se pusieron a jugar y para la sorpresa de todos los presentes y de los chicos que no daban crédito, el equipo mixto les ganó 6-2, los chicos entendieron que ni el color ni el sexo de las personas influía en el deporte ni en cualquier otra cosa, pidieron perdón a Álex y a sus compañeras y aquello que empezó en dar una lección o quizás una venganza, se convirtió en una lección aprendida por todo el colegio ya que nunca más se volvieron a ver grupos masculinos o femeninos sino que todos convivían y se DIVERTÍAN juntos.

Anónimo dijo...

Comencé a formarme en cierto deporte desde edad temprana, mi padre siempre había querido que lo practicara, a mí me gustaba, me entretenía. Pasaron los años, fui aprendiendo y mejorando. ''El mejor del equipo'' - decía mi padre, ''tendrían que ponerte en un equipo mejor'' – me insistía.

Me apuntó en un buen club de la zona y cada año me buscaba uno mejor; a mí no me gustaba cambiar tanto de amigos pero siempre me convencía diciéndome que ese año ganaría más partidos.

No me imaginaba mi vida sin el deporte, formaba parte de mí. A pesar de mi ESFUERZO y DEDICACIÓN, mi padre me exigía más y más... y me reñía cada vez que jugaba mal, yo lloraba, pues no quería decepcionarle.

Seguí creciendo y jugué en buenas categorías, se hablaba bien de mis habilidades para el deporte, en especial para ese; los padres de mis compañeros me felicitaban después de los partidos, incluso algún ojeador de cierto club importante se dejó caer por las instalaciones donde yo jugaba. Pero ocurrió que cuanto más mayor me hacía, menos me esforzaba y más me daba cuenta de la PEREZA que me daba entrenar e ir a jugar, y claro, mi padre me insistía y yo iba año tras año; pero alcancé una edad en la que le dije a mi padre que no quería seguir jugando, me había cansado de los chillidos desde el público, de las broncas en casa, de no poder fallar; yo jugaba por DIVERSIÓN, por amor al deporte.

Me encantaba ese deporte, pero mi padre se había cargado esas ganas, esa ilusión por practicarlo. Cuando la educación deportiva de un chaval no es la correcta, se pierde el gusto por el ejercicio físico y lo que implica el no hacer dicho ejercicio. Y es que el deporte no solo es físico, sino también requiere una preparación psicológica. El daño psicológico que se me hizo me hace escribir esta historia en pasado y no en presente.

Javier Berga García 1º Bachiller B

Anónimo dijo...

Microrelato
Hugo siempre había estado muy bien de SALUD y muy contento con su aspecto físico. Era el tipo de chico que tenía buen cuerpo, estaba fuerte y le gustaba mucho hacer deporte cada día.
Como cada día Hugo al acabar las clases se iba a correr sus 10 kilómetros diarios. A Hugo le gustaba ir a correr por el bosque, porque decía que ahí se sentía libre y muy agusto. Un día mientras que iba corriendo pasó por un hoyo y con toda la mala suerte que se tropezó, cayó y se rompió el pie derecho. Como pudo llamo por teléfono a una ambulancia y les indicó su ubicación para que fueran a por él.
En el hospital los médicos le dijeron que iba a ir para largo la recuperación del pie ya que le tenían que operar y era una operación larga, peligrosa y costosa de recuperar. Hugo estaba muy triste y no se podía creer que tuviera que estar alrededor de un mes sin poder moverse ya que tenía que tener el pie quieto.
A raíz del accidente y de que no se podía mover Hugo empezó a tener problemas y a engordar. No se podía creer lo que le estaba pasando no se sentía bien consigo mismo y se estaba dando cuenta de que no tenía el mismo aspecto físico que tenía antes y eso no le gustaba nada. Cuando por fin se recuperó del pie había engordado unos 10 quilos ya que al no poderse mover ni poder hacer nada engordaba muy rápidamente.
En cuanto pudo quiso volver a su rutina que tenía antes del accidente para poder tener la SATISFACCIÓN de poder estar como antes.
Al mes y poco gracias a su afán de SUPERACIÓN Hugo pudo conseguir volver a su peso y a su aspecto del principio. Se sintió muy orgulloso de el mismo al haber podido conseguir todo esto.

316 palabras

Chavela Guzmán Segura 1º Bachillerato A

Anónimo dijo...

Felix Acebedo 1 BACH B Microrrelato

Todo comenzó en un día que pintaba ser un día muy grande, Martina se disponía a correr la final del campeonato del mundo de dos-cientos metros vallas, diez segundos después de que sonara el disparo las atletas se disponian a saltar la segunda valla, cuando Martina tropezó, al caer se golpeó fuertemente con su pierna en la valla, con la mala suerte de romperse la rotula en tres fragmentos diferentes. Fue trasladada a el hospital más cercano donde posteriormente la operaron.
Después de la operación, Martina pensó en todo el ESFUERZO que supuso el prepararse e ir con opciones a la final del campeonato del mundo de dos-cientos metros vallas, y entro en un momento de agobio, pero su família, que en ese momento se encontraba a su lado dandole ánimos, consiguió que Martina cambiase su pensamiento y se propusiese volver a intentar ser campeona del mundo.
Después de un año de rehabilitación empezó a prepararse, después de muchas sesiones de entrenamiento ella ya se notó mucha mejoría en su rodilla y muy buenas sensaciones. Al cabo de los dos años de entrenamiento, después de la CONSTANCIA de Martina en sus entrenamientos, su PASIÓN por el atletismo y su afán de SUPERACIÓN consiguió volver a un alto nivel de competición.
Ya solo quedaba un año para poder volver a ir al campeonato del mundo de dos-cientos metros vallas, ya habia conseguido lo más dificil y sus tiempos empezaban a parecerse a los anteriores a la lesión, Martina empezó a ilusionarse y cuando solo faltaban cuatro meses para la gran cita empezó a prepararse con mucha más insistencia, consiguió algo que el día que se lesionó y los posteriores jamás hubiese imaginado que era mejorar los tiempos de antes de lesionarse.
Llegó el gran día para Martina, saltaron a la pista las ocho atletas que se disponian a correr la final, Martina salía por la calle número dos, sonó el disparo i en el segundo ocho cuando se disponía a saltar la segunda valla ella se sentía muy nerviosa, por ser en la valla donde se lesionó, pero la superó y a parti de ahí la carrera no fue demasiado dura, consiguió ganar a sus siete oponentes sin mucha dificultad y alzarse con el gran logro, nunca dejes de perseguir tu gran sueño, porque nunca sabes cuando se va a cumplir.

Alfonso Tolsada dijo...

Nuestra historia fantastica iba a comenzar, nadie sabe lo que viene ni lo que vendrá, nadie sabe como acabará ni como empezará, de hecho, nadie sabe que el mundo que conocemos esta apunto de intentar ser detruido por unos especimenes inteligentes creados por la malconservción del planeta Tierra.
Era un dia de invierno en la cual nuestro amigo Mononks se despertaba para un grandioso dia de entrenamiento, se vistió como lo hacia habitalmente, sus zapatillas, sus pantalones, camiseta, mochila, y partia para comenzar su entrenamiento. Cuando se reunió con sus dos compañeros de grupo comenzó el entrenamiento. Ponian al limite sus habilidades combinandolas de mil formas diferentes pero no sabian como aumentar su agilidad y destreza en el Parkour. Cuando estan volviendo de su rutina un estallido brutal se escucha, y al instante coches de policia por un lado, ambulancias por otro, bomberos, la curiosidad del grupo hizo seguir el rastro del estallido lo cual provenia de una gran falla en medio de la tierra, de la cual salian especimenes extraños. Uno de ellos cual parecia ser el portavoz de todos ellos se acercó a Motrenks, lo cogió del ceullo y lo lanzó, Konguenks se dispuso a intentar ayudarlo pero el especimen habló diciendo que dentro de 2 dias iba a dar comienzo una carrera, si konguenks perdía la Tierra será destruida, si ganaba se marcharían.
La carrerra sería sin ningun tipo de automovil ni nave espacial ni nada por el estilo, sería de un punto de la ciudad a otro punto, el que antes llegase seria el ganador, con la AUTOSUPERACION y OPTIMISMISMO de Konguenks podrían ganar esta batalla, pero no solo con eso se ganaría, estaba en su pellejo la supervivencia humana, con mucho ESFUERZO podrá ganar la carrera. Un señor mayor se dirigio al grupo diciendoles que no era la primera vez que sucedia esto, ya que el ser humano habia tirado desde hace muchos años comoponentes quimicos a lugares donde no debían; este señor les dijo un lugar donde poder entrenarse con intensidad durante esos dos dias ya que era de vida o muerte ganar esa carrera. Estuvo esos dos dias entrenandose hasta que llegó el dia.
La carrera disponia de dos salidas, la de konguenks y la del malvado Qwerty, la salida de uno era la llegada del otro, lo cual hacia que en mitad de la carrera se podian , o no, encontrarse, todo estaba preparado y la batalla iba a empezar. Tocó el pito de salida y konguenks corria como nunca lo habia hecho todos lo observaban, salvaba los obstaculos de la manera mas fluida que jamas se había visto, justo llegaron a la mitad del recorido a la misma vez, se detuvieron y se observaron pasaron uno junto al otro andando, y proseguireon la carrera , tras gastar todas us energias konguenks llegó antes que Qwerty al final y la Tierra estaba a salvo. Qwerty estaba cabreado y envidioso, apoyandose en que se habia dejado ganar y que no había entrenado, a lo que konguenks respondió " Ustedes, seres envidiosos nunca sabrán lo que es caminar de la mano del viento y poder volar", a lo que con su grupo se fueron a sus respectivas casas a que pasase el dia y comenzar otro dia de entrenamiento.

Anónimo dijo...

En un pueblo muy pequeño cerca de Valencia vivía una niña llamada Sofía. En el colegio no lo pasaba nada bien, le costaba integrarse con las niñas de su edad ya que a ella le gustaba el fútbol y por ese motivo se llevaba mejor con los chicos. Era una niña muy COMPETITIVA y CONSTANTE con aquello que quería, también era muy extrovertida y alegre.
Ella tenía claro que le encantaba practicar ese deporte y todo lo relacionado con él, e iba a luchar por, en un futuro, estar en un equipo reconocido aunque fuera un poco.
Sofía iba creciendo, y cuando tuvo la edad para apuntarse a un club y entrenar en un equipo, le pidió a sus padres que la apuntasen al de su pueblo y así lo hicieron. Iba a entrenar tres días por semana y en ese rato que entrenaba se sentía muy bien consigo misma, estaba haciendo lo que más le gustaba y cada día iba mejorando. El ESFUERZO que le suponía ir a entrenar por las tardes después de estar toda la mañana en el colegio era muy grande, pero ella, que era muy responsable, sabía compaginar las dos cosas. Conseguía sacar unas notas increíbles y en el fútbol era de las mejores de su equipo. Su rutina hasta que cumplió los dieciocho años era esa.
Al llegar a la mayoría de edad, unos ojeadores que habían ido a uno de los partidos que había jugado Sofía con su equipo decidieron ir a hablar con ella. Le dijeron que ellos la fichaban en un equipo superior al que estaba y que no tenía que irse de su pueblo ya que el campo de ese equipo estaba muy cerca de donde vivía. En ese momento, Sofía se sintió muy feliz y se dio cuenta de que luchar y perseguir su sueño había tenido su RECOMPENSA y que con CONSTANCIA todo se acababa consiguiendo. Así Sofía creció, estudió un grado superior y empezó a jugar en ese nuevo equipo donde todo le fue muy bien.

ENCARNA GONZÁLEZ MORALES, 1º BACH A.

Anónimo dijo...

Era ya bien entrada la noche cuando salía de la academia de baile, el CANSANCIO le podía y solo quería llegar a casa cuanto antes. Hoy el entrenamiento había sido duro pero nunca le faltaban las GANAS de seguir bailando y seguir superándose.
El día de la prueba para acceder al conservatorio se acercaba, pero sabía que con CONSTANCIA y ESFUERZO conseguiría su sueño: hacer del ballet su vida. Mientras tanto, seguía entrenando duro cada día junto con su profesora y sus compañeras. Cada vez que caía al suelo o algún movimiento o paso le resultaba complicado y tardaba más que las demás en aprendérselo, se recordaba así misma cual era su fin y no dejaba que nada le frenase, quizás solo por su entusiasmo merecía estar en lo más alto…
Hablaba con todo el mundo de ballet: sus padres, AMIGOS, en el instituto… Todo el mundo que supiera algo de ella sabía su gran PASIÓN por el ballet. Sus vestidos eran su mayor tesoro y los guardaba como tales, sus álbumes de fotos estaban llenos de recuerdos, desde sus inicios hasta su última actuación; nunca se cansaría de vivir en los escenarios, donde se sentía libre y ella misma. Soñaba con las más grandes y poder, algún día, compartir escenario con ellas.
Poco a poco pasaron los días y cada vez quedaba menos para la gran prueba. A falta de unas semanas para la gran prueba, comenzaban los preparativos de vestuario, peinado, etc. Su vestuario estaría combinado de colores lila y rosa a juego con sus puntas de ballet. Sus nervios estaban a flor de piel pero nada la podría parar, ahora no se iba a echar atrás, sabía que no estaba sola. Pasaron las semanas y todo eran nervios, en casa no hacía otra cosa que bailar y ensayar y ensayar y más ensayar la coreografía; no podía permitirse ningún fallo, ahora no, su futuro y su vida estaban en juego.
Llego el gran día, los nervios no dejaban de ponerle la piel de gallina. Al aviso de que les tocaba ellas hacer la coreografía conjunta salieron al escenario con el moño bien apretado, puntas bien sujetas a los tobillos y espalda bien recta como de costumbre. La música empezó a sonar y, tras cuatro minutos de música a piano, la coreografía conjunto finalizó con gran éxito. Salieron del escenario en fila para esperar su turno. Tras esperar a que siete de sus diez compañeras salieran a hacer su actuación le tocaba a ella, había llegado el momento con el que tanto había soñado y no podía evitar recordar viejos tiempos. Salió al escenario y bailó como nunca y emocionó al jurado del conservatorio. Fue por esto y por su gran habilidad para bailar por lo que obtuvo una plaza en el conservatorio e hizo realidad su sueño: vivir en los escenarios y bailar con las más grandes.


Sara Ibáñez Cano 1º Bachiller A

Anónimo dijo...

Paula Herrero 1 Bach B

UN FATAL ACCIDENTE

Sofía era una chica normal, tenía 12 años, iba al instituto, salía con sus amigas y tocaba el piano en sus ratos libres. Algo que no hacía era practicar un deporte habitualmente, sí que era buena en sus clases de educación física y en verano realizaba muchas actividades físicas diferentes; pero, no había un deporte que hubiera llamado completamente su atención y prefería dedicar su tiempo a otras cosas.

Un maldito día, un martes frio de febrero, su madre había ido a recogerla en coche al instituto y mientras volvían a casa algo horrible pasó. Un camión que venía por su derecha, se saltó un stop y chocó completamente contra el lado en el que Sofía estaba sentada. A partir de ahí ella ya no recuerda nada, lo siguiente que está en su memoria es la imagen de ella despertando en un hospital y su madre y su padre que estaban a su lado.

Sofía había sufrido un fatal accidente, había estado en coma varias horas y lo peor fue que el golpe afectó a su columna vertebral y se quedó paraplégica. Le costó mucho tiempo asumir el toda la nueva situación que iba a vivir, pasó mucho tiempo encerrada en casa, sin querer ver a nadie; hasta que un día, a sus amigas, que echaban mucho de menos a la Sofía de antes, se les ocurrió la idea de que podían a convencer a Sofía para que se apuntara al equipo de baloncesto para personas en silla de ruedas que había en su ciudad. Esto le ayudaría a DESCONECTAR y además así conocería a más gente con su problema y sería mejor para ella.

Al llegar allí ella se dio cuenta de que la trataban como a una persona normal y que por una vez desde el accidente se sentía igual e integrada dentro de un grupo de personas. Allí pudo conocer también al equipo profesional, unas chicas que realmente eran un claro ejemplo de SUPERACIÓN; así que decidió apuntarse.

Durante muchos años Sofía ha estado yendo a entrenar tres veces a la semana y con mucho ESFUERZO ha conseguido llegar al equipo profesional. Ahora le han ofrecido un puesto en un equipo de los Estados Unidos y no para de agradecer a sus amigas que un día la convencieran para que iniciara lo que le dio de vuelta la felicidad y las ganas de vivir y lo que ahora para ella es toda una forma de vida.

Jorge Alberca dijo...

Rubén era un adolescente de 16 años muy sedentario, tenía sobrepeso y el médico le dijo que debía de hacer ejercio, por el bien de su SALUD, ya que si no podía sufrir graves enfermedades cardiovasculares, el problema que tenía Rubén era que siempre había tenido una gran PEREZA , pero cuando le dijeron que podía tener enfermedades , le dijo a su madre que se iba a poner a correr. Esa misma tarde se fueron a comprarle el material, cuando le compraron las zapatillas a Rubén se le veía con ILUSIÓN , jamás había tenido tantas ganas de hacer deporte como las tenía ahora.
Esa misma tarde Rubén empezó a correr, no a un ritmo muy rápido ni una gran distancia, pero si con una enorme ENERGÍA, el primer día recorrió 3 km , para no haber hecho deporte estaba muy bien.
Un mes mas tarde Rubén había perdido 15 kilos, ya estaba en los 85 y se sentía con mucha más VITALIDAD y con mejor salud , ya podía correr 10 km sin problemas, estaba mucho mas endurecido, se le había ido la grasa que antes le sobraba, es decir su aspecto había cambiado por completo, lo que antes era una obligación ahora era un placer hacer deporte, sobretodo le gustaba el correr , le liberaba del estrés, le hacia sentirse mucho mejor , le hacía tener un mayor OPTIMISMO, estar más feliz y recorrer sitios y rutas que jamás había visto.
Rubén se apunto a un club de atletismo, quería hacer carreras, maratones, etc. . A Rubén se le veía ilusionado, con una gran DEDICACIÓN y con un OBJETIVO que era correr una maratón.
Rubén se entreno muy duro durante 6 meses, todos los días corría, el deporte se había convertido en rutina, le encantaba, por ello se presentó a una maratón, el objetivo no era ganar, si no poder terminarla.
EL domingo siguiente fue la maratón, pese a que los últimos kilómetros fueron los peores, Rubén sintió por dentro algo que le hacía no parar de correr y consiguió quedar 3º, lo que le hizo quedar tercero fue el amor que cogió al deporte, que le hacía SUPERARSE día tras día.

Jorge Alberca 1ºA Bachiller.

Casandra García 1ºBach. B dijo...

Suena el pitido que da señal de los últimos dos minutos de partido. Nos reunimos en corro todo el equipo para que el quaterback nos indique la jugada. California 88. Esa es la jugada. Básicamente yo tenía que correr 10 yardas y volver dibujando un uno, mientras que el otro receptor se cruzaba detrás de mí y giraba 90º. Ya teníamos clara la jugada, la tenía bastante fresca, puesto que era la última que me había aprendido del libro de jugadas, casi cien folios, una tortura.

Sonó de nuevo el pitido del árbitro que marcaba el final del tiempo muerto. Volvíamos al campo. Nos pusimos en posición, yo a la izquierda del quaterback cuando sonó el ‘Hoot’ que indicaba que este estaba listo. El linerbacker le pasó la pelota al quaterback entonces y empezamos la jugada.

Salgo disparado a toda velocidad, concentrado en la final. Estábamos a tan solo 15 yardas de la M zone (la zona de touchdown), era el tercer down, solo nos quedaba un intento. Nos ganaban por dos puntos.

Canelo, el quaterback recibe el balón y hace el amago de pasarlo al corredor, Forner, en modo de distracción y nos mira a mí y a Buba, el otro receptor. Estamos desmarcados y lanza el balón hacia nosotros. No tengo muy claro hacia quién va dirigido ya que nos estábamos cruzando, pero por si acaso salto y estiro el brazo a ver si lo alcanzo y lo rozo con los dedos y desvío su trayectoria. En ese momento me viene a la mente millones de imágenes vividas antes de llegar hasta aquí, todos aquellos entrenamientos desde el primer día cuando yo no sabía muy bien donde me metía…

Ese día que decidimos apuntarnos a fútbol americano Forner y yo. Llegamos en pretemporada y nos probaron en distintas posiciones para saber dónde jugar. No lanzábamos muy bien y nos descartaron de quaterbacks y me pusieron de receptor y a Forner de corredor. Los entrenamientos eran difíciles, desde el primer minuto hasta el último no parábamos de movernos. Llegábamos y corríamos varias vueltas al campo y después seguíamos sus pitidos y nos poníamos a calentar. El primer pitido indicaba que fuéramos al suelo; otro, de espaldas; otro, arriba y así bastante rato. Tardamos dos entrenamientos en ver la pelota. El equipo era muy variado, desde defensas, gordos, hasta corredores esqueléticos, pasando por mí que era el que más golpes se llevaba. Fuimos recibidos por nuestro capitán, Canelo, que nos fue presentando uno a uno, se respiraba COMPAÑERISMO.Cada entrenamiento era un suplicio para mí, aunque se hacía más leve con la ayuda de ellos.

SUDOR, lágrimas y ESFUERZO nos ha costado llegar a la final y aquí estamos con ese balón cayendo y yo aún sin saber si era para mí.

Aún sin tenerlo seguro sobre mi coraza, empecé la marcha, creo que no había corrido tan rápido en mi vida, las pulsaciones aumentaban, cada vez más cerca de mi meta.

El campeonato es nuestro.


Casandra García 1º Bachillerato B

Mar Nieto dijo...

Hugo pensó que su vida se derrumbaba.
Un día iba en la bici como cada tarde cuando salía a hacer un poco de ejercicio. Se ponía su MÚSICA, su casco, y pedaleaba y pedaleaba. Lo que él no sabía es que ese día su vida iba a cambiar por completo, simplemente porque un coche se saltó un stop.
Hugo en el hospital, no recordaba nada de lo que había pasado. Su último recuerdo era él yendo en bici. ¿Qué me ha pasado?, se preguntaba, ¿por qué no siento las piernas?, se miraba y ahí estaban pero intentaba moverlas y no podía. Tras unos minutos de desconcierto llegaron sus padres y le dijeron lo que había pasado, Hugo había sufrido una lesión que le había incapacitado, ya no podía andar.
En ese momento Hugo pensó que su vida se derrumbaba, llevaba toda su vida haciendo deporte, y su día a día se componía por: amigos, deporte y estudios. ¿Qué iba a hacer ahora?
Se pasó un par de meses sin salir de casa, no se sentía con fuerzas ni físicas ni mentales. Hasta que una mañana se despertó y llamó a su padre para que le ayudase a ir al salón, aun le costaba subirse el solo a la silla de ruedas. Allí estaba la tele encendida, su padre la estaba viendo, los juegos paraolímpicos. Cientos de personas con discapacidades haciendo cantidad de deportes que Hugo creía imposible que se podían hacer sin disponer de la movilidad de todo el cuerpo. A raíz de esto empezó a informarse y vio que dentro de unas semanas se organizaba un campus baloncesto de 10 días para jóvenes con discapacidad.
Estuvo un tiempo pensándoselo ya que le daba miedo, no se sentía capaz ni seguro. Pero su familia y AMIGOS le apoyaron y le animaron. Y tres semanas más tarde sus padres le dejaban junto al resto de jóvenes en la estación de autobuses.
Empezó las actividades nada más llegar y lo primero que sintió fue SATISFACCIÓN, vio que lo que él no se creía capaz de hacer lo conseguía y no había cosa que le causase más ALEGRÍA.
Al acabar el campus quiso apuntarse a un equipo de baloncesto, y así lo hizo. Se sentía a gusto, había mucho COMPAÑERISMO, y a pesar de tener que trabajar con CONSTANCIA, para él el baloncesto ya era una PASIÓN.
Y así Hugo continuo con su vida, con OPTIMISMO, sin tener más barreras y disfrutando de su vida.

Mar Nieto- 1º Bachiller A

Anónimo dijo...

Sergio era un niño pequeño de 7 años, vivía en Valencia y tenía una OBSESIÓN por el deporte. En este caso por el cual el cual tenía GANAS de practicar era el fútbol. Este AMOR por el fútbol viene de familia, ya que su hermano Juan y su padre Manuel, lo han practicado.
Gracias a que su familia era bastante adinerada, todos ellos han entrenado en el Valencia, que no todos se lo podían permitir. Y él no quería ser menos, tenía un gran DESEO por llegar a los 8 años, que era cuando iba a empezar, para entrenar en el Valencia.
Sergio cumplía los años el día 8 de Septiembre, y cada vez quedaba menos, y su ILUSIÓN por jugar a fútbol en el Valencia iban aumentando.
Una vez cumplió los años, sus padres lo apuntaron al fútbol. Por una parte tenía un poco de DUDA, pero, a la vez GANAS de empezar ya a entrenar y poder cumplir ya su OBJETIVO aunque aún quedaba un largo camino.

La DUDA la tenía porque todos sus amigos entrenaban todos juntos, pero en un equipo inferior y más económico, pero él quería irse a lo mejor para estar mejor preparado en un futuro.

Al final, fue a entrenar al Valencia, nada más cumplir los 8 años.
El primero entrenamiento lo DISFRUTÓ como ninguno, estuvo un poco tímido. ya que no conocía a nadie y al principio le costó soltarse un poco.

Le empleó mucho ESFUERZO e ÍMPETU para cogerse bien al ritmo del equipo. Estando el equipo muy UNIDO, ese año se alzaron con la liga.

Al año siguiente, Pablo se dio cuenta que es mejor jugar con amigos, porque tienes más CONFIANZA y las cosas salen mejor. El segundo año abandonó el equipo del Valencia, y se fue a jugar con todos sus amigos y recuperó toda la ILUSIÓN que de verdad se siente al jugar al fútbol.

Pablo López 1º A Bachiller.

Paula Tomás dijo...

El despertador suena, solamente llego a abrir un ojo y ha apagarlo. Son las seis de la mañana y creo que estoy medio muerta, el fin de semana fue muy largo, me miro al espejo para hacerme una coleta y bajo a tomarme un café que sea suficiente para darme esa ENERGIA que necesito. Salgo de casa y me pongo los auriculares, dejo que suene la MÚSICA y de repente empiezo a correr; lo primero que siento es el viento en mi cara y esas ansias de LIBERTAD que te hacen seguir hacia delante, respiro fuerte y empiezo a correr mas fuerte hasta que llego a mi parque de todos los días, saludo a Raúl, el encargado de limpieza de el parque, bebo agua y doy media vuelta hasta llegar a casa.

Son las 8 y entro a trabajar, me llamo Paula y trabajo en una escuela haciendo deportes acuáticos como rafting, natación o buceo. Al llegar hoy, mi compañera Elena me dice que me toca el grupo de principiantes, estos son un grupo de personas que no saben nadar y quieren aprender, por lo tanto estaré todo el día con ellos en la piscina.

Una vez les informo de lo que vamos ha hacer y como vamos a funcionar, nos vamos a la piscina donde les doy todo lo necesario. Primero nos metemos poco a poco en la piscina para que el cuerpo se acostumbre a la temperatura del agua y para que se vayan soltando ya que la mayoría entran muy nerviosos; una vez estamos sobre veinte minutos empezamos con la clase, les doy los manguitos o los corchos y les enseño como mover las piernas y una vez aprenden eso les enseño como mover los brazos y como respirar adecuadamente. Normalmente son muy obedientes aunque a algunos les cuestas un poco, pero al final del día todos aprenden a nadar, pero aun así los seguiré viendo para perfeccionar cosas.

Al acabar con ellos me doy cuenta de que aun son las 7 de la tarde y por lo tanto me da tiempo de ir a nadar, pero yo prefiero nadar en la playa ya que he estado todo el día en la piscina. Tengo la suerte de tener la playa a cinco minutos andando y como la piscina la tengo que cerrar yo, dejo los trastos y me voy a nadar. Una vez llego me alegro de que no haya nadie, entonces me sumerjo en el agua y nado hasta que me doy cuenta de que esta atardeciendo y simplemente mientras floto miro como el sol se junta con el agua y me doy cuenta de cómo es de perfecto ese momento.

PAULA TOMÁS COLLADO 1ºBachillerato B

Alejandro dijo...

Esta no es la típica historia de SUPERACIÓN que encontrarías en cualquier libro de la biblioteca municipal de tu pueblo, esta es mi historia de SUPERACIÓN…
Cerré el libro que me había regalado mi madre, con la intención de distraerme de todo lo que había pasado, pero también para animarme y superar toda esta situación. Me encontraba otro día más en mi habitación, porque ya había pasado suficiente tiempo para que esa habitación de hospital fuese ya mía, parte de mí.
Bueno, siento no haberme presentado, pero yo fui un chico normal hasta hace unos nueve meses. Pero aún hay que moverse un poco más en el tiempo para explicar por qué estoy aquí. Todo empezó cuando yo tenía 5 años, mi padre me introdujo en este mundo, en él crecí y no hubiese cambiado nada si volviera al pasado, hablo del mundo de las motos.
En casa teníamos una moto de minicross y con tan sólo 4 años la cogí por primera vez. Recuerdo ese día, mi padre no me quitaba ojo de encima y no paraba de repetirme que con cuidado, normal, teniendo en cuenta que iba a lomos de una máquina capaz de alcanzar los 35 km/h y sobre todo por mi temprana edad. Pasaba el tiempo y mi padre se daba cuenta de que la moto y yo éramos uno, y decidió entrenarme para inscribirme en la primera carrera que disputé.
Todo salió bien, mis capacidades iban creciendo, yo crecía, maduraba y cada vez salían las cosas mejor. Decenas de carreras pasaron, y una tras otra yo las conquistaba, el tema tomaba seriedad, y mi padre, en quien confiaba más que en ningún otro, decidió inscribirme en carreras de verdad, motos de 450cc y de mucho mayor tamaño a lo que estaba acostumbrado.
Llegó el día de mi primera prueba con ese tipo de motos, el SUDOR recorría todo mi cuerpo, tenía esa sensación de no sentirme preparado, aun habiendo estado entrenado muy duro para ese día, pero por otro lado la MOTIVACIÓN que sentía, la cosa no empezaba a ser seria, ya era seria, estaba llegando a la META que tanto había soñado. Arranqué la moto, era una bestia para un niño de tan solo 14 años. Metí primera, solté embrague y salí lanzadísimo. Notaba que era la moto quien mandaba y no yo, al contrario de lo que siempre decía mi padre, sé tú quien controle la moto. Pero yo quería conseguir mi sueño y seguí dando vueltas con la moto en el circuito, cada vez con más confianza y menos respeto. Y pasó lo inevitable, en el sexto viraje de la decimosexta vuelta, perdí el control de la moto, volé por los aires. Ni siquiera sé dónde fui a parar.
Sólo sé que estoy en la habitación 616 del hospital. Y quizá algún día, vuelva a comenzar la carrera, ¿qué carrera? No lo sé, sólo sé que esta es mi historia y no me gustaría que acabara en aquí.

Alejandro García 1º Bachillerato B

Anónimo dijo...

Alex y Juan dos intrepidos AMIGOS estaban sentados en el banco de un parque pensando que deberian hacer para ponerse en forma de cara al VERANO por que ellos mismos sentian como sus propios musculos se iban haciendo cada vez mas debiles. Debian ponerse en forma con un poco de SUDOR y ESFUERZO FISICO todo se podia consegir. Pensaban que con un poco de gimnasio todo se areglaria pero no era asi. Lo primero que hicieron fue ir a un nutricionista a que les aconsejara que dieta, pasos debian seguir para perder peso. Despues de esperar varias horas en la sala de espera era el turno de ellos, cuando entraron se sentaron y se pusieron a conversar con la medica. La cua les dijo que antes debia pesarlos, medirlos y que despues hablarian de lo que debian hacer. Al rato despues de hacer todo lo que les tenian que hacer se sentaron de nuevo y les dijo que debia tomar una dieta baja en calorias y que debian hacer mucho ejercio, al principio les costaria un poco pero despues todo seria una rutina les dio varios papeles con unas pequeñas indicaciones de lo que debian hacer apartir de ahora. Al dia siguiene cuando se despertaron no se acordaban de que ahora tenian una dieta la cual les decia que para desayunar debia tomar un cafe con leche, zumo natural y unas tostadas o cereales. A la hora de comer podian comer lo que fuera pero controlando las cantidades de comida ni mucho ni poco lo justo y de postre una fruta. Despues de comer debian ir al gimnasio y hacer unos cuantos ejercicios de pesas, correr y ir en bici. pasaron los dias y Alex y Juan debian volver al nutricionista para que comprobara que habian perdido peso. despues de esprar unos minutos pasaron a la consulta donde la medica les repitio las pruebas que debian hacerles al momento la medico les dijo que si habian perdido peso y que por suerte mas que el que ellos querian. Despues de todo Alex y Juan fueron felices.



346 palabras
R.Rolland jaffier Vazquez
3ºeso C

Pablo Bailén Llabata dijo...

María estaba acabando su último año de instituto, era una chica muy sociable, animada y estaba casi totalmente feliz con ella misma, ese casi que le faltaba para ser todo lo que quería llegar siendo a la universidad era su peso.
El instituto había sido su mejor etapa estudiantil, pero pensaba que podía conseguir más de la universidad y no quería que su problema de sobrepeso le influyera en su futura imagen. Por ello decidió que el VERANO en el que ella tenía 18 años lo dedicaría a cambiar su forma física por completo.
Consiguió un empleo en un bar de una amiga de su madre como camarera, y con el dinero que ganara se podría pagar el gimnasio al que se había apuntado y a su entrenador personal, Miguel, con quién estableció gran amistad ese verano.
Miguel empezó revisando su dieta de manera que le ayudaría a prepararse de forma saludable para el largo ENTRENAMIENTO que le quedaba por delante esos dos meses. Le prohibió muchas de las cosas que comía habitualmente y le explicó la dieta que debía seguir. Después de las pautas alimenticias pasaron a las físicas, ese verano iba a necesitar un gran ESFUERZO para lograr su principal objetivo: perder 30 kilos.
La primera semana de entrenamiento físico por poco lo deja debido a los duros ejercicios que hizo, pero Miguel la convenció para que lograse lo que se había propuesto; hacia todo tipo de actividades y cada vez las hacía más fuerte.
Cuando se acostumbró a su rutina le pareció totalmente genial el poder compartir sus sentimientos con cada uno de sus amigos y familiares, al final del verano se dio cuenta de que se había convertido en una persona nueva y mucho más segura de sí misma de lo que jamás pensó que llegaría a ser.
Entró en la universidad con 34 kilos menos que con los que había salido del instituto y con muchas nuevas amistades y ambiciones que ese verano le había dejado.
Pablo Bailén Llabata 4ºA

Anónimo dijo...

Ramón es un muy buen estudiante, su problema es que nunca consigue aprobar la asignatura de educación física y este es su último año de la ESO y necesita aprobarla para pasar al curso siguiente.
Siempre le ha aburrido mucho hacer deporte porque es una persona muy vaga hasta que un día decidió ponerse las pilas y empezar a hacer deporte por su cuenta para intentar aprobar la asignatura de educación física. Los primeros días estaba agotado pero le gustaba porque se dio cuenta de que hacer deporte era bastante DIVERTIDO y era bueno para la salud. El estaba muy MOTIVADO porque le encantaba hacer deporte y no sabía como había estado todo este tiempo sin hacer deporte y empezó a decantarse por el tenis pero un poco más tarde descubrió el atletismo y le encantó.
Aprendió que el deporte conllevaba mucho ESFUERZO y MOTIVACIÓN y ese año aprobó la asignatura y pudo pasar al curso siguiente y además de eso él se intereso por el deporte y decidió apuntarse a un club de atletismo cerca de su ciudad donde conoció a mucha gente que también le gustaba hacer deporte al final consiguió ser un gran atleta reconocido tanto nacionalmente como internacionalmente por su gran trayectoria profesional en el mundo del deporte consiguiendo muchos premios nacionales e internacionales como medallas en los JJOO que consiguió participar en tres diferentes porque como era un gran atleta pudo ir a sus primeros JJOO con muy poca edad.
Cuando decidió retirarse se convirtió en entrenador en la misma escuela en la que él empezó y entreno a muchos jóvenes atletas que le recordaban a él cuando era solo un adolescente y solo quería hacer deporte para sacarse el graduado de la ESO y animaba a muchos de sus alumnos diciéndoles que podrían llegar a donde llego él con mucho ESFUERZO, MOTIVACIÓN y sobre todo DIVERSIÓN.

DANIEL NAVARRO LOPEZ 4ºB

Anónimo dijo...

Me puse el gorro, me puse las gafas adecuadamente y subí a la plataforma. Esta contenía el número 5 y en ella me coloqué correctamente. Llegó la hora, la hora de saltar al agua, de nadar con todas mis fuerzas, de demostrar lo que valía. Bajo el agua se podía oír fácilmente los gritos de la gente, gritos llenos de fuerza, de apoyo. Mientras nadaba absorto en esos gritos llegué al final. Acabé la competición en primera posición sin prácticamente darme cuenta. Mientras celebraba mi triunfo, me desperté. Me desperté en medio de un charco de SUDOR del cual me era muy difícil escapar. Otra noche más. Las pesadillas habían vuelto. Había vuelto a ser consciente de la realidad en la que me encontraba. Un accidente de tráfico, una pierna menos, la depresión, el renuncio a mi posible carrera como nadador. Las lágrimas comenzaron a recorrer cada fación de mi cara, las cuerdas vocales estaban generando un estruendo que penetraba en mis tímpanos y la vecina, -como cada noche- estaba aporreando la puerta de mi apartamento con la intención de silenciarme.
Ni medicamentos, ni terapia, ni consejos de gente que no tiene ni puta idea pero pretendía ayudar. Todo era en vano. Había caído en una espiral que me destrozaba poco a poco.
Un día, un cinco de mayo, después de dos años y seis meses, decidí regresar. Manteniendo el equilibrio como podía, conseguí llegar al borde de la piscina, me senté en él, me puse el gorro y me coloqué las gafas. El agua fría acariciaba mi único pie y sin pensarlo dos veces me lancé sobre el agua. Me costó un buen rato adaptarme, al principio nadaba un poco ladeado y no me era nada fácil mantener la respiración. Tras ese día –no tan trágico como me lo imaginaba- volví a entrenar. Volví a sonreír más a menudo y transformé las pesadillas en ligeros recuerdos almacenados en la memoria. Salí de la depresión dejando las pastillas a un lado y centrándome en mi verdadera pasión, la natación.
Así que bueno, con OPTIMISMO y ESFUERZO conseguí el futuro que siempre había soñado, ya fuese con un miembro más o un miembro menos. Aprendí que todo el mundo está expuesto a cualquier cambio en su vida, a que no podemos asegurar nada. Aprendí que cuando perdemos algo, la felicidad, la pasión, las ganas de vivir, la única forma de recuperarlo es luchando por volverlo a tener, es dejando los llantos atrás.

Elena Bermudo García 3ºESO A

Anónimo dijo...

Nada es imposible
Había pasado 6 meses desde ese día sin embargo para mí ese momento estaba presente siempre, cada vez que veía unos patines todo se removía en mí y es que desde el accidente nunca más volví a ponerme los patines. Desde los 6 años patinar era mi vida, había ganado premios, competiciones todo por el ESFUERZO que hice desde el momento que sabía que eso era lo que quería sin embargo todo cambió el día que me caí y me rompí una pierna y un brazo, estaba recuperada sin embargo el miedo aun seguía en cada cm de mi cuerpo. Mis padres siempre me han ayudado y me han apoyado en todo, siempre han sabido cuales eran mis objetivos en este deporte sin embargo desde el día del accidente algo cambió para ellos y para mí también. La competición nacional se acercaba, mi entrenador estaba empeñado en que tenía que competir que aunque hubiera perdido tanto tiempo de entrenamiento podría quedar en muy buen sitio porque siempre había tenido una técnica genial sin embargo yo había renunciado a los entrenamientos, era como si se me hubiera olvidado la SATISFACCIÓN que me producía estar sobre los patines, era como volar, soñar estando despierta y es que sobre esos patines muchos de mis sueños se hicieron realidad. Decidí acudir al campeonato pero como espectadora, quería ver a mis compañeras, quería apoyarlas como me apoyaron ellas a mí en este tiempo. Cuando la competición empezó y vi a todas esas chicas patinando, todos los momentos vividos sobre la pista de hielo volvieron a mi cabeza, toda la felicidad que había vivido inundó mi cuerpo y en un impulso salí corriendo al vestuario donde estaba mi entrenador quien me dijo “Sabía que ibas a venir, sal allí y demuestra de que eres capaz” y me tendió mi vestido y mis patines. Antes de salir a la pista pensé “Nada es imposible, haz que todo el ESFUERZO,CANSANCIO y horas de entrenamiento valgan la pena,tú puedes lograrlo” y puse los pies sobre la pista y en ese momento solo estaba yo, el resto del mundo no importaba, hice la mejor actuación de mi vida y volví a sentir la felicidad que en un momento el accidente me quitó.
Juliana Bara 1ºA Bach

Andrea Esparcia dijo...

“Cada día la misma mierda” pensaba Tomás cuando tenía que aguantar como su padre le chillaba y le decía que si seguía con esa actitud no llegaría a nada en la vida. Tomás era un negado para el deporte y siempre lo hacía todo con muy pocas ganas, sólo le parecía que producía CANSANCIO cuando podía usar esa VITALIDAD en hacer otras cosas. Esto, poco a poco le fue causando un trauma puesto que en su familia casi todos habían tenido aptitudes para el deporte y habían conseguido algo en la vida y él no era capaz de hacerlo y lo veía un problema.

Un día, muy intrigado en cómo su abuelo había conseguido ganar la competición de natación aquel año fue directo a él y le preguntó:

-¿Cómo lo conseguiste yayo? Si te quedaste sin piernas en aquel accidente…

El abuelo, muy orgulloso de que su nieto quisiese saber cómo lo había conseguido, ya que nunca se interesaba por esas cosas, lo sentó y decidió contárselo.

“Mi sueño siempre fue participar en alguna competición de natación y me entrenaba mucho para eso, todo los días ponía mucha VOLUNTAD y me iba a nadar, LUCHABA mucho contra mi CANSANCIO y no dejaba que nada me retrasara. Pero un día volviendo a casa de la piscina tuve ese maldito accidente que me hizo perder las dos piernas… Pero, ¿sabes qué? No me rendí, mi sueño seguía siendo conseguir ganar algún campeonato así que puse todo mi ESFUERZO en conseguirlo. Decidí apuntarme a una academia donde iba gente como yo y seguí entrenando día a día; me costó sí, pero me SUPERABA cada día y poco a poco conseguí nadar mucho más rápido que los otros compañeros, los monitores alucinaban así que decidieron apuntarme al concurso nacional de natación… Y mira por donde gané, sé que no fue la competición con la que yo había soñado toda mi vida porque ahora me encontraba en otra categoría pero aun así, sin rendirme, conseguí cumplir mi sueño; salí en los periódicos, la competición se transmitió por televisión… Lo que yo siempre había soñado. Cada vez que veía este trofeo en la estantería mi nivel de SATISFACCIÓN aumentaba porque seguía sin creerme cómo era posible haberlo conseguido, aunque en el fondo lo tenía claro: si no hubiese sido por mi CONSTANCIA, mi ESFUERZO y mi VOLUNTAD ni de lejos lo habría hecho; me habría rendido y no habría logrado mi objetivo.”

Tomás quedó alucinado después de esa historia y decidió hacer lo mismo que su abuelo y esforzarse cada día; se propuso ganar un maratón que se realizaba todos los años en su comunidad por su abuelo, decidió que él sería su MOTIVACIÓN; así que iba a entrenar todos los días. Después de un tiempo se dio cuenta que hasta era DIVERTIDO, lo encontró una forma de ENTRETENIMIENTO que le hacía DESPEJARSE de sus problemas. Consiguió, a pesar de todos los problemas, llegar a ser como él siempre quiso.

494 palabras.

Andrea Esparcia Córcoles, 1º Bachillerato B.

Anónimo dijo...

ALBA CORTINA MARTINEZ 3º ESO B

Ada no podía dormir aquella noche después del estado de desasosiego en el aquellos ojos cómplices que encontró entre tantos alcohólicos la habían dejado. Sí, los ojos de un borracho más, con ojeras que dejaban ver de lejos una vida de perros. Pero ella entendía a esos ojos más de lo que esa mirada triste y tan poco sobria pensaba que le entendía el fondo del vaso. Las horas que estuvo sin dormir sólo le sirvieron para pensar en lo mal que lo debería de estar pasando ese chico e incrementar las ganas de ayudarle. Ella de pequeña ya había vivido esa situación en su casa y sabía donde podría encontrarle: en el bar donde lo había visto sentado tantas noches y nunca se había atrevido a entrar, hasta aquella madrugada. Pero tendría que pensar en la manera de sacarlo de ese mundo sin salida, un mundo que le ya le había hecho perder en el pasado a un familiar muy querido. No sabía por qué necesitaba hacerlo, quizás porque se sentía en deuda con su padre, quizás solamente porque había visto una nimiedad de luz en aquellos ojos... Llegó a pensar incluso que poco de su cordura quedaba al malgastar horas pensando en cómo ayudar a un desconocido. Pero de pronto tuvo las cosas claras: le haría cambiar el mundo de la noche por el mundo del baile sin que él se diera cuenta.
A la madrugada siguiente salió muy decidida de su portal. Le explicaría todo sin mencionarle los detalles de como le había impactado él en especial, y si hacía falta añadir alguna mentira, la añadiría. Y así fue: se presentó amablemente y explicó que era profesora de danza en una humilde academia de un barrio cerca del centro de Valencia, no muy lejos del barrio en el que se encontraban. Le dijo que estaban buscando bailarines masculinos y él le había parecido un buen candidato por su aspecto físico (que en realidad estaba muy descuidado). Finalmente detalló la dirección de la academia y el horario y le invitó a observar la próxima clase. Ada no tenía muchas esperanzas en que sintiera interés en todo aquello, pero pensó que la psicología de los elogios que le había lanzado podrían haber ayudado a hacerle pensar que valía si se lo decía una desconocida, pero profesional bailarina. Ella sabía que si aceptaba, le iba a costar mucho ESFUERZO seguir la CONSTANCIA de sus clases, ya que el baile es más duro de lo que muchas personas creen.
Llegó el día de la clase y Ada esperaba impaciente su llegada. Ya habían pasado 20 minutos desde el comienzo de su clase y justo cuando empezaba a perder la esperanza, apareció. "Los chicos malos nunca llegan pronto", pensó riendo. ¡No se lo podía creer! Al inicio de la clase Ada notaba que no mostraba mucho interés, pero conforme fue transcurriendo él acabó eufórico y con un pensamiento clarísimo: dedicaría su vida al baile.
Los dos tuvieron que poner mucho de su parte, incluso a veces abandonaba y recaía en las noches de bares y días de cama. Pero siempre con la pasión por la danza por delante y derrochando SUDOR lo consiguieron: llegó a ser profesor de la misma academia donde el había empezado todo. Y todo se lo debía a una sola persona. Tampoco llegó a ser campeón de España, ni del mundo, ni mucho menos de Europa; pero había conseguido un logro mayor para él: alejarse de su propia autodestrucción.

chihab nakhcha dijo...

En un pueblo en el norte de España, vivía un niño de 9 años con su anciana madre, en una casa muy antigua. Juan, así era su nombre, el pobre Juan, siempre jugaba con sus amigos al fútbol, y el equipo que pierda tenía que pagar la apuesta, pero la fortuna que tenía ese pequeño muchacho siempre le hizo ganar, y con la parte que gana, se va a comprar unos trozos de pan y agua se los lleva a su madre para vivir. Pasan años y años y Juan sigue SUFRIENDO para seguir viviendo, hasta un día en el que Juan escucho hablar que en la ciudad han venido unos que eligen jugadores nuevos para sus equipos, y la gente se está apuntando en una lista sus nombres, Juan rápidamente corre hacia una estación de autobuses y lo coge escondido, porque no tiene para pagar, llega a la ciudad y busca donde esta esa gente, se apunta y le dicen que tiene que ir a hacer una prueba dentro de una semana.
El pobre pasa toda la semana LUCHANDO, AGUANTANDO y ESFORZANDO, porque su OBJETIVO era llegar al final y SUPERAR los niveles más altos en el mundo del fútbol. Pasa la semana y llega el día de la prueba, les gusto como juega y lo aceptaron. Entonces Juan pasa de jugar a la apuesta con sus amigos a jugar con equipos. Juan llego a lo que él buscaba, pero por desgracia muere su madre y le deja solo en este mundo tan injusto, Juan sigue viviendo su vida sin problemas, hasta el día en el que se le rompe una pierna en un accidente en el partido. El pobre para de jugar hasta dentro de seis meses, empieza a perder su profesionalidad en el juego y se reduce el número de equipos que querían que juegue Juan con ellos.
Juan coge sus cosas y se va a vivir en una isla lejana de España para descansar un poco en paz.


Chihab Nakhcha 3ºC

Anónimo dijo...

ALBA CORTINA 3ºESO B

CORRECCIÓN DEL ÚLTIMO PÁRRAFO
Los dos tuvieron que poner mucho de su parte, incluso a veces abandonaba y recaía en las noches de bares y días de cama. Pero siempre con la pasión por la danza por delante y derrochando SUDOR lo consiguieron: llegó a ser profesor de la misma academia donde el había empezado todo. Y todo se lo debía a una sola persona. Tampoco llegó a ser campeón de España, ni de Europa, ni mucho menos del mundo; pero había conseguido un logro mayor para él: alejarse de su propia autodestrucción.

Yuesuo Pan dijo...

Ella iba paseando por Valencia una ciudad en la que, para su sorpresa, casi todos los días hacía sol. Pensaba que allí hacía un tiempo adecuado para salir, respirar y practicar deporte. Así que no le sorprendía que por la calle hubiera bastante personas corriendo, paseando o yendo en bicicleta.

Entonces se puso a recordar que en su ciudad, los jóvenes no hacían deporte en su tiempo libre, aunque los estudiantes sí que lo practicaban todos los días en su instituto, como una actividad obligatoria más, pero no era lo mismo.
Recordó también una curiosa controversia que existía entre las abuelas y los jóvenes: a las abuelas les gustaba hacer gimnasia en la plaza con MÚSICA, pero esto siempre hacia mucho ruido, y molestaba a los vecinos que vivían cerquita de la plaza.
Su abuela también era una aficionada a la gimnasia. Un día de VERANO, cuando ella estaba paseando por el parque, escuchó la música de la plaza desde muy lejos. Ella poco a poco se fue acercando y vio que su abuela también estaba haciendo gimnasia con otros ancianos. Sus movimientos eran un poco torpes, pero estaba haciendo un gran ESFUERZO por seguir el ritmo de la música. Cuando acabó, su abuela tenía gotitas de SUDOR por todo su cuerpo, parecía que estaba un poco cansada pero tenía una cara en la que reflejaba su ALERGIA.
Volviendo a casa, la abuela le dijo que le gustaba moverse porque como ahora era mayor siempre le dolían las coyunturas de los huesos y hacer gimnasia la ayudaba a sentirse mejor. El motivo de que le dolieran era que cuando era joven no le gustaba hacer deporte, así que nunca había tenido un cuerpo atlético y fuerte. La abuela le decía que los jóvenes de ahora siempre estaban en casa, delante del ordenador casi todo el día, y cuando fueran más mayores se arrepentirían de haber desperdiciado tanto tiempo encerrados, sin salir ni moverse lo suficiente.

Una suave brisa le golpeaba ahora en el rostro y le hizo volver al tiempo presente. Estaba convencida de que le iba a gustar esta nueva ciudad: donde a la gente le gustaba salir a hacer deporte, donde ella podría seguir el valioso consejo de su abuela.

Yuesuo Pan 4ºESO B

Jose Jover dijo...

Javier era un niño que su PASIÓN era el atletismo y, especialmente, correr. Él era un pobre huérfano que vivía en un orfanato a las afueras de la ciudad. Era un niño con mucha ENERGIA, que siempre se movía. Javier se estaba preparando para realizar una media maratón, ya que tenía muchas GANAS de participar.
Un día, preparándose para la gran carrera, tuvo la mala suerte de tropezarse con una piedra precipitándose por un barranco. Javier quedó paralítico de cintura para abajo. Javier estaba hundido, ya que no podía realizar su sueño porque su FÍSICO no era el adecuado para correr la media maratón.
Dos semanas más tarde, vino una familia al orfanato para adoptar un niño. Los del orfanato les explicaron a Marisa y Pepe, el matrimonio que quería adoptar, a los niños que ellos tenían para adoptar. El matrimonio fue muy solidario y adoptó al pequeño Javier. Al llegar a casa de Marisa y Pepe, el matrimonio que había adoptado a Javier, le presentó a su hermano Sergio. Javier tenía a partir de ahora un nuevo hermano.
Sergio veía a Javier que estaba triste por algo, y este le pregunto que era. El sueño de Javier era realizar una media maratón, pero en su estado no sería capaz de hacerlo. Sergio fue muy OPTIMISTA con su hermano. Le propuso que él haría la media maratón ya que su hermano Sergio le ayudaría.
Quedaban dos meses para el gran día, y los dos hermanos pusieron mucha DEDICACIÓN en preparar la carrera. El hermano iba a ir a su lado en la carrera, el corriendo y Javier en silla de ruedas.
El día de la carrera, Javier no sentía gran COMPETIVIDAD porque a él le daba igual en qué posición llegaba, su sueño era realizarla y PARTICIPAR. En el momento de la carrera, su hermano iba a su lado y al dar la salida, Sergio estaba todo el rato pendiente de su hermano.
Al finalizar la media maratón, Javier estaba muy SATISFECHO de su trabajo realizado ya que se sentía con una gran LIBERTAD y MOTIVACIÓN ya que había conseguido la gran SUPERACIÓN de su vida. Realizo un gran ESFUERZO junto a su hermano que ambos recordarían ese día como uno de los mejores y quedó en el recuerdo de Sergio y de Javier por siempre jamás.

Jose Jover Torres, 1º Bachillerato A. [ 387 palabras ]

jefferson dijo...

Tiempo hace ya que descubrí mi pación por pintar, aun que, como lo hice, tal vez, la sociedad no lo consideraría precisamente correcto, la verdad es que me gustaba salir por las noches o de madrugada con mis amigos a “decorar” las paredes de la zona abandonada de la ciudad hasta una noche en la que un chico nuevo que nos cruzamos cerca de una fabrica nos propuso ir a “decorar” un sitio nuevo, yo no estaba muy convencido pero le seguí al igual que el resto de mis compañeros.
2h mas tarde me encontraba en la vieja estación de metro con un chaval que no sabía ni quien era dibujando en los trenes, tenia miedo pero no podía demostrarlo enfrente de los demás, pero continué, continué así durante mucho tiempo hasta que otra noche cualquiera Al cabo de un rato de llegar escuchamos sirenas era la policía, teníamos que salir de allí así que lo dejamos todo y corrimos, corrimos como nunca lo había hecho, corrí hasta estar EXAUSTO en un callejón sin salida, cuando creía que no podía mas unos jóvenes que pasaban por allí haciendo piruetas y cosas raras me ayudaron a escalar de aquel lugar. era increíble la forma en que se movían esa AGILIDAD , la VELOCIDAD con la que se movían era increíble…Aquella noche comprendí que eso no volvería a pasar no lo podía permitir, además ya sabía cómo solucionarlo, así que decidí encontrarme con ellos y que me enseñasen lo que hacían.
Tras meses de TRABAJO DURO, ESFUERZO, DOLOR, CANSANCIO y mucha CONSTANCIA, aprendí todo aquello era bueno mejor de lo que me esperaba ahora tenía mas SALUD, me encontraba mejor que nunca podía hacer cosas que ni tan si quiera creía posibles me costo días y días de regresar a casa con AGUJETAS, DOLOR y SUDOR pero después de pensarlo mucho supe que debía cumplir mi META así que continúe y con el tiempo descubrí que el mismo deporte me otorgaba ENERGIA, DISCSIPLINA Y adquirí toda la ENERGIA, y FUERZA DE VOLUNTAD .
Ahora después de tanto tiempo me planteo si lo que hice fue correcto y si de verdad hallaría la FELIZIDAD haciendo eso con lo que no dejare de pintar me apasiona, aunque también me fascina el parkour así que hare las cosas bien practicare deporte me AUTOSUPERARE y mejorare cada día más .

Anónimo dijo...



Edurne era una chica de 16 años que tenía un OBJETIVO, hacer ejercicio para perder peso y tener el FÍSICO que deseaba ya que se acomplejaba cuando se miraba al espejo, se negaba a ir a la playa, a la piscina y todo por lo que pensarían los demás o por miedo a burlas e insultos.
Tenía muy claro que quería hacerlo pero no tenía FUERZA ni VOLUNTAD para ello ya que desde hacía dos años lo intentaba pero a la hora de marcharse a correr o al gimnasio se volvía y pensaba “ya lo haré mañana”.
Sus padres preocupados por su SALUD y hartos de verla llorar y sin querer salir, hablaron con un entrenador y este les dijo que no se preocuparan y que podría ayudarla.
Unos días más tarde tocaron al timbre y cuando Edurne abrió la puerta vio a un chico de unos 27 años sentado en una silla de ruedas, esta extrañada ya que no le reconocía le preguntó lo que quería y le dijo que era un amigo de sus padres y que quería hablar con ella.
Pasaron al salón y él le contó que cuando tenía 8 años sus padres le apuntaron a atletismo para que cuidara su SALUD y se relacionara con gente en un principio a él no le gustó nada ya que le costaba mucho ESFUERZO y cuando llegaba a casa siempre estaba con AGUJETAS pero tras ir un par de años, cada día a la misma hora empezó a gustarle hasta convertirse en su gran PASIÓN y ya no le importaba el SUDOR sólo quería LUCHAR en cada una de las carreras para ganar y tener una recompensa por todo el TRABAJO realizado además se sentía mejor con él mismo pero un accidente de coche echó su sueño a perder y él lo pasó muy mal pero aún así no se daba por vencido y empezó a entrenar en un equipo de baloncesto para paralíticos.
Edurne quedó impresionada por la historia que le contó el chico y se dio cuenta de lo afortunada que era al no estar “limitada” de ninguna manera.
Le dijo al chico que sus GANAS y su ENTUSIASMO le había conmovido y que iba a empezar a SUDAR entrenando duro para LOGRAR su META.
El chico le recordó que todo lo que hiciera tenía que ser para ella, para su BIENESTAR y olvidarse de los demás, cuando se marchó Edurne se lo contó todo a sus padres y a partir de ese momento empezó a hacer deporte cada día, con CONSTANCIA y con ayuda de su entrenador.
Seis meses más tarde ya se notaban los resultados, estaba muy contenta y lo mejor de todo volvió a confiar en ella, tenía una buena SALUD y empezaba a gustarle el deporte.

Rebeca García Mora 1ºA Bachillerato.

Anónimo dijo...


EL ESFUERZO Y LA DEDICACIÓN


Jordi, era un estudiante de 4to ESO, sin motivación alguna, no se sentía bien consigo mismo. Tenía problemas de sobrepeso y eso a el le frustraba, ya que en varias ocasiones le había causado también problemas sociales, no integrarse por no ser aceptado.
Una mañana decidió cambiar su vida, empezando por el deporte, quería SUPERARSE cada día a más, con DEDICACIÓN, ESFUERZO Y CONSTANCIA, el consiguió con el tiempo cambiar una parte de el, ser mejor y crecer.
SUDO mucho, pensó incluso que no lo lograría pero EL DEPORTE, LA DIVERSIÓN, LAS GANAS, LA ACTITUD, le llevaron a ser quien el quiso ser.
UN GRAN DEPORTISTA.
Gracias a el deporte, el consiguió CRECER y sentirse bien consigo mismo y sentirse mejor. PRACTICAR EJERCICIO le hizo ver las cosas desde otro punto de vista y tener MOTIVACIÓN con todo lo que hacía diariamente.

Zaira Lleó Llopis 4to ESO B

Mireia Soriano dijo...

María era una chica de unos 20 años,alta,morena,con ojos azules y sobretodo era una chica muy deportista.
Todas las mañanas madrugaba para ir a entrenar y ponerse en forma,ella quería superarse cada día en aquello que tanto le gustaba,el fútbol.
No le importaba lo que opinaran los demás , ella lo hacía con el fin de sentirse agusto con un deporte que le gustara tanto como el fútbol.
Poco a poco maría con su esfuerzo fue llegando cada vez más lejos,hasta acabar siendo una profesional de lo que más le gustaba.
Un día tenía un partido muy importante,ella estaba muy nerviosa,pero tranquila a la vez porque había entrenado mucho para ese momento.
Llegó la hora de salir al campo,la primera parte fue todo estupendamente e incluso iban ganando el partido,pero después del descanso se fueron complicando las cosas y desgraciadamente maría tuvo un accidente.
Rapidamente la llevaron al hospital ,se había dado un golpe muy fuerte en la cadera y le dijeron que nunca volvería a caminar.
A María en ese momento se le derrumbó el mundo encima, lo primero que se le vino a la cabeza fue que nunca más podría volver a jugar al fútbol,pero ella era una chica muy fuerte y nunca se rendía.
Aunque ya no podía jugar al fútbol que era lo que más le gustaba ,hacía deporte de la manera que podía.
Ella con SUDOR y ESFUERZO pudo superar el objetivo que tenía,que era hacer EJERCICIO.

Mireia Soriano Galindo 4º ESO B

Anónimo dijo...

Hace un año un hombre cuando se dirigia a su trabajo tuvo un accidente de coche; tuvo una lesión en la columna muy importante y le tuvieron que realizar una intervención quirurgica de alto riesgo.
Lo sometieron a una intervencion en el hospital de la Paz de Madrid; cuando el hombre desperto los medicos le dieron la triste noticia de que jamás volvería a andar; el hombre no quería creer lo que estaba escuchando, pensaba que era una pesadilla, pero cuando intento incorporarse en la cama se dio cuenta de lo que le decían los médicos era cierto; no podia moverse.

Los primeros 3 días después de la operación estuvo sedado; cada cuatro horas de inyectaban morfina, practicamente se pasaba el día durmiendo; el cuarto día le retiraron de golpe la morfina, el hombre creia que se moria de los dolores que tenía, comenzó a chillar como un loco pidiendo que le puesieran algo, asi transcurrio 24 horas.

En el hospital estuvo 10 días y lo mandaron a su casa en silla de ruedas. Los siguientes meses fueron de tristeza y resignación, pero un día se despertó y comenzó a buscar información en internet de posibles soluciones a su enfermedad; indago durante varias semanas hasta que descubrio que en estados unidos habia un equipo medico que realizaba un tipo de operación con la que el seguramente podría volver a andar.

Cojio todos sus ahorros y se fue a EEUU y le realizaron la operación.

Los siguientes meses de la operación fueron muy duros; tenia que realizar muchos ejercicios de rehabilitacion lo que suponia un gran ESFUERZO, pero este hombre tenia una gran DISCIPLINA y aunque estuviera agotado jamas se daba por vencido; al cabo de dos meses de realizar todos los días la tabla de ejercicios, comenzo a caminar.

Era tal su afán de SUPERACIÓN que al año siguiente caminaba como si jamás hubiera tenido el accidente.

Lo más importante es que jamas hay que perder la ilusión ante una tragedia.

Marcos Esteve 1 Bachillerato B

Anónimo dijo...

Un buen día, María, una mujer de 47 años, se despertó en su habitación, sola, y se puso a ojear la calle por la ventana el gran parque que tenía enfrente de su casa, y por el que siempre le había gustado pasear a su perrita. Eran las 10 de la mañana y había muchos jóvenes, y no tan jóvenes, corriendo al rededor del parque, se paraban a hacer DEPORTE, y se divertían mientras lo realizaban. La señora, que había visto a algunas personas mayores, incluso más que ella, hacer esos EJERCICIOS junto a los jóvenes, empezó a pensar en si ella, que era una mujer sana, podría bajar al parque e imitarles.
Se vistió con ropa deportiva, y con mucha fuerza de VOLUNTAD, cogió a su perrita con la cuerda, se puso sus auriculares, y comenzó una mañana de DIVERSIÓN, en la que se recorrió todo el parque de esquina a esquina, realizó todos los EJERCICIOS que pudo, y cuando se hizo la hora de comer, María se sentía una persona LIBRE, con mucha SALUD, y opinó, que volvería a hacerlo todos los domingos.
Al llegar el siguiente domingo, al despertarse,María estaba muy cansada, ya que el día anterior, habían celebrado su 48 cumpleaños, y se acostó muy tarde. Pero cuando se asomó por la ventana, y vio como la gente sentía FELICIDAD mientras hacía DEPORTE, no se pudo resistir, y tuvo que volver a ponerse su nueva ropa de deporte, que su hija Elena le había regalado por su cumpleaños, su nueva correa para el perro, y se dirigieron hacia el parque. Esta vez, se recorrieron el parque entero, todos los EJERCICIOS, y se fueron paseando hasta casa de su hermano, que se situaba en la otra parte del pueblo, mientras hacía estiramientos, y al llegar a casa de su hermano, Jorge, le explicó todas las cosas que hacía, y le demostró, que aunque tuviera 48 años, no hay edad para el EJERCICIO.

Anna Grau Giménez 4ºB

Anónimo dijo...

En navidades mi primo Marcos y yo decidimos ponernos en forma. El día 12 de enero nos apuntamos al gimnasio de al lado de casa. El primer día acabamos destrozados, mi primo no se podía ni mover. De camino a casa estuvimos hablando sobre que nos había parecido nuestro primer día, Marcos me dijo que a él eso de estar en un sitio encerrado no le gustaba mucho que el prefería ir a la montaña en bici, correr por la calle y hace COMPETICIONES o apuntarse a alguna actividad, al final llegamos a la conclusión de aguantar una semana más y si no le gustaba mucho iríamos a probar lo que él dijera. Fueron pasando los días y cada vez veía a mi primo más CANSADO de ir al gimnasio así que cedi y ese mismo fin de semana nos fuimos a la montaña con nuestras bicicletas. En mitad del camino paramos almorzar y a descansar un rato, le dije que a mí eso de subir la montaña en bici me cansaba mucho que no sabía si iba aguantar todo lo que nos quedaba a lo que él me dijo que al principio todo cuesta pero al final del todo tendremos nuestra recompensa que era una vida SALUDABLE y estar bien físicamente. Acabamos de almorzar recogimos la basura y seguimos el camino. Nos quedaban 2km para llegar a la META que nos propusimos ese día cuando a mi primo Marcos le dio un tirón y tuvimos que volver a parar, le dije llamar a mi madre para que viniera a por nosotros pero el cabezón dijo que no, cogió la bici y me dijo que siguiéramos que él se había puesto como objetivo acabar el recorrido y que lo iba a conseguir, y así fue en menos de 2horas ya habíamos acabado y estábamos de vuelta en casa y con muchas AGUJETAS. Desde ese día empezó mi PASIÓN por el deporte al aire libre y hasta día de hoy lo sigo manteniendo y practicando con los amigos.
Cristina León Tomás 4ºA

Anónimo dijo...

Judith Benlloch 1º A Bachillerato.

Como cada mañana Diego se dirigía a su puesto de trabajo como limpiador en el gimnasio del barrio. Este joven de 28 años se había licenciado en Psicología hacia varios años, pero para ganar un dinero extra y ayudar a su familia aceptó este trabajo a pesar de la indiferencia que siempre habia sentido por el DEPORTE. Al llegar al gimnasio, que era pequeño y se formaban por un par de máquinas, Diego se maravillaba de los cuerpos esbeltos y atléticos de los que cada día iban a trabajar su cuerpo. Pasaban los días y cada vez que Diego quitaba la suciedad de alguna máquina, en él se iba suscitando interés. Este INTERÉS comenzó por curiosad por como funcionarian esas máquinas, y poco a poco fue aumentando y Diego sentia la necesidad de comenzaran a utilizar esas máquinas, no como limpiador si no como deportista. Es cierto que Diego no era un chico que destacase por su buena forma física y sufria algunos problemas de autoestima, por eso el joven limpiador llevaba muy en secreto ese interés que habia nacido en él. Un viernes por la noche, cuando el último cliente se marchó, Diego realizó el ritual de limpieza habitual, apagó las luces y se dirigió a la puerta, desde allí contempló el pequeño gimnasio que se encontraba rendido a la oscuridad. Esa soledad, ese silencio, esa oscuridad impulsó a Diego a comenzar a utilizar la máquina más cercana. Fue una sensación extraña, no rendia las cualidades físicas para utilizar bien esa máquina, pero le gustó y desde ese momento cada viernes noche en la oscuridad, cuando todas las miradas se apartaban del pequeño gimnasio, Diego practicaba.

Habían pasado dos meses desde que Diego cada viernes se quedaba en el gimnasio, cuando mientras retiraba el polvo de unas pesas el dueño del gimnasio, un viejo con la tez blanca y se acercó al joven y le dijo
Diego, llevo observándote cada viernes por la noche. Admiro tu constancia y dedicación, por eso creo que es hora de salir de la oscuridad y el secretismo y por eso he decidido que eres la persona idónea para participar en el concurso “Arriba la pesa” que organizamos en el barrio.

Diego sintió ese pequeño logro como el más grande y decidió contar a todo el mundo su nueva afición sin miedo al rechazo. Decidió salir de la oscuridad y continuar luchando.

Anónimo dijo...

Soy Óscar un chaval de 16 años, mido 1,71 metros y peso unos 65 kilos me gusta jugar a videojuegos, comer, ver la tele y navegar por internet lo que le gusta hacer a un chico normal de mi edad, tampoco me gusta mucho hacer deporte ya sabéis es muy cansado y da pereza además odio las AGUJETAS , pero tengo un gran defecto y es que soy muy muy muy vergonzoso con las chicas y sobre todo con Lucia Gutiérrez , esa chica me tiene loco siempre iba muy deportista ya que le encanta el deporte. Bueno vamos al grano os voy a contar como descubrí que me gustaba el deporte.
Como un día cualquiera me levante a las 7 de la mañana, me vestí, desayuné y me fui al instituto. A segunda hora en el pasillo vi ha Lucia, guapísima, como siempre ella no paraba de mirarme y cada vez me ponía más nervioso, se acercó a mí y me preguntó:
-Hola, ¿Oscar me podrías ayudar a repartir estos folletos?
-Hola Lucia (nervioso)si…
-Gracias Oscar
- De nada
Mire el folleto y anunciaba una maratón que se haría aquí en Valencia. En ese momento tuve una idea, podía presentarme a esta maratón par a impresionar a Lucia y poder entablar un poco de amistad con ella y decidí apuntarme en el tablón del instituto.
El viernes comencé el entrenamiento con muchas ganas, para que nos vamos a engañar tenía mucha pereza pero tenía que hacerlo y también tenía que darme prisa ya que solo tenía 15 días para prepararme y comencé el primer fin de semana empecé a correr por mi barrio el domingo estaba reventado ya que había hecho un gran ESFUERZO . La primera semana me resultó muy liosa ya que tenía que estudiar y entrenar, intentaba acabar todos los días a las 6 los deberes y salía a desconectar por un camino que había cerca de mi barrio era un camino muy cómodo para correr el lunes fue imposible llegar al pueblo siguiente estaba muerto de echo estaba tan cansado que llame a un amigo para que me recogiera. El martes más de lo mismo esta vez no llegué tan lejos pero fui y volví. El miércoles fui y volví descansando cada 30 minutos .El jueves igual .El viernes estaba muy cansado no podía moverme, pero algo me daba MOTIVACIÓN para seguir y salí a correr un poco más.
Ya solo quedaba una semana para la carrera y decidí llamar a un amigo de mi padre que era bastante bueno en esto de las maratones y le pedí algunos consejillos me dijo que no comiera nada de carbohidratos durante la semana y que el sábado antes de correr me hinchara ha carbohidratos para que el cuerpo almacenaba más carbohidratos a la hora de correr. Era jueves y había mejorado bastante mi resistencia quedaban solo dos días y decidí descansar. Era sábado 8 de la mañana estaba en la salida me encontré con Lucia y se quedó asombrada y empezamos la carrera después de 3 horas corriendo acabe la maratón y me sentía diferente algo había cambiado en mí, ME GUSTABA EL DEPORTE.

JUAN CAMILO URBANO 4to B

Anónimo dijo...

Nick Vujicic es un orador motivacional y director de Life Without Limbs, una organización para personas discapacitadas. Vujicic es también conocido por viajar alrededor del mundo contando su experiencia de vida e inspirando a miles de personas con mensajes de MOTIVACIÓN y SUPERACIÓN. Su madre era una enfermera australiana que debido a su trabajo sabía todas las medidas que debía tener durante su embarazo y tuvo especial cuidado del mismo. No obstante, el bebé tuvo agenesia y nació con el síndrome de tetra-amelia, el cual se caracteriza por la carencia de las extremidades.
Eran las 9 de la mañana de un domingo soleado. Esa mañana Nick decide ir a la playa acompañado de su mujer y de su hijo. Nick al bajarse del coche lleva consigo una tabla de surf asombrando a toda la gente que había en la playa. Claro, nadie pensaba que una persona sin brazos ni piernas podría hacer surf. Nick llega al agua y se sube a la playa, de repente toda la gente se empieza a levantar a mirar como una persona que carece de extremidades puede practicar un deporte en el que se necesita tanto las piernas y los brazos para mantener el equilibrio. Pero así fue, Nick estuvo surfeando durante un buen rato mientras su hijo y su mujer le vigilaban desde la orilla y toda una multitud de gente se quedaba sorprendida y recompensaba, cada ola bien tomada por Nick, con un fuerte aplauso.
Tras un rato surfeando Nick decide abandonar la tabla por pasar el resto de la mañana con su hijo y su mujer. Jugueteando por la arena, ayudando a su hijo a construir castillos, haciendo fotos, etc...
Nick llevaba una vida totalmente normal. Es autor de tres libros, ha participado en dos películas, ha sido productor de 3 series de televisión y ha sido invitado en muchas más.
PD: Realmente solo los párrafos 2 y 3 son inventados por mí. Pero me hacía mucha ilusión escribir sobre esta maravillosa persona. Porque Nick es un claro ejemplo de superación, motivación, trabajo, esfuerzo… Cuando escucho las palabras superación o motivación, siempre me acuerdo y acordaré de Nick Vujicic. Una grandísima persona.
Palabras: 360.
Andrei Mitru 1º A

Anónimo dijo...

Siempre había buscado un espacio en el que ser ella misma, un lugar para DESCONECTAR y huir de los pequeños y grandes problemas que formaban parte de su vida. Puede que no sólo estuviera huyendo de problemas, puede que sólo buscara una conexión consigo misma y con su cuerpo, y así sentirse, cuidarse y quererse.
Era una chica llena de VITALIDAD, maravillada ante el mundo y sus posibilidades, parecía que todo su ser le encaminaba hacia una conclusión, hacia un desenlace y un camino hacia el que conducir su vida, así, decidió dejarse cautivar por el deporte. Corrió, saltó y bailó y poco a poco, cada vez con más fuerza, se sintió atraída por este mundo que había sido, hasta entonces, tan desconocido para ella. Empezó a descubrir unos y otros estilos, deportes tanto individuales como grupales y lo que comenzó como un intento de escapar acabó convirtiéndose en una parte indispensable de su vida.
El tiempo fue pasando y cada vez dedicaba más tiempo a ejercitarse. Conoció a personas, que como ella, habían incorporado el deporte a sus vidas, y lo sentían como algo fundamental, personas que la entendían. De pronto, un día, decidió que quería hacer algo grande con todo lo que había aprendido y amado, pensó en cómo había cambiado su vida el haber descubierto el placer en el deporte y quiso que más gente cómo ella tuviera su oportunidad.
Hoy, nuestra chica, habla a grandes grupos de personas para explicarles todo lo que ha sentido. Para hablarles, por ejemplo, de la LIBERTAD que se siente dejando que el cuerpo se guie al compás de la música o de la SATISFACCION de ir alcanzando tus metas y superándote día a día, también del bienestar en cuanto a cuerpo y mente que supone todo este movimiento físico. Y puede que sea esto lo más importante que ha aprendido, que conseguir una armonía, un respeto y un amor a uno mismo en toda su totalidad, aporta, además de salud, sensaciones preciosas.

PAULA SEGURA LACASA 1ºB

Anónimo dijo...

SUPERACIÓN
La adolescente de 16 años entraba cada día a su casa sin ganas de nada cada vez que venia del instituto. Ésta tenía sobre peso, porque su metabolismo del cuerpo hacia que engordara muy rápido, y por este motivo no podía hacer EJERCICIO, a ella le gustaba mucho los DEPORTES, y de hecho le hubiera encantado estudiar algo relacionado con ello, pero no podía ser. Cada vez que corría o hacia algún esfuerzo enseguida se ahogaba, no lo superaba.
Su familia; su hermano, padre y madre sufrían cada uno una enfermedad distinta que se tenía que dedicar mucho tiempo a ellas para que desaparecieran del todo y tratarlas muchos años. Desde que Paula, así llamada la adolescente de 16 años, era pequeña hasta ahora no ha sido feliz, ni lo fue porque se ha dedicado desde los 11-12 años a cuidar de ellos, porque necesitaban y necesitan atención casi la mayor parte del día. No tuvo la suerte de tener una infancia normal ni bonita, todo en su vida eran complicaciones, no tuvo amigos, no salía de casa por tener la obligación de quedarse, se encerraba en sí misma, todo le afectaba…
Un día viniendo del instituto decidió cambiar su vida, estaba harta de que nadie le ayudara y le entendiera, no se ponían en su lugar. Su familia vivía lejos, nadie podía echarle una mano. Hizo el ESFUERZO de sacar todo hacia delante con MOTIVACIÓN y esto hizo que conocidos de confianza le pudieran ayudar y ella así tendría tiempo para el DEPORTE, que es lo que siempre había soñado. Su hermano, y sus padres cada día estaban mejor, ella estaba empezando a ser feliz y por fin iba a estudiarlo que quería. Pero aun así había un problema, debía estar en forma para dedicarse al mundo del deporte, así que no se lo pensó dos veces. Comía sano, todos los días se SUPERABA a ella misma yéndose a correr y se apuntó al gimnasio; no perdía ni un día. Todo esto dio buenísimos resultados para su salud y para su vida, sobre todo para su familia y ella misma. Al final con DEDICACIÓN, ESFUERZO, SUPERACIÓN, SATISFACCIÓN y MOTIVACIÓN consiguió todo lo que deseaba. Estudiaba lo que quería, era feliz, su familia mejoró y lo más importante es que se empezó a querer a ella misma.

NOELIA ESPINAR RÓDENAS 1º BACHILLERATO A

Anónimo dijo...

Llegamos a lo alto de la montaña. Teníamos las rodillas cansadas y la frente empapada en SUDOR, pero nada de eso importaba, el ESFUERZO había valido la pena. Era como si nunca nadie hubiera estado allí, como si fuéramos los primeros en respirar aquel aire. El paisaje era extrañamente bonito, los picos desnudos de las montañas sobresalían por encima de un mar de niebla que lo bañaba todo.
Aquella calma se vio interrumpida cuándo estallamos en un grito de alegría en el que gastamos nuestras últimas ENERGÍAS y que resonó varios kilómetros a la redonda, para dar paso otra vez a un silencio ensordecedor. Nos miramos y no hacía falta decir nada, sólo nosotros sabíamos lo que nos había costado llegar hasta allí.

Quince años atrás un chico que solía escalar con nosotros sufrió un terrible accidente a causa del cual no pudo volver a caminar. Desde aquel momento, ninguno de nosotros quiso volver a escalar, el mero hecho de mencionarlo nos producía escalofríos. Poco a poco esto nos fue distanciando, cada uno hizo su camino y aquella parte de nuestras vidas quedó enterrada. Y eso fue así hasta hace unas semanas. Al parecer, ninguno de nosotros había superado el incidente, y decidimos que la única manera de seguir adelante era escalar la montaña en la que ocurrió. Lo asumimos, teníamos un pasado y había que vivir con ello.Volví a sentir los nervios, el calor, una chispa, y al parecer, aquellos extraños que un día fueron mi familia se sentían igual que yo. El miedo a la montaña se convirtió en respeto, y el dolor en una MOTIVACIÓN para avanzar.

El frío, el dolor, las caídas, el cansancio, todo eso vale pena cuando tienes un motivo, y lo teníamos. El motivo era él, éramos nosotros.

Julia Corell Sierra 1º Bachillerato B

Anónimo dijo...

Otra victoria demasiado sufrida,cada dia cuesta mas ganar con este equipo,las culpas van hacia todos,entrenador,cuerpo tecnico,jugadores,este equipo necesita una renovacion de plantilla,los veteranos se van y hace falta gente joven y dinamica dispuesta a echarse el equipo a la espalda en las noches duras y convertirlas en gloriosas,cada dia se replantean mas vender a la gran estrella de este equipo dado que no esta dando el 100% dado que piensa mas en el mundial que en su club,para él el mundial es su prioridad numero 1,se respira tension en el vestuario los jugadores estaban CANSADOS por el desgaste fisico y emocionalmente derrotados por el reciente fallecimiento de su extrenador, mientras sollozaban en el vestuario y lamentaban la gran perdida que supone,entro el capitan con lagrimas en los ojos pero su deber como capitan era animar a los suyos,fue uno por uno animando a cada jugador y al finalizar con casi todos dijo esto: Animo vamos que somos el Barça no tenemos que venirnos abajos tenemos a mucha gente a la que hacemos feliz cuando nos ven jugar detrás nuestra al acabar llego a Adriá el hijo del exentrenador fallecido este estaba echo polvo, le dijo al capitan que no queria seguir en el fubtol que sin su padre no podia,era algo imposible para el,estaba sin ALEGRIA, sin OPTIMISMO, entonces llego él, el gran Carles y le dijo: Adriá, tu padre perdio el partido mas importante de su vida, ahora el esta ahí arriba ayudandote y viendote a ti ganar todos tus partidos,sera tu angel de la guarda y desde el cielo cantara los goles que les daras en las maravillosas noches al camp nou,entonces Adriá se levanto,se seco las lagrimas,se levanto y se dijo asi mismo: ‘VA PER TU,TITO’,desde ese momento dedica cada gol a su padre que lo ve orgulloso desde alla arriba.
Aaron Navarro Palomeque 3ºA

Enrique Villalba dijo...

ENRIQUE VILLALBA GIL 1A BACHILLER
Con catorce años ya se paraba en la cristalera del gimnasio que estaba a dos calles de su casa. No era un gimnasio normal de pesas y maquinas de cardio, sino que aparte de estas ,en el centro se hallaban un ring , varios sacos...
Un día este joven decidió observar desde el cristal y aprender todo lo que allí dentro hacían para después practicarlo el mismo. Anderson, el joven, se puso a entrenar de forma autónoma.
Él sabe que con CONSCIENCIA ,TRABAJO DIARIO, ENRGÍA, GANAS DE MEJORAR podría llegar a ser un buen luchador y un buen profesor.
Después de un mes observando y anotando cosas desde aquel cristal que separaba a aquel chico de sus sueños. Comenzó a prepararse un circuito de entrenamiento y dibujó una tabla que dividía cada día de la semana y la orientación del ejercicio que tenia que hacer. A cada día añadió una hora corriendo para mejorar el corazón , el músculo más preciado de todo luchador.
Un año más tarde se convirtió en una persona de condición física magnifica tras muchas horas de ENTRENAMIENTO diarias. Si le atacó el cansancio , la vagueza y el agotamiento pero pudieron su ganas, porque su propósito estaba cimentado de OPTIMISMO,FUERZA,EXPECTATIVAS y un VALOR inimaginables.
Este chico no estaba dentro del gimnasio porque no podía permitírselo, ya que no disponía su familia de mucho dinero y su abuelo había enfermado de gravedad ,por tanto, tenían que tenerlo en constantes cuidados que valían dinero.
Un día el entrenador de gimnasio vio al chico observando desde el cristal chorreando de sudor y una excelente condición física y salió del gimnasio para hablar con él.
Después de que Anderson le explicase su situación, el entrenador decidió valorar sus cualidades y le invitó a entrar.
Una hora más tarde el entrenador pudo observar que el esfuerzo y las ganas de ese chico habían acabado con todos sus sparrings. El entrenador decidió entrenarlo cuando el gimnasio cerrara sus puertas.
Anderson fue mejorando a la vez que su abuelo empeoraba del corazón ya que no se podían permitir un trasplante de este.
De camino al gimnasio Anderson vio una hoja en la que se mostraba un campeonato de artes marciales mixtas en el que el ganador se llevaría una importante suma de dinero más que suficiente para pagar a su abuelo el corazón.
Se preparo durante un mes y su MOTIVACIÓN ya no era mejorar su físico y sus aspectos de lucha sino el AMOR y el CARIÑO hacia su abuelo.
Llegó el día del campeonato pero lo perdió, hizo excelentes combates pero en la final perdió ya que su rival estaba mucho mas experimentado que él. Los medios se enteraron de la gravedad de su padre y le costearon el corazón.
Anderson tras lo sucedido ENTRENÓ, MEJORÓ y se hizo campeón del mundo de MMA y todo por su abuelo.

Anónimo dijo...

A un chico de 16 años, llamado Pablo, le encantaba el deporte y absolutamente todos los días se iba a correr, a jugar a fútbol, a básquet, al gimnasio,etc. cada día hacía una cosa diferente, pero, sin duda, el deporte que más le gustaba era el fútbol americano.. Después de mucho ESFUERZO y de TRABAJAR duro cada día, consiguió entrar en un equipo famoso de fútbol americano. Allí conoció a un chico con el que, aunque iba a su mismo equipo, se llevaba mal. Kauan, que así se llamaba el otro jugador, no era de la misma raza que Pablo, dado que era negro y eso hacía que Pablo le tuviera más odio. Un día, mientras estaban jugando un partido, Kauan se rompió una de sus piernas y el que estuvo con él en el hospital fue Pablo.
Kauan dio por hecho que no iba a poder jugar más al fútbol americano, pero, Pablo le respondió que con ESFUERZO y SUPERACIÓN podía conseguir volver a jugar de nuevo. Pablo, poco a poco ayudó a Kauan a realizar sus entrenamientos, y, pese al CANSANCIO que le suponía a Kauan realizarlos ya que hacía mucho tiempo que no habia ejercitado su cuerpo, consiguió SUPERARSE a sí mismo y volver a jugar, volver al campo con su amigo Pablo, al que llamaba amigo por lo que le había demostrado a pesar de que antes se llevaran mal.
Kauan le dio las gracias a Pablo por lo que había hecho por él, ya que había conseguido que no se acabara su sueño en el momento de romperse la pierna. Dicho esto, volvieron al campo los dos y jugaron el partido final que definiría la victoria o derrota de su equipo en la final del fútbol americano de ese año, así que jugaron en equipo todos los jugadores y consiguieron ganar al otro equipo haciendo uso del TRABAJO EN EQUIPO.
Los jugadores celebraron la victoria de su equipo y, se dieron cuenta de que, uniéndose y con todo el ESFUERZO que habían puesto de su parte, habían conseguido ganar y además formar una verdadera amistad.
Yaiza del Olmo Segura 1ºBachillerato B.

Anónimo dijo...

Aquel no era mi día, principalmente ya me levanté un tanto desanimado y el tiempo tampoco es que acompañase mucho, pero bueno ese seria mi gran día, el día que recordaría toda mi vida, el día en el que mi futuro comenzaría a escribirse.
Hice lo mismo que cada mañana, desayuno, aseo... Pensé en ponerme cascos mientras me dirigía allí, cada paso que daba, cada canción que escuchaba, me motivaba más, pensaba que iba a comerme el mundo, pero pensé que no seria bueno tanto OPTIMISMO porque la decepción podría ser mayor.
Por fin llegué, me presentaba en las puertas de la estación de bomberos, aquel día realizaría la prueba de admisión al cuerpo de bomberos.
Las AGUJETAS se me acumulaban y esperaba que durante las pruebas no me molestasen...
Ya llego la calma, ya realicé la prueba y ahora solo me tocaba esperar el veredicto, tres horas después lo hicieron publico, y desafortunadamente o afortunadamente yo ya pertenecía al cuerpo de bomberos de Valencia, tras un largo y duro ESFUERZO llegó a mi una gran SATISFACCIÓN, mi META fue alcanzada.
Hoy en día después de haber realizado miles de simulacros y miles de actos, tanto de rescate, como apagar fuego o algún que otro rescate extremo, llega la hora de dejar este oficio, mi turno ha llegado, después de una gran LUCHA conseguí lo que quería, y me doy por satisfecho.
Javi Barea 4ºB

santi pardo ribelles dijo...

SANTI PARDO 1 BACH A

Microrrelato de Educación Física


Nacho, era un deportista que había sufrido una grave lesión. Se dedicaba a los correr grandes distancias campo a través. Era un deportista medio, pero estaba siempre ANIMADO, decía que el practicaba deporte por DIVERTIRSE y DISFRUTAR que además es una actividad sana.
Su lesión ocurrió cuando bajaba una montaña corriendo quiso saltar y las piedras donde tenía que caer estaban sueltas así que resbalo y se rompió una pierna y varias costillas. Los médicos no pensaban que podía volver a practicar deportes de este tipo y Nacho se desanimaba cada vez más, pensaba que ya nunca iba a ser igual hasta que le presentaron a Valen era un hombre que se había caído desde 40 metros por un barranco y estaba cojo, pero aun así en la bicicleta era un buen deportista y de los mejores en el mountain bike.
Valen se hizo amigo de él y poco a poco se conocieron así que él fue quien le ANIMÓ para que continuará haciendo deporte. Le ayudó con la rehabilitación y cuando ya estaba bien iban subiendo cada vez más de nivel, primero 50 km en una cicloturista y así fue subiendo hasta que vieron un cartel que ponía que el 9 de septiembre era la matahobres, una competición de 89 km. Nacho no se veía capaz y Valen le dijo que tenía 1 mes para prepararse que juntos podrían. Y entonces empezaron a entrenar 4 veces a la semana y en nada ya estaban en forma.
Llegó el día de la carrera, Valen estaba nervioso pero Nacho, estaba hasta asustado pensaba que si no acababa fallaría a Valen. Desayunaron juntos y calentaron, Valen como ya había hecho antes ese recorrido aconsejó y sobre todo le dio CONFIANZA y mucho ANIMO a Nacho.
Cuando llegaron a la línea de salida y dijeron por el megáfono que habían 700 participantes Nacho se asusto, pero una vez empezada la competición se dio cuenta de que la mayoría de la gente iba a DIVERTIRSE y PASARLO BIEN. Eso lo alegro y les fue bien, hicieron los avituallamientos y llegaron juntos a meta, tardaron 4 horas 20 min y los primeros 3 horas 15 min, así que hay se dio cuenta Nacho que cualquier cosa que te plantees se puede lograr, solo necesitas empeño y luego tendrás SATISFACCIÓN y disfrutarás con lo que haces.

Paula Blay dijo...

Itziar, desde siempre ha sido una pobre niña, con una familia en la miseria y con muchísimos problemas. Se crió en Valencia, en el barrio del Corralón, en un ambiente no idóneo para el desarrollamiento de su infancia, con trapicheos de drogas, armas y demás.
Ella siempre ha intentado ser feliz con todo lo que ha tenido, y sin embargo no lo ha sido nunca del todo por un pequeño detalle; su PASIÓN siempre ha sido ser atleta de élite, pero obviamente a su madre nunca le ha parecido bien ya que el dinero ha sido escaso hasta para la hora de comer y porque ella debía ocuparse de tareas domésticas.
La pequeña Itziar, todos los días iba al parque de su barrio a ver a los niños jugar a la pelota y a los más mayores desarrollar sus músculos mediante abdominales, flexiones y demás, pero aunque se muriera de GANAS por jugar con los niños, ellos no querían jugar con una niña.
Con 16 años, cuando ya era una pequeña mujercita, decidió ponerse unos OBJETIVOS y acabar con los tabúes de la sociedad machista en la que la mujer no puede dedicarse al deporte.
Empezó a entrenar en su casa y a hacer AMIGOS, con los cuales salía a divertirse y como era tan buena jugando al baloncesto, un entrenador de “Jóvenes Promesas De Basket” vio su don para ese deporte, y le ofreció un puesto en su equipo. Pero claro, Itziar era demasiado pobre como pare permitirse eso. De todas formas, le dio su número.
Al cabo de 3 días, Itziar recibió por parte de sus amigos de baloncesto y vecinos del barrio 1000 euros para el entrenador. Por lo que le llamó, y hoy en dia, con 23 años, Itziar es una gran deportista de élite, justo lo que había deseado desde pequeña.
Esto nos demuestra, que cuando deseas algo, ni los obstáculos más grandes del mundo pueden quitarte tus sueños; con un poco de optimismo, esfuerzo y energía nuestra pequeña consiguió el reto de toda su vida; dedicarse al deporte.
Paula Agulleyro Blay 1batxA

Anónimo dijo...

Héctor Ariza 1ºBachillerato B.
(PEREZA DIVERSIÓN SALUD) - Palabras a usar.
Javier, un chaval de 16 años que estudiaba 1º de Bachillerato, tenía un problema y era que no le gustaba nada la Educación Física, ¡qué digo no le gusta!, la odia, hasta tal punto que suspendía la asignatura y mira que suspender Educación Física con ese profesor era difícil. La razón de ello es que él odiaba practicar cualquier tipo de deporte, por lo tanto, tenía una mala condición física. La pereza era la causante de este círculo vicioso.
Un día, conoció a un chico llamado Marcos, este muchacho había conseguido llegar lejos en un club de baloncesto para discapacitados. A Marcos le faltaba una pierna. Pero con esfuerzo había logrado llegar a la cúspide, había conseguido estar en la élite del deporte. Para Marcos, simplemente, era diversión, él practicaba baloncesto porque disfrutaba.
Pasó Javier por el polideportivo cerca de su casa que tenía una pared acristalada por lo que se veía el interior. Y ¡menuda sorpresa!, Marcos estaba allí jugando. Vio, sorprendido, cómo el joven jugador logró meter un triple precioso. Después de esto, Javier se quedó observando un rato, hasta que llegó a la conclusión, de que simplemente tenía que buscar un deporte a su gusto que seguro que debía haber alguno y esforzarse... ya que aunque él pensaba de sí mismo que era un negado en el deporte, Marcos le demostró que estaba en una situación privilegiada. Si el obstáculo de Marcos no le frenaba para lograr su propósito, ¿por qué la pereza habría de frenar a Javier?.
Al cabo de un tiempo, Javier acabó jugando en un club bastante reconocido de tenis, siendo ganador de varios títulos importantes, aunque locales, para él era un gran triunfo.
Obviamente no tardó nada de tiempo en sacar un 10 en Educación física.
Su vida mejoró en todos los ámbitos, la salud y su confianza en sí mismo fueron los dos beneficios más grandes.

Emiliano Bernal dijo...

Olvidado

Cuando en la tele comenzó ese programa en el que repetían jugadas clásicas del fútbol, Marcos acostado en la cama de aquel mugriento motel en el que estaba, vio aquel gol que le hizo famoso ya muchos años atrás. En un ataque de nostalgia recordó cuando en sus inicios recién fichado por un gran equipo, él dijo en una entrevista “El ESFUERZO, la SUPERACIÓN y el duro ENTRENAMIENTO me han permitido estar aquí. Espero llegar muy lejos.” Un año después jugaría en aquel partido que le llevaría la fama. También recordó aquel reportaje que hicieron sobre él cuando era el gran boom del momento, en el que un vecino suyo contaba “Se crió en este pueblo, yo le vi crecer y su familia era muy humilde. Sinceramente creo que se merece el reconocimiento que tiene ahora.” “Su madre tuvo que arreglárselas sola para criarle a él y a su hermana, lo que supuso una gran LUCHA para ella y para ellos.” Se rió la primera vez que vio el reportaje y se rió cuando lo recordó. Porque ni él ni ningún miembro de su familia había hablado con ese vecino en su vida. Le vino a la memoria él sentado en una fiesta por haber ganado un torneo importante, en la un compañero le ofreció cocaína. Tiempo después debido a esas vueltas que da la vida, se vería falsificando sus tests de orina y sangre, metiéndose no solo coca sino también todo tipo de anfetaminas. La decadencia comenzó cuando se desmayo en medio de un partido.
Ya ingresado se descubrió su adicción a sustancias. La prensa no tuvo piedad con él. Al poco tiempo de ser echado del equipo empezó a fulminar todo su dinero. Comenzó a consumir de todo e ignoró a su familia. Había tocado fondo. Un año después de ese suceso nadie le recordaba. Y veinte después estaba tirado en un motel grotesco en un pueblo de mala muerte. Lloraba mientras escuchaba en la tele que ese jugador jugaba con una PASIÓN y con movimientos casi poéticos. “¿Qué habrá sido de él?” preguntaban. Su cuerpo , posiblemente de sobredosis por la heroína que se acababa de inyectar o de la raya de antes en el baño, estaba paralizado. Se moría mientras en en la tele seguían hablando de aquel jugador olvidado.

EMILIANO LEONARDO BERNAL 4ºB

Anónimo dijo...

Un día en un pueblo de Barcelona, estaban dos amigos en un parque, Carlos y Diego. Mientras comían pipas, Diego le dice a Carlos:
Carlos, la verdad creo que tendríamos que empezar a hacer algo de ejercicio físico, nos vendría muy bien…
Si anda, ¿no crees que es mejor estar aquí en un banco tranquilamente mientras comemos pipas? Eso supone demasiado cansancio.
Bueno pues yo creo que sí que voy a empezar a hacer algo porque no creo que sea sano, y que con un poco de ganas, optimismo y constancia lo conseguiré.
Fue pasando el tiempo y Diego empezó a hacer ejercicio; ya podía ser ir a correr, montar en bici, ir algún día al gimnasio, pero a la vez seguía quedando con Carlos, mientras que este solo se dedicaba a jugar a la consola, ver la tele horas y horas…
Un día mientras estaban en el banco de siempre en el parque Diego le dijo:
Sabes Carlos, desde que he introducido ejercicio físico en mi rutina diaria me siento mejor conmigo mismo, tengo más vitalidad.
Bah, eso es porque habrás comido algo fuera de lo normal, no digas tonterías anda…
En ese momento, un chico encapuchado pasa y le quita el móvil a Carlos. En ese momento, Carlos y Diego echan a correr detrás de él, pero Carlos se queda sin aliento a los pocos metros, mientras que Diego sigue detrás de él y consigue echarse encima de él y pararlo.
Al poco tiempo llegó la policía y se llevo al encapuchado.
En ese momento Carlos se da cuenta que en muchas situaciones puede ayudar el estar en buena forma física.
La verdad Diego es que ahora me doy cuenta de lo que me decias de que estar en buena forma física es además de saludable, en ciertos momentos te puede salvar de muchos apuros. ¿Qué te parece si hago deporte contigo? ¿Te importaría?
Claro que no hombre, mañana empezamos.

Adrián Díaz Gómez 4ºPDC

Anónimo dijo...

Matteo era un chico simpático, amable y su madre era trabajadora y la mejor del mundo para el, Al contrario que su padre que era un borracho y maltratador y drogadicto. Matteo, no era feliz ya que vio cosas que no tenía que haber visto por culpa de su padre, pero todo eso le hizo tener fuerza,motivación y ganas. Cuando tenía 13 años, decidió que quería sacar a su madre de todo eso y decidió trabajar duro para ganar dinero y poder pagarse la escuela de fútbol y hacerse futbolista ya que era su sueño y quería llegar hacer como (Radamel FALCAO) que era también una de sus motivaciones ya que había vivido algo similar.
Él sabia que eso no sería fácil y que le costaría mucho conseguir ser futbolista. A los 16 años se sacó el graduado. se presento a unas pruebas para poder jugar al fútbol y le rechazaron por la estatura y porque decían que le faltaba mas cálida. Él no se rindió y siguió entrenando duro. A los 18 años lo volvió a intentar y le aceptaron y tantos esfuerzos le valieron la pena, porque había mejorado mucho. Le hicieron un contrato en el equipo de la ciudad donde ganaba mucho dinero, a los meses se largaron de la casa donde vivían y dejaron al borracho de su padre solo.
Vivieron juntos durante muchos años y su madre estaba agradecida por todo lo que había hecho por ella. Matteo a pesar de todo lo que había visto de pequeño quería ayudar a su padre y sacarlo de las drogas y del alcohol, le pagó a un médico privado y a un psicólogo para que le ayudaran. Al final su padre consiguió estar sobrio y sin drogas y alejare de ese mundo que le a ruinaba la vida, Agradeció a su hijo lo que había hecho por él y intentar ser el padre que nunca había tenido de pequeño.
Matteo se convierto en uno de los mejores delanteros del mundo y varios equipos le quería fichar; Cumplió su sueño ficho por el ATLETICO DE MADRID y a los meses fue convocado por la selecion nacional de fútbol se encontraba en su mejor momento tanto profesional como personal, conoció a una chica de la que se enamoro,al poco tiempo se caso con ella. Tuvieron 1 hijo y Matteo le enseño lo que había aprendido de la vida con esfuerzo, superación y motivación etc...


Mateo castañeda jaramillo
4ºPDC

Anónimo dijo...

Saray López Moreno 4º ESO B.
Esta es la historia de Alba, una niña que tenía un sueño, jugar en un equipo de futbol.
Alba nunca había tenido el valor de ir a un equipo, ya que pensaba que no tendría el físico suficiente, hasta que un día hablando con una amiga suya que jugaba se animó a ir, aquella amiga le dio mucho apoyo y confianza.
Había llegado el día, Alba estaba muy nerviosa, su amiga le presentó al entrenador, era una persona maravillosa, hicieron un corro y el entrenador le presentó a sus compañeras de equipo.
El entrenamiento empezó, Alba estaba asustada, pero en ese equipo había un gran COMPAÑERISMO y ella se sintió muy a gusto, acabado el entrenamiento el entrenador la felicitó, lo había hecho muy bien.
Ella se fue muy feliz a casa, deseaba con ganas que llegara el jueves para volver a ir, cada día estaba más ilusionada y tenía más ganas de seguir con su sueño.
Fueron pasando los meses y llegó el día de su primer partido, estaba muy inquieta, los nervios se apoderaban de ella, pero sus compañeras la tranquilizaron con mucho apoyo y algunas técnicas de juego.
Jugó el primer partido de defensa en el lado derecho del campo, al principio estaba un poco perdida pero poco a poco cogió confianza en la posición y estuvo a gusto, quedaron empate.
En el segundo partido estuvo de delantera centro pero no tuvo la oportunidad de marcar ningún gol, ganaron el partido, el gol lo marcó su compañera y muy contentas lo celebraron.
Alba se lesionó y tuvo que dejar el futbol un largo tiempo, pero nunca dejó de apoyar a su equipo desde la grada, tenían una gran afición, canciones y hasta camisetas de equipo grada, ella estaba muy contenta, aprendió que con ESFUERZO y DEDICACIÓN todo se consigue.

Anónimo dijo...

Sara era una chica de 15 años a la que le encandaba hacer deporte. Le
gustaba mucho jugar a futbol con su hermano pequeño y cuando iba al
colegio era la mas rapida corriendo. En el instituto, en la hora del patio
siempre se fijó en como jugaban los chicos al futbol. Cada vez que queria
jugar todos los chicos le decian que no podia jugar ya que era una chica y
las chicas eran muy malas jugando al futbol. Sara se iba a correr todos los
dias a un parque que estaba cerca de su casa. Cuando corría sentía BIENESTAR, LIBERTAD y PASIÓN por lo que hacia.
En el parque se sentaba, siempre a la misma hora, a un banco para descansar
un poquito. A la misma hora llegaba siempre un chico llamado Dani que era amigo de Sara. Siempre se quedaban un buen rato hablando en el parque.
Sara estaba enamorada de Dani porque a él también le gustaba hacer deporte y tenían muchas cosas en común. Sara siempre decia que es un chico muy
amable y que eso le gustaba porque los de su instituto no eran asi. Cuando
se hacía tarde Dani acompañaba a Sara a su casa y siempre le decía que no esté triste por lo que le decian los chicos de jugar a futbol, porque él sabía que Sara era muy buena jugando. Un mes después tocaba jugar a futbol en clase
de educación física y los chicos se quedaron sorprendidos de cómo jugaba
Sara. Sara estaba muy contenta de que los chicos de su clase se hayan dado
cuenta de era buena jugando al futbol. Esa misma tarde le contó a su amigo
Dani lo que le habia pasado. Dani le había perido a Sara que corrieran un poco juntos porque aun no había corrido. Despues se fueron a casa y se despidieron.
Un mes despues Sara estaba en un equipo de futbol profesional.

Anónimo dijo...

Sara era una chica de 15 años a la que le encandaba hacer deporte. Le
gustaba mucho jugar a futbol con su hermano pequeño y cuando iba al
colegio era la mas rapida corriendo. En el instituto, en la hora del patio
siempre se fijó en como jugaban los chicos al futbol. Cada vez que queria
jugar todos los chicos le decian que no podia jugar ya que era una chica y
las chicas eran muy malas jugando al futbol. Sara se iba a correr todos los
dias a un parque que estaba cerca de su casa. Cuando corría sentía BIENESTAR, LIBERTAD y PASIÓN por lo que hacia.
En el parque se sentaba, siempre a la misma hora, a un banco para descansar
un poquito. A la misma hora llegaba siempre un chico llamado Dani que era amigo de Sara. Siempre se quedaban un buen rato hablando en el parque.
Sara estaba enamorada de Dani porque a él también le gustaba hacer deporte y tenían muchas cosas en común. Sara siempre decia que es un chico muy
amable y que eso le gustaba porque los de su instituto no eran asi. Cuando
se hacía tarde Dani acompañaba a Sara a su casa y siempre le decía que no esté triste por lo que le decian los chicos de jugar a futbol, porque él sabía que Sara era muy buena jugando. Un mes después tocaba jugar a futbol en clase
de educación física y los chicos se quedaron sorprendidos de cómo jugaba
Sara. Sara estaba muy contenta de que los chicos de su clase se hayan dado
cuenta de era buena jugando al futbol. Esa misma tarde le contó a su amigo
Dani lo que le habia pasado. Dani le había perido a Sara que corrieran un poco juntos porque aun no había corrido. Despues se fueron a casa y se despidieron.
Un mes despues Sara estaba en un equipo de futbol profesional.

RAFAELA BANSAGI 3 ESO C

Anita Alonso dijo...

Me desperté una mañana dándolo todo por perdido, era tal el dolor que sentía dentro de mí que no podía ver más allá de la oscuridad. Todo había acabado, mi pasión, mi sueño, mi vida. Y todo por un terrible accidente.
Piensas que la vida nunca te la va a clavar y cuando menos te lo esperas te acuchilla por la espalda. Y es que esto es lo que tengo ahora, una silla de ruedas en vez de dos piernas.
Hace un mes que tuve el accidente en ese coche que no quiero recordar. Yo era una de las mejores en mi equipo de baloncesto, me habían fichado y todo para subir de categoría, pero todo esto acabó. Esa sonrisa que lucía en todos los entrenamientos, terminó cuando me quede parapléjica. Y así seguía, después de un mes, preguntándome qué hacer con mi vida, después de eso. Ojalá tuviera mis dos piernas me decía muchas veces, pero eso no cambiaba las cosas.
Así que esa mañana, me desperté vacía como todos los días, pero algo había cambiado, tenía una idea que podía salvarme de mi tristeza, no sería nunca lo mismo que fue, pero podía hacer que no perdiera la esperanza en mi sueño, solo que de diferente forma. Me levanté, abrí la ventana y descubrí a un grupo de personas en silla de ruedas, entrenando a baloncesto en la cancha del polideportivo que se veía desde mi casa. Decidí ir a preguntar, total ya no había nada que perder. Fui allí, me matriculé y empecé a probar, pensaba que había perdido la TÉCNICA que tenía, después de un mes sin tocar una pelota. Poco a poco, día a día, iba SUPERANDO mis expectativas, me costaba acostumbrarme a no poder correr con mis dos piernas, pero con ESFUERZO y CONSTANCIA, me iba saliendo cada vez mejor. Volví a encontrar mi vía para DESCONECTAR, mi lugar donde encontrar la PAZ y la FELICIDAD, el valor de la confianza en mí misma, aprendí que con DISCIPLINA y CONSTANCIA se puede llegar a conseguir la META y realizar tu SUEÑO, porque en esta vida siempre habrán baches, pero la clave está en saber solventarlos.
Ana Alonso Fervenza, 1º Bachiller B

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Javi, y soy paralítico. Un accidente de coche es lo que me impide, día tras día poder levantarme de mi silla, ya forma parte de mi, como si hubiera nacido con ella. Ya no me importa estar así, porque se que esto me ha hecho fuerte y he aprendido a valorar todo aquello que no valoraba.
Mi historia comienza el día del mismo accidente.
Llovía como nunca había visto llover. Subimos todos al coche, mi madre y mi padre junto a mi. El coche empezó a moverse, controlado por mi madre, nos dirigíamos a un pueblo donde solíamos veranear. Ya en la autopista, el coche, sin que se lo esperara nadie, se balanceo como si tuviera una especie de masa en las ruedas que le impidiera mantenerse recto. Nos desviamos hacia otro carril donde otro coche choco contra nosotros, destrozando los autos y con ellos, a la gente que lo ocupaba.
Fui el único superviviente. Cuando desperté, me encontraba en el hospital, en una sala llena de cables y de instrumentos propios de la medicina, que según los médicos durante un tiempo ayudaron a que sobreviviera.
No me lo creía. Nadie puede imaginar que algo tan duro pueda llegar a pasarle a el, hasta que sucede.
Horas, días y meses estuve deprimido, sin querer tener contacto ni con mis propios familiares, lo único que sentía era cansancio, un cansancio provocado por toda la desesperación por levantarme de aquel objeto extraño. Hasta que un día, todavía en el hospital, vi a unos chicos, también en mi misma situación jugando a diferentes deportes donde todos ellos iban en sillas de ruedas y eso me impacto. Me impacto sobretodo el rostro de diversión que tenían todos aquellos niños, que en poco tiempo se convertirían en un gran ejemplo de motivación y superación.
Asi que, sin pensármelo dos veces me apunte en el equipo donde comencé a sentirme libre y donde experimente algo, que desde hacia mucho tiempo no experimentaba, las agujetas, ese dolor que te aparecia después de hacer deporte que era tan molesto, ya no me molestaba, incluso me agradaba, porque me hacia sentir vivo y activo de nuevo.
Esa es mi historia, por la que me siento orgulloso de como soy, por lo que he hecho y he vivido.
Hola, me llamo Javi, soy paralítico y el deporte me ha devuelto la vida.

Pau Alfonso Pérez, 4ºA.

Anónimo dijo...

Miriam Navarrete, 3r A.
Hubo una vez una persona muy deportista, que se dedicaba a correr maratones, que se sentía vacía porque aún no había cumplido uno de sus sueños más deseados, que era hacer algo importate y bueno que supusiera un cambio. Un día visitó un barrio pobre, marginado, y se le ocurrió algo genial: conseguiría un local donde hacer un gimnasio gratuito para enseñar a los jóvenes del barrio lo bueno y SALUDable que era hacer ejercicio y entrenarles para que fueran buenos deportistas. Una vez tuvo el local, que era uno abandonado que le había cedido el ayuntamiento, lo organizó todo, y luego empezó a difundir su idea. Muchos jóvenes se apuntaron. Alex ponía todo su empeño, gastaba toda su ENERGÍA en motivar a sus alumnos, pero, a pesar de esto, los jóvenes no se sentían del todo cómodos y cada vez iban marchándose y dejando la actividad. Alex no sabía que hacer para mejorar, hasta que un día uno de los pocos jóvenes que seguían yendo al gimnasio, que era el más tímido y solitario, se lo explicó: en el pequeño local, tan oscuro, tan cerrado, los jóvenes no conseguían obtener la MOTIVACIÓN que necesitaban. A partir de ese día, todo empezó a cambiar en la mente de Alex, que no tenía GANAS de rendirse. Decidió salir junto su único alumno a hacer ejercicio al aire libre; dio resultados, más jóvenes se fueron uniendo, e incluso a veces gente más mayor les acompañaba, y al final todo acabó siendo genial, e incluso acabó saliendo en los periódicos como una buena hazaña y, a raíz de esto, se fueron haciendo asociaciones de gente que se dedicaba a imitar el mérito de Alex, personas con una buena condición física que tomaban la iniciativa y se empezaban a dedicar a esto. Alex no podría estar más orgulloso.

Patricia de Castro dijo...

PATRICIA DE CASTRO DOMÍNGUEZ , 1º B BACHILLER

Roberto es un chico de 16 años bastante tímido, sin amigos, al que el deporte no le gusta demasiado y le parece una pérdida de tiempo, ya que nunca ha tenido la suficiente MOTIVACIÓN, ni ENTUSIASMO necesarios para que le llamase un poco la atención. Pero un día, Roberto sufrió un accidente de moto, y cuando acabó la rehabilitación su médico le aconsejo que hiciese deporte habitualmente para fortalecer su pierna, que había quedado debilitada tras el golpe y la rehabilitación.
Por eso, sus padres le obligaron a apuntarse a fútbol, donde además de mejorar en su SALUD y encontrar una manera de ser OPTIMISTA , aprendería también la importancia del COMPAÑERISMO. Al principio, lo odiaba cada vez más, porque tener AGUJETAS no era su mayor PASIÓN y además la pierna le molestaba , pero, poco a poco fue cambiando su visión del deporte, encontró la PASIÓN que le unía a sus compañeros, era una MOTIVACIÓN por la que seguir día a día, le daba ENERGÍA para conseguir sus OBJETIVOS. Con el paso del tiempo, Roberto se sintió orgulloso de él, de lo que había conseguido a pesar de todo lo negativo que era al principio y para sus padres fue un gran ejemplo de SUPERACIÓN , ya que al principio pensaron que su hijo acabaría dejándolo como otras tantas cosas, ya que ellos siempre habían estado preocupados por la timidez de su hijo y sus pocas GANAS de socializar y tener AMIGOS, pero él les demostró que había conseguido una mejor SALUD , que ya no tenía ninguna molestia por el accidente, y que con ESFUERZO y CONSTANCIA había conseguido vencer al chico tímido de antes, para ser alguien con buenos AMIGOS y una verdadera PASIÓN por el deporte. Para él, el deporte al final había sido un gran aliado , aunque le hubiese costado verlo, y le estaba muy agradecido a sus padres de que lo obligaran a apuntarse , ya que sin su apoyo no habría conseguido vencer su timidez ni haber mejorado su pierna.

Anónimo dijo...

Lluís Bengochea Ferreres

La meua història comença una nit d'ESTIU de fa un parell d'anys, jo estava estiuejant al poble dels meus avis, com ho faig quasi tots ela anys, estavem tota la colla d'amics sentats a unes cadires, sense saber que fer, SUDANT com si un poal d'aigua a sobre ens hagueren tirat. Fins que a un company se li va ocorrer la idea d'anar a banyar-se al riu que pasava pel costat del poble.
A tots els hi pareixeia una idea genial menys a mí. Jo no sabía nadar, aquella havía sigut el meu OBJECTIU durant molts ESTIUS, aprendre a nadar.
- Pep com es que tu no vens a nadar?
- Avui no en tinc GANES, ho deixo per demà, passeu-ho genial!
-Vals ens veiem demà de mati.
Van anar pasant els dies i Pep sempre ficaba una excusa per no anar a nadar, fins que una tarda una de les seues amigues del poble li va prguntar que li pasava.
Ell amb molt d'ESFORÇ li va dir que no savía nadar, i que com no volía que se'n burlaren d'ell no volía anar al riu ni dir res.
Ella li va dir que si ell ficava EMPEMTA ella l'ajudaria totes les vesprades i l'ensenyaria a nadar. I així va quedar, totes les tardes deprés de dinar quedaven els dos i anavem al riu a nadar.
Els primers dies Pep no tenía ningún tipus de RESISTÈNCIA dins de l'aigua, es sentia molt extrany
Van anar pasant els dies i Pep anava aprenent a nadar, fins que una nit va decidir acompanyar als seus amics, no seu va creure ningú.
Pep va estar tot el camí fins al riu super nerviós però, sabía que amb tot el TREBALL que havia fet durant aquelles setmanes l'ajudaría a poder entrar a nadar amb el seus amics.
Cuan van arribar al riu els seus amics van començar a tirar-se dins del riu fins que només va quedar ell a fora, tots els seus AMICS i les seues AMIGUES se n'asabentaren i es van girar tots cap a ell, i van començar a animar-lo per a que no tingues por, al final va tirar-se a l'aigua i tots els van aplaudir. Havía aconseguit superar les seues METES, els seus pors.
D'aquell día en davant sempre que els seus amics deien d'anar a nadar al riu ell era el primer que s'ofería a anar.

Esther Ródenas Romero dijo...

Bueno comenzare contando mi historia.
Desde que era pequeña mis padres me apuntaron actividades extraescolares, pero nunca llegue a pensar que esas actividades podían cambiar mi vida.
Comencé dando clases de Ballet en mi colegio cuando tenia 3 o 4 años, cambie de colegio a los 6 años y me apuntaron a Gimnasia Rítmica con mucho ESFUERZO y CONSTANCIA llegue a adquirir un gran nivel, haciamos actuaciones con muchísimas GANAS y MOTIVACIÓN pero siempre obteníamos grandes resultados, el DOLOR valía la pena.
A los 8 años me apunte a funky otro tipo de danza y al año lo deje no era del todo mi agrado.
Cuando cumplí los 10-11 años empecé a probar muchos tipos de danza como: Hip-Hop, danza del bientre, street dance... Pero ninguna me llegaba a gustar.
A los 15 años sabia lo que realmente quería quería bailar Ballet si con lo que empezó todo cuando era una niña y comencé mis clases AGUJETAS, DOLOR, GANAS, ESFUERZO, ENTUSIASMO como forma de vida. Cierto día calentando la profesora se paso de la cuenta y me medio rompió el aductor y tube que dejar de bailar ya que no podía realizar correctamente mis ejercicios.
Me apunte al gym corriendo no quería dejar de hacer ejercicio es lo mejor que hay y la mejor sensación te la provoca saber que has hecho bien un ejercicio.
EL CANSANCIO, AGUJETAS, DOLOR es duro pero la satisfacción vale la pena.
De vez en cuando me pongo mis puntas y me pongo a bailar por que es algo que engancha.
TODO ESFUERZO TIENE SU RECONPENSA.

Clara Mompean de la Poza 4ESOA dijo...

Estábamos a principios del VERANO, hacia mucha calor, por lo que a mi “querida hermana”-nótese el sarcasmo-le dio por jugar un partido de futbol y, quien perdiera, tenía que mojarse con ropa y darse una ducha bien fresquita. Penándolo bien, la última parte no está tan mal. Aunque ahora que estamos casi al final del partido y que estamos perdiendo no me parece esto tan divertido.
──¡Jake, tuya!-Thomas me chuta el balón y yo lo pierdo por estar distraído. -¿Pero que te pasa primo? Estás muy distraido.
──Ya, es que estaba contándoles a todos como narices habíamos llegado a este punto: perdiendo 3 a 0.
──Si, lamentablemente, nos están metiendo una paliza de las buenas.-Thomas tiene razón, estamos perdiendo pero, si perdemos, nos refrescaremos. Y justo, suena el pitido final del partido.
──¡Si!-mi hermana estaba más que emocionada, ¿la razón? Ella había ganado para variar. Pero no estoy enfadado puestos que es mi hermanita pequeña y adoro verla feliz.
──Felicidades princesa, nos ganasteis.
──Gracias Jake, pero lo importante es la DIVERSIÓN ¿recuerdas?
──Si, pero también recuerdo que ahora soy yo el que sale ganando porque es asi de sencillo Tori: ¡nos vamos a chopar ahora jajajaja!
──Yo también quiero-me dice mi hermana haciendo un tierno puchero.
──¡No hagas eso!
──¿El que?-pregunta poniendo la misma cara.
──Tus pucheritos para conseguir lo que quieres-le digo sin rodeos-es más, creo que, junto a nuestros AMIGOS, me iré a la piscina a darme el remojón.
──¡NO!-dice mi hermana gritando. Definitivamente, adoro enfadarla.
──Princesa, sabes que es broma ¿verdad? Nunca te dejaría sola, eres mi hermanita y te quiero aunque a veces tu ENTUSIASMO me vuelva loco. ¿Me perdonas por haberte dicho eso antes?-Por favor que funcione, no soporto el no ver su ALEGRIA.
──Mmm...está bien, te perdono pero...¡tienes que llevarme a mi también a la piscina!-Señoras, señores, lectores y profesores les presento a la loca de mi hermana quien cada vez tiene más ENERGÍA y no para quieta.
──Okay..., te llevaré, pero sin hacer locuras.
──Jake, Jake, Jake...,me cononoces de sobra hermanito y sabes que voy a llevarte hasta el punto máximo de CANSANCIO si es que existe...
Vale, necesito un plan que no suponga mucho ESFUERZO por parte mia porque puede descubirme. Aunque también está la alternativa de estar con ella haciendo otra cosa que adora.
──Oye hermanita, ¿porque no en vez de darnos un chapuzón con la ropa puesta, llevandonos así una buena bronca por parte de mamá, nos dedicamos a hacer otra cosa?
──¿Como?
──MÚSICA.
──¡Sí!
Y así, señoras y señores, son mis días: alocados, divertidos e increibles junto a mi querida hermanita Tori y junto a todos nuestros amigos.
──Pero antes, has perdido, asi que tienes que darte el remojón.
Señoras, señores, lectores y profesores, me despido de ustedes porque cuando llegue a casa chopado con la ropa puesta, voy a morir.
Mis sinceras gracias por leer y...hasta pronto.

saray torrijos sotoca 4ºa dijo...

Saray Torrijos Sotoca 4ºA.
Una tarde estábamos aburridos y un amigo nos propuso salir a correr y nosotros aceptamos de buen grado. Pensamos que seria una actividad saludable que mejoraría nuestra salud y nuestro estilo de vida, así que empezamos a salir todas las tardes a correr. Desde entonces nuestra calidad de vida mejoro mucho y cada día nos sentíamos con mas ganas de hacer cosas, mas llenas de vida.

Victor Capdevila dijo...

VICTOR MANUEL CAPDEVILA OGANDO ha escrito este comentario

Publicar un comentario

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)