7 de marzo de 2014

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER ¡...Y de las deportistas también!

Como ya sabéis, el próximo 8 de marzo está señalado por la ONU como el “Día Internacional de la Mujer” donde se aprovecha para reivindicar y poner en valor los derechos y libertades de las mujeres.
Supongo que algo sabéis, pero un poco de recordatorio…
Un 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.
Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.
En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
En los tiempos que corren se hace, si cabe, más necesario que nunca recordar de dónde venimos para entender a dónde hemos llegado y los esfuerzos realizados por todos, especialmente las mujeres, para conseguir determinados logros sobre todo en lo que se refiere a los derechos laborales, las libertades y la igualdad en todos los ámbitos. Lo que tenemos (tenéis las mujeres) no ha llegado “gratis”. Siempre ha habido alguien que ha luchado por conseguirlo y, en ocasiones ha pagado sus consecuencias.
 
Hoy en día, si nos centramos ya en el deporte o la actividad física, podemos observar cómo hay disciplinas deportivas femeninas (¡normal! ¿no?), cómo los gimnasios están repletos de mujeres (¿por qué no iba a ser así?), cómo en las carreras populares la participación femenina ha aumentado progresivamente hasta alcanzar cotas casi impensables hace años.
Todos estos aspectos positivos nos hace pensar que “estamos muy bien”, pero basta leer la prensa deportiva para ver cómo las noticias sobre deportes femeninos ¡no existen! Cómo las gestas deportivas de las mujeres apenas tienen relevancia informativa. ¡Veis como todo no es tan “normal”!
Hagamos otra reflexión: En la última maratón popular de Valencia 2013 de 9653 participantes, 883 eran mujeres (un 9%) y en la última carrera popular de Valencia de 7000 participantes, 2118 eran mujeres (más del 30%) ¿Alguien se puede imaginar ahora que las mujeres tengan prohibida la participación en carreras populares o en una maratón popular? Cuesta pensarlo ¿verdad? ¿A que parece una locura, un mal sueño? ¡Pues eso es lo que le ocurre en las fotos que habéis podido observar estos días en vuestras aulas con los códigos QR que os he dejado!
¿Qué está ocurriendo en esas fotos? Os explico la historia:
Se trata de Kathrine Switzer, al primera mujer en correr “oficialmente” una maratón.
Después de leer la historia volved a las reflexiones iniciales y veréis cómo pequeñas cosas hacen grandes momentos en la historia, sólo es necesario creer en ti, tener al lado a personas adecuadas que te apoyen y aceptar el reto. Kathrine hizo una “pequeña cosa”, creyó en ella y tuvo en ese momento a su lado a dos personas que le apoyaban. Simplemente aceptó el reto.
1967. Maratón de Boston. Solo permitida la participación a los hombres. Kathrine Switzer animada por su entrenador y por su novio se inscribe en la prueba como “K. V. Switzer”. Fue de esta manera cómo “esquivó” la prohibición. Nadie de la organización sabría que detrás de esas siglas se escondía una mujer. Darían por supuesto que se trataba de un hombre. Se le asigna el dorsal 261, número que, posteriormente, se convertiría en otro símbolo para la mujer en el deporte.
Ese día Kathrine toma la salida con normalidad rodeada de hombres, entre ellos su entrenador y su novio que era jugador de fútbol americano (detalle no menos importante como podréis comprobar más adelante). Mientras corría, la gente que se daba cuenta que entre los corredores había ¡una mujer! se quedaba estupefacta, con caras de sorpresa.
 
En un momento determinado de la carrera, llega junto a ellos el camión donde iba la prensa y los directores de la carrera. Fue entonces cuando los fotógrafos y periodistas se dieron cuenta de la presencia de Kathrine en la carrera y comenzaron a recriminarle su presencia, momento en que el director de carrera, Jock Semple, saltó del camión y de forma muy agresiva, con el rostro desencajado y al grito de “¡Fuera de mi carrera!”, intentó apartarla de la misma y quitarle el dorsal. En ese momento intervino su novio quien le propinó un empujón que lo hizo saltar por los aires (¿entendéis ahora el detalle del jugador de futbol americano?).
A partir de este momento la prueba siguió con normalidad y Kathrine la pudo finalizar con un tiempo de 4 horas y 20 minutos.
"Cuando crucé la meta, no fue como 'vamos, he terminado mi primer maratón'; fue más bien, 'vamos, tengo un plan en mi vida'. Porque durante los 42 kilómetros, hubo un momento en que lo vio claro. Desde que la terminara, iba a dedicar su vida a ser una mejor atleta, y a facilitar oportunidades para las mujeres que quisieran experimentar la misma sensación de poder, fuerza y libertad que ella estaba sintiendo. "Comencé el Maratón de Boston como una niña, y llegué a la meta como una mujer adulta", confesaría más tarde Kathrine, quien en ese momento aún no era consciente de lo que acababa de hacer.
A partir del día siguiente, la prensa a pareció repleta de fotografías del acontecimiento. Se comenzó a reflexionar y discutir sobre el tema. Kathrine siguió luchando hasta que 5 años después comenzó a permitirse legalmente la participación de la mujer en los maratones. Todo porque Kathrina acababa de demostrar, de dejar claro, que las mujeres sí podían hacerlo.
Desde entonces, Kathrine Switzer se ha dedicado a luchar contra la desigualdad entre hombres y mujeres organizando carreras en 27 países en las que han participado más de 1 millón de mujeres hasta que en 1984 consiguió que la maratón femenina fuera prueba olímpica.
Ha corrido 35 maratones, ha ganado la maratón de Nueva York en 1974 y ha conseguido su mejor marca en 2:51:33 cuando quedó segunda en la maratón de Boston en 1975.
El 30 de marzo de este año se correrá en Palma de Mallorca el “216 Women’s Marathon 2014”, primer maratón europeo exclusivo para mujeres (evidentemente, el 261 es el número del mítico dorsal)
 
Y esta es la historia que hoy os quería contar...

18 comentaris:

Anónimo dijo...

Como comentamos en el anterior blog, a lo largo de la historia la mujer ha sido objeto de discriminación. Cada vez que ha querido ingresar a espacios en los cuales el hombre tenía el dominio absoluto, como era el deporte, no se lo permitían justificando que esos roles solo le pertenecían a los hombres y que a la mujer le correspondía el tener y cuidar a los hijos y todo tipo de quehacer doméstico.

A través del paso de los años, la mujer poco a poco fue ocupando esos espacios prohibidos, teniendo que soportar la desaprobación de la sociedad, la cual determina y construye los roles y define al hombre como ser masculino y a la mujer como ser femenino.

Por ello es digno de admirar que, en este contexto, una mujer tuviera la suficiente valía de hacer lo que hizo, sin importarle las repercusiones que tuviera ese acto.

Naiara Gimeno González 1ºB BACH

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la entrada, no conocía la historia y no se me ocurre un mejor día para acercarla a todo el mundo. A partir de ella podemos seguir trabajando el tema de la separación entre sexos en el deporte, porque es un claro ejemplo de como la discriminación que sufre la mujer se ha extendido a todos los ámbitos de la sociedad.

Kathrine Switzer, una de las muchas mujeres valientes, que se cuestionan la realidad, que van más allá, que no aceptan las imposiciones del patriarcado. Gracias a su conciencia y dignidad de mujer fue capaz de romper con los roles sexistas y aportar su grano de arena en la lucha por la igualdad.

Sin duda un ejemplo! Gracias por la entrada.

Judith Benlloch 1º A

Anónimo dijo...

Me ha encantado la entrada, y sobretodo esa gran historia, opino los mismo que Naiara, me ha dejado fascinado.
Javi Barea 4ºB

Anónimo dijo...

La historia me ha parecido muy bonita, ya que esta mujer fue capaz de luchar por lo que creía que era justo.
Nunca llegue a pensar que las mujeres pasaran una situación tan desagradable en otra época;ya que tanto como hombre y mujeres tenemos los mimos derechos, aunque hoy en día, las mujeres siguen en desigualdad.

Desde mi punto de vista Katherine Switzer es una de las mujeres más valientes ya que fue capaz de romper con los roles sexistas y aportó mucho en la lucha por la igual.

Es un relato conmovedor, ya que muchas mujeres deberíamos seguir luchando por lo que realmente merecemos.
Haber leído esto me ha traer muchos pensamientos sobre como, cuando y porque acabará toda la desigualdad que hay.

Tamara Ruiz, 4ºPDC

Carmen Montoya dijo...

Como todo el mundo sabe y como ya hemos ido comentando en entradas anteriores la mujer no siempre ha tenido los mismos derechos ni se le ha mirado igual que a los hombres pero poco a poco hemos ido luchando por nuestros derechos y por la igualdad a la hora de no mirar solamente el sexo de la persona sino mirar el "pack" completo por ejemplo a la hora de contratar a un empleado nuevo.
En lo que respecta al deporte, ya conocía la historia de Kathrine Switzer un ejemplo a seguir y que pienso que de forma indirecta para algunos y directa para otros ha hecho que las mujeres nos movamos y luchemos por la igualdad, un claro ejemplo a seguir, una luchadora y una campeona a la que hay que darle las gracias por lo que hizo en su día y por lo que sigue haciendo.
Ánimo a todas las mujeres porque no somos el sexo débil ni en el deporte ni en nada, que no os engañen.
Carmen Montoya, 1ºBachillerato A.

patricia rivelles carrillo dijo...

A lo largo de la historia la mujer a tenido muchos problemas a la hora de intentar amoldarse al "mundo masculino", trabajando, votando, etc, por eso Kathrine Switzeres un orgullo tanto para mujeres como para hombres ya que luchó por lo que ella creía y le gustaba.
Creo que es una mujer digna de representar tal día como el de la Mujer.
Gracias a esta mujer muchas personas se han sentido motivadas a lograr lo que ellas querían y han hecho lo que les ha gustado. Una mujer puede correr al igual que un hombre puede hacer ballet, no deberían existir distinciones, haces lo que te gusta sin importar el sexo que seas.
Seas mujer o hombre lucha por lo que crees y quieres, que nadie te corte las alas para conseguir tu propósito.
Patricia Rivelles Carrillo 1ºA Bachillerato.

Anónimo dijo...

Es verdad que el lugar de la mujer hace muchos años atrás y el de ahora es totalmente distinta.

Gracias a mujeres como Katherine Switzer ahora nuestra situación es mucho más buena, somos más importantes y cuentan con nosotras en muchas situaciones en las que antes no eramos ni nombradas. Las mujeres no somos menos que los hombres, ni tampoco más, simplemente somos iguales.

Esta mujer es un claro ejemplo de lucha en todos los sentidos, de superación y de fuerza, luchó para que las mujeres tuviéramos esa igualdad y no fuéramos discriminadas por ser de sexo femenino. Es una historia increíble la de esta mujer, fue valiente y ahora es digna de admirar.

Cada persona tiene que luchar por lo que quiere, sin que nadie pueda impedírselo, ni pueda excluirla de nada aunque sea mujer.

Encarna González Morales, 1ºA BACH.

Anónimo dijo...

Me parece una historia increíble, ya que hoy en día no nos damos cuenta del esfuerzo y trabajo que nos ha costado a las mujeres poder obtener el derecho a hacer cosas actualmente normales o habituales. Simplemente es una historia como ya he dicho increíble.
Elena Bermudo García 3ºESOA

Anónimo dijo...

Está genial la entrada, no sabia el porque el 8/03 era justamente el dia de la mujer (mas o menos) pero ahora ya lo se. está genial.
Clara Mompean 4ESOA

Anónimo dijo...

Esta entrada nos refleja como las mujeres se han ido introduciendo en el mundo del deporte gracias a personas Kathrine Switzer, y otras que alomejor no conocemos para mostrarnos que con esfuerzo, voluntad e interés se consiguen muchas cosas, porque las mujeres desde hace tiempo hemos sido discriminadas y poco a poco hemos ido introduciéndonos en el mundo para llegar a ser iguales que los hombres, porque ya hemos visto que no somos tan diferentes a ellos aunque si que cada uno tienes sus pequeñas diferencias y cualidades que nos llegan a diferenciar, pero eso no justifica que tengamos que ser rechazadas y apartadas en diferentes aspectos.
Me parece una falta de respeto que en la prensa, radio, televisión, etc no hayan normalmente o se tengan en menor consideración noticias de mujeres realizando trabajos, actividades deportivas, etc ya que solo muestran las de los hombres , pero pienso que gracias a personas como Kathrine Switzer, y otras mujeres, hasta nosotras mismas, un día llegaremos a ser realmente iguales a los hombres .
Paula Genovés Fabado
1 Bachiller B

Anónimo dijo...

MIGUEL BONALES ARENAS - 1ºB - BACHILLERATO

Me parece increíble leer cosas como la de este post.
Te pones a pensar y, es verdad. Todo el mundo se piensa que las mujeres ya están totalmente admitidas en la sociedad, como si fuera algo que lleva siendo así un montón de tiempo, cuando en realidad lo que pensamos es muy diferente de lo que ocurre incluso en los tiempos que corren...
Es verdad que la mujer sigue estando infravalorada en algunos aspectos, por no decir en casi todo. Ahora, es cuando al leer esto es cuando empiezas a valorar lo que de verdad han conseguido y por lo que aún siguen luchando.
Me alegro de que Katherine, hiciera lo que hizo. Seguramente lo que sucedió en aquel momento marcó nuestro presente, fue muy arriesgado, seguramente como se dice "no era consciente de lo que había hecho" pero es que sino hubiera arriesgado, ¿Cómo sería la sociedad en la que vivimos ahora mismo? por que si ahora, todavía se sigue, por decirlo de alguna manera, discriminando a la mujer (aunque se diga que no, o lo camuflen), habiendo ganado tanto como lo han hecho, ¿Cómo habría afectado que mujeres como la de la historia no se hubiesen "revelado"? Nunca lo sabremos, pero estoy convencido de que ha sido algo positivo.

Un saludo a todos y TODAS. ;)

Anónimo dijo...

Joan Ruiz 1º BACH B

En épocas anteriores e incluso en algunos países actuales, la mujer ha sido y es objeto de discriminación e inferioridad. Cada vez que ha querido colaborar en situaciones donde los hombres tenían el control, se lo negaban justificando que esas situaciones solo le pertenecían a los hombres y que la mujer se debía dedicar a las tareas domésticas.

Gracias a mujeres como Katherine Switzer ahora la situación del sexo femenino es mucho más contribuyente, son igual de importantes que los hombres y cuentan con ellas en muchas situaciones en las que antes no eran nombradas. Esta mujer es un claro ejemplo de lucha, superación y de fuerza ya que luchó para que las mujeres tuviéramos esa igualdad.

Un concepto está claro, todos debemos ser iguales y hacer lo que a cada uno le guste sin importar del sexo que seas.

Anónimo dijo...

Joan Ruiz 1º BACH B

En épocas anteriores e incluso en algunos países actuales, la mujer ha sido y es objeto de discriminación e inferioridad. Cada vez que ha querido colaborar en situaciones donde los hombres tenían el control, se lo negaban justificando que esas situaciones solo le pertenecían a los hombres y que la mujer se debía dedicar a las tareas domésticas.

Gracias a mujeres como Katherine Switzer ahora la situación del sexo femenino es mucho más contribuyente, son igual de importantes que los hombres y cuentan con ellas en muchas situaciones en las que antes no eran nombradas. Esta mujer es un claro ejemplo de lucha, superación y de fuerza ya que luchó para que las mujeres tuvieran esa igualdad.

Un concepto está claro, todos debemos ser iguales y hacer lo que a cada uno le guste sin importar del sexo que seas.

Anita Alonso dijo...

Esta historia refleja lo importante que es creer en ti mismo y en tus posibilidades. Gracias a esta mujer, hoy en día las mujeres pueden hacer algo que ahora vemos tan normal como correr en maratones. Toda acción es un paso hacia la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, y me parece muy valiente que haya en el mundo personas tan fuertes como ella que hagan que las mujeres vivan en un mundo mejor. Esto no quiere decir que todo esté hecho ya, aún queda un largo camino por recorrer, pero esta claro que si nadie hace nada no mejorará, por esto invito a todas las mujeres a que empiecen por creer en sí mismas y en que pueden superar cualquier adeversidad que la vida les proponga, ya que si tú no luchas, al final nadie lo hará por ti. Brindo por un mundo en igualdad de condiciones, en el que las mujeres no solo sirvan para embellecer las fotos de los deportistas masculinos ni para quedarse en sus casas, sino para que se las reconozca como lo que son, ya sea médicas, abogadas, ciclistas profesionales o atletas, todos merecemos un reconocimiento por nuestros méritos.
Ana Alonso Fervenza 2 Bachiller B

alicia dijo...

Me parece una entrada fantástica, ya que recalca lo importante que es creer en ti mismo y tener al lado a personas que te apoyen, y la acción de la mujer a lo largo de los siglos y sobre todo en el deporte, un mundo al principio sólo de hombres, pero que se le han abierto las puertas a las mujeres.
Gracias a un grupo de obreras textiles que tomaron la decisión de salir a la calles de Nueva York, un 8 de marzo de 1857, a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban, hizo que sucedieran una serie de movimientos, por las mujeres, que hizo que estas tomaran fuerza y que se valorara más al género femenino.
Kathrine Switzer, una extraordinaria mujer, que hizo un pequeño paso para ella, pero una gran paso para todas las mujeres, participó en el maratón de Boston de 1967, sólo permitida la participación para los hombres, y gracias a su insistente acción durante cinco años, se permitió la participación de todas las mujeres a las maratones, actualmente sigue ejerciendo una labor fantástica para luchar contra las desigualdades entre hombres y mujeres.
Habría que agradecer enormemente, la labor a todas las personas que han luchado, luchan y seguirán luchando por los derechos de las mujeres.
Un aplauso por tod@s los que han colaborado con esta causa tan necesaria para la igualdad entre hombres y mujeres.

ALICIA SÁNCHEZ MOLERO, 1ºA BACHILLERATO

sandra soriano diaz dijo...

Esta entrada es fantástica y que se ha expresado todos los cambios que se han producido en la sociedad, desde el punto donde las mujeres no tenian derechos , solo servian para diversas cosas y nada más, aquí se expresa que si sirven para mucho , no tiene que haber esa desigualdad que había hace años y poco a poco a ido cambiando, y menos mal, porque no me imagino a ver vivido lo que muchas mujeres han vivido
Esa mujer demostró y cambió toda una etapa haciendo reflexionar a todo el mundo que las mujeres son iguales que los hombres, llegan a hacer lo mismo, son capaces de realizar cosas que ellos también hacen, eso si siempre existen unas pequeñas diferencias entre ambos sexos, pero eso no significa para nada la gran diferencia que hacían hasta hace unos años entre las mujeres y los hombres
Sandra Soriano Díaz
1 Bach B

Andrea Sanchez Calero dijo...

sin lugar a dudas una Gran mujer.
Gracias a estas mujeres, las generaciones de ahora, nostras podemos disfrutar de muchas de las cosas que nuestras antepasadas no podían hacer, en este caso el participar en las maratones.
Les debemos mucho y por eso ahora también, nosotras tenemos que intentar cambiar algunas que siguen siendo injustas para nosotras, como la importancia del fútbol femenino, o que nos utilicen como "mujeres florero" mencionado en otra entrada.
Poco a poco tenemos que ir intentándolo, unidas podemos conseguir grandes cosas.

Andrea Sánchez Calero 1º bachiller B

Andrea Sanchez Calero dijo...

sin lugar a dudas una Gran mujer.
Gracias a estas mujeres, las generaciones de ahora, nostras podemos disfrutar de muchas de las cosas que nuestras antepasadas no podían hacer, en este caso el participar en las maratones.
Les debemos mucho y por eso ahora también, nosotras tenemos que intentar cambiar algunas que siguen siendo injustas para nosotras, como la importancia del fútbol femenino, o que nos utilicen como "mujeres florero" mencionado en otra entrada.
Poco a poco tenemos que ir intentándolo, unidas podemos conseguir grandes cosas.

Andrea Sánchez Calero 1º bachiller B

Publicar un comentario

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)