22 de noviembre de 2012

MONOGRÁFICO: LA ACTITUD DE LOS PADRES ANTE SUS HIJ@S "DEPORTISTAS"



Desde hace tiempo han ido cayendo en mis manos gran número de materiales en forma de programas de tv, spots publicitarios, artículos de prensa, promociones públicas, etc. Sobre un mismo tema que considero de suma importancia para la práctica deportiva de los más jóvenes: las relaciones entre padres e hijos cuando deciden que éstos últimos hagan algún tipo de actividad física o deporte (y más aún si éste se acerca a la competición).

Por centrar el tema, todos (padres e hijos) podríamos poner ejemplos de situaciones vividas en las que los padres no han tenido un comportamiento adecuado bien hacia su  propio hijo bien hacia otros jóvenes de equipos contrarios (por no decir que también contra los árbitros u otros padres de equipos contrarios).

Yo puedo poner un ejemplo: un padre que llevaba a clases de tenis a su hija (¡¡INICIACIÓN!!) y formaba parte del mismo grupo que mi hijo. Todos los padres esperábamos a que acabase la clase hablando de nuestras cosas. Todos… menos uno. Ese padre se pasaba las clases pegado a la valla corrigiendo a su hija, riñéndole por lo que él consideraba poca garra o esfuerzo, hasta que un día ella no pudo más y rompió a llorar tirando la raqueta al suelo. Se tuvo que suspender por unos minutos la clase, intervino el profesor y la niña se fue con su padre. Ya no la volví a ver.

Antes de seguir con la entrada, por si alguien se cansa y quiere "ir al grano", os explico los documentos que la acompañan:

  1. El primero es un programa de TVE (Documentos TV) emitido en 2011. "Niños trofeo", de 48' de duración. Las experiencias de seis niños que sus padres están  "conduciendo"  hacia el éxito con la finalidad de que sean los mejores en sus disciplinas (tenis, golf y boxeo). Son 48' pero os garantizo que tendréis ganas de acabarlo.
  2. El segundo vídeo corresponde a un cortometraje ("Seis contra seis") editado por el Ministerio de Cultura que precisamente pretende abordar este tema. Son 15' pero valen la pena.
  3. El tercero es un conjunto de 5 spots publicitarios argentinos (2002) sobre la presión de los padres hacia sus hijos deportistas (5'). Gracias a http://mestrexef.blogspot.com.es/.
  4. El cuarto es otro vídeo. Es el más bonito y el que nadie debiera perderse. Son 10' de cortometraje donde se cuenta la historia real de un equipo de fútbol 7 de niños (Futbol Club Margatània) creado por las AMPA de las escuelas Margalló i Cossetània de Vilanova i la Geltrú. Se trata de un equipo que no consigue ganar ningún partido a lo largo de toda la temporada y recibiendo goleadas de hasta 27-0. El vídeo muestra la voluntad de los niños y permite ver la ilusión depositada, las ganas de seguir adelante y la motivación a pesar de las dificultades. No os lo perdáis.
  5. Por último dejo el enlace a varios artículos de prensa sobre este tema.


Cabe hacerse una pregunta ¿qué se persigue cuando unos padres hacen que sus hijos practiquen algún deporte? ¿Relacionarlos socialmente? ¿Fomentar hábitos saludables? ¿Proporcionar momentos de esparcimiento y diversión junto a otros compañeros? ¿Desarrollar habilidades motrices? ¿Quizás todo esto a la vez? … o ¿quizás buscar una mejora del rendimiento? ¿Aproximarlo a la competición? ¿Buscar que alcance su máximo nivel? ¿Qué pueda llegar a triunfar en el deporte y alcance éxito social y/o económico?

En función de las respuestas que demos a estas cuestiones, nos parecerá  más o menos importante (o adecuada) esta reflexión. Nos podrá parecer muy acertada o excesivamente exagerada, pero en cualquier caso considero que es necesario hablar del tema.

Por un lado los alumnos, que sois los que os toca disfrutar o "sufrir" esta situación y, por otro, los propios padres que son los que la propician, la fomentan, la favorecen… o la obligan. Es más, considero que es necesaria una reflexión conjunta e incluso un visionado conjunto de los distintos vídeos.

Esta situación, como hemos dicho puede ser plenamente satisfactoria y saludable (física y psicológicamente) o absolutamente perniciosa y peligrosa (en este caso psicológicamente).

Desde el punto de vista de los objetivos de nuestra asignatura, como no podía ser de otra forma, consideramos que en edades tempranas los padres deben facilitar y fomentar la práctica de algún tipo de actividad física a sus hijos, pero éstas, ante todo, deben perseguir el incluir hábitos saludables en sus estilos de vida y que perduren en el tiempo, que se socialicen y aprendan a asumir y convivir con sus defectos y sus virtudes (psicomotrices en este caso), que se diviertan y que disfruten con actividades y deportes que fomenten el respeto, la igualdad, la convivencia, la salud y también encauzar la competitividad natural que cada niño o joven lleva dentro. Enseñarle a perder y enseñarle a ganar.

El problema aparece cuando esos objetivos pasan a ser secundarios y se prioriza el éxito del niño o del joven.

Pepu Hernández, ex seleccionador nacional de baloncesto narra dolorosos casos reales: "Hay padres que llevan las estadísticas de los partidos e incluso llegué a saber de uno que le daba la paga a su hija en función de los puntos que metía en el partido". Y yo mismo, conozco de primera mano, en mi etapa de estudiante en el INEF de Barcelona, el caso de un tenista (que más tarde llegó a ganar algún trofeo de Grand Slam y estar entre los primeros de la clasificación de la ATP), que en sus primeras etapas su padre lo hacía volver a casa corriendo detrás del coche cuando perdía algún partido.

El árbitro Jiménez Bonillo también pide huir de las generalizaciones fáciles "Hay muchos tipos de padres. La gran mayoría se conforma con ver disfrutar a sus hijos. Pero también he visto tarados que se pasan el partido subiendo y bajando de la grada, gritando, metiendo presión al entrenador, al árbitro… y a su propio hijo".

Pero existe otro problema y aquí la culpa no la tienen los padres. Se trata de los clubes (del deporte que sea) que reproducen a pequeña escala estereotipos de clubes profesionales donde se trata a los "pequeños deportistas" como "grandes profesionales" sin ser conscientes, en muchas ocasiones, que los niños lo único que pretenden es moverse, divertirse, jugar, aprender, relacionarse. Conozco casos de algún club de fútbol donde el entrenador somete a los niños/jóvenes jugadores a presiones impropias en el deporte de ocio (no convocatorias, no jugar ni un minuto, "mini concentraciones" previas a partidos importantes, etc.)

En estos casos el "culpable" es el propio club que no es capaz de entender qué es lo que debería hacerse con estos niños/jóvenes, también por elegir un determinado perfil de entrenador, pero los padres deben saber ver estas situaciones y saber si es conveniente para su hijo el permanecer bajo esa "disciplina profesional" con tan solo 10, 12, 14... años.

Creo que hemos aportado muchos elementos para la reflexión. Espero que os haya parecido interesante y finalizamos con los objetivos  que desde la asignatura de Educación Física pensamos que se deben perseguir con el deporte en edades tempranas: adquisición de habilidades motrices, conocimiento del propio cuerpo, desarrollar la capacidad de pensar, el aprendizaje basado en el ensayo-error, el esfuerzo, el compromiso, el aumento de la autonomía personal, la confianza en sí mismo, la mejora de la salud, la capacidad de compartir, de respetarse, de relacionarse, de cooperar y participar de una actividad física de disfrute, que enseñe a ser más solidario, menos egoísta y mejor persona. 

"Niños trofeo". Documental (Documentos TV - TVE). Duración 48'




"Seis contra seis". Cortometraje realizado por el Ministerio de Cultura. Duración 15'




Spots publicitarios (Agentina, 2002). Duración 5'



"L'equip petit". Cortometraje. Especialmente bonito. Duración 10'





25 comentaris:

Anónimo dijo...

El Deporte debería considerarse por todos como un medio de disfrute, no como un medio para conseguir triunfo o gloria.
Un niño, no debería estar sometido a una disciplina deportiva con vistas a ser el mejor, sino que debería practicar un deporte cualquiera porque desea divertirse.
Es una equivocación, que un padre obligue a un niño a practicar un deporte o porque él lo deseaba practicar o porque desea que su hijo sea el mejor, en esos casos, un padre debería plantearse que ni él ni sus deseos son los que importan, que un niño no va a serlo eternamente y que nacemos para disfrutar.

JESÚS VANACLOIG FORNES, 1º BACHILLERATO, Gr. B

Anónimo dijo...

Los padres que fuerzan a sus hijos a practicar algún deporte, realmente no son conscientes de la presión a la que someten a sus propios hijos. En mi opinión creo que lo hacen por simple egoísmo,ya que en ningún momento cuentan con la opinión de su hijo , y hacen lo que más les conviene, ya sea por cuestiones económicas o por algún "trauma" que les haya que dado a los padres de jóvenes.
Además de todos estos chavales que se forman en canteras o categorías inferiores, sólo un 1% conseguirá practicar el deporte que realicen de forma profesional, pudiendo así ganarse la vida. Por otra parte, los padres no solo obligan a sus hijos a practicar un deporte, que puede que ni les guste, sino que además los educan de tal forma que en un futuro se conviertan en "delincuentes deportistas", menospreciando a los jugadores contrarios, al arbitro o juez que controle el encuentro y sin enseñarles a aceptar una derrota.
Yo formo parte de un equipo y nunca me faltado el apoyo de mis padres, pero NUNCA me han obligado a practicar algún deporte que no me guste, por mucho talento que tuviese.

LUIS GÓMEZ MORILLAS, 1ºBACH B

Anónimo dijo...

Pienso que cuando un padre quiere que su hijo practique algún deporte es por todas esas razones.
Por un lado me parece bien, pero por otro no, vamos por partes, vale que es muy bueno hacer deporte que sirve para tener una vida sana, además de para socializarse, mejorar el rendimiento, etc .. pero, ¿ sólo haciendo deporte se consigue tener una vida sana y todo lo demás que dicen que conseguimos gracias a el ? sinceramente, pienso que no, una vida sana, por ejemplo, también teniendo una dieta equilibrada se consigue, la convivencia y la igualdad, haciendo deporte no creo que tenga mucho efecto, los defectos y virtudes tres cuartos de lo mismo y el respeto ya, dejémoslo a parte, casi el 70% de la gente que practica deporte a la hora de la verdad respeto por los demás tienen poco, por no decir nada.
Cuando uno hace deporte, para mi el objetivo principal es alcanzar la fama y llegar a ser alguien importante en este mundo a la vez que se divierte, que no digo que todo lo demás no sea importante, ni mucho menos, simplemente que es secundario, eso si , tampoco significa, que para que un niño/a pequeño/a llegue a ser famoso haya que matarlo a deporte de mala manera, que hay que ser duro, si, pero también comprensible.

Naiara Escobar Zozaya 4º ESO C

Anónimo dijo...

Pienso que los padres que fuerzan a sus hijos no saben como se sienten los hijos.

creo que no por forzar algo tenga que ser mejor se puede ser buen deportista sin sentirte forzado ha hacerlo

Aarón Martínez Navarro 4ºESO A

Anónimo dijo...

yo ienso por mi parte que lo que los padre quieren consegir con ello es que los padres quieren que sus hijos sean lo que ellos no an podido ser y por eso se esfuerzan tanto y son capases de gastarse todo su dinero en ello por que se ven reflejados en sus hijos y quieren que lo consigan de cualquier forma, pero otros muchos padres los usan solo los usan por el beneficio del dinero pensando en que sus hijos cuando sean millonarios podran vivir de ello.

Ariosto Merizalde Demera 3ªESO D

Anónimo dijo...

ryben moreno 3ºC
beomal los padres de los niños pero beo peor los niños q no se lo dicen

Anónimo dijo...

Obligar a tu hijo a realizar un deporte es algo fatal. Tu hijo debe realizarlo porque le gusta, no porque tu le obligues. Al obligarlo, y encima metiendole presión para que sea el mejor lo único que se consigue es que el niño/a aborrezca e incluso llegue a odiar el deporte.

Los padres que obligan a sus hijos a hacerlo son padres que en su niñez no consiguieron alcanzar sus metas deportivas y ahora intentan llegar a ellas por medio de sus hijos.

Debería darse cuenta de que esto no es beneficioso ni para ellos ni para sus hijos. El deporte deben realizarlo porque ellos quieren y les gusta.

Víctor Zahonero Pinazo 1ºBachillerato A

Anónimo dijo...

Opino que obligar a tu hijo a realizar cualquier deporte es malo para ambos, ya que se creara un ambiente negativo entre padre e hijo/a.

Cuando tu obligas ha alguien ha hacer algo, en este caso cualquier deporte, lo único que haces es que que el hijo/a le empiece a aborrecer dicho deporte y no quiera practicarlo.

Esta obsesión de los padres hacia los hijos se puede deber a que en su niñez no lograran ser lo que ellos querían y quieren reflejar lo que ellos querían ser en sus hijos/as.

Por lo tanto es perjudicial que los padres interfieran en los deportes ya que ellos solo tienen que darte ánimos y ya esta.

Borja Diaz Ferrer 1ºBachiller A

Anónimo dijo...

Todo esto tiene su parte buena y la mala.

Primero, los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos y por ello, están haciendo grandes esfuerzos económicos, para tener buena formación y que de mayores puedan llegar a ser grandes conocidos y deportistas. Pero también todo esto tiene su parte mala, cuando a ellos les preguntan si ese es su sueño, responden que si, pero que también lo hacen para que sus padres se sientan orgullosos, desde mi punto de vista eso esta bien,pero pienso que es mas el sueño de sus padres que el suyo mismo.
Creo que un niño de esa edad no pueda salir ni relacionarse con la gente de su edad porque si no se pueden lesionar, creo que ellos estarían mucho mejor si pudieran realizar ese deporte que les gusta, ir al colegio, y sobre todo poder disfrutar con sus amigos, que eso es una de las cosas mas importantes.
Los padres deberian escuchar mas a sus hijos y saber lo que piensan, y de verdad hacerle feliz.

Camino Calvete 4ºESO C

Anónimo dijo...

Mi opinión repecto a esta entrada es sencilla, muchos de los padres pueden forzar a los niños a hacer algún deporte, tal vez por alguna razón económica o algo,un ejemplo es el caso que vimos en el documental de los 48 minutos que vimos en clase,el padre y la madre del niño que jugaba a Golf,me parecio mal que dijera que ellos no lo hacían por el dinero ni mucho menos, pero lo que me parece peor es que dijera que ellos habían invertido en mucho dinero, que si camisetas con el nombre del hijo,etc, y que habían dejado sus trabajos para que el chiquillo llegara a una cierta categoría, mi opinión respecto a eso es que si tu no tienes algo asegurado, no dejas tanto dinero, ¿Y si les hubiera salido mal la jugada? Y luego que el niño llorara porque la gente decía que sus padres lo hacían por el dinero, el niño como siga así, vivirá engañado y llegara un día en el que se cansara de jugar al Golf, y querrá tener una vida normal como los demás niños, yendo a la escuela y saliendo a jugar a la calle con sus amigos, y sus padres segurísimo le reprocharán que ellos han dado todo porqué jugara al golf y todos esos royos.
No sé, si de verdad le importa el niño a los padres, cambiarían, o lo meterían en un colegio, para que viva su infancia, lo que yo creo es que tendrían que escuchar a sus propios hijos.

Andrea Liberos 3º ESO C.

Anónimo dijo...

En mi opinión lo más importante es que la relación entre padre e hijo sea de respeto entre iguales.Si los sueños,metas y aspiraciones de los padres coinciden con los de los hijos, el niño no se verá obligado, lo hará ilusionado, se propondrá cualquier cosa para conseguirlo, hará esfuerzos muy grandes... Pero si no coinciden, el niño se verá obligado, estará desilusionado, le costará más... También es muy importante que las metas, quien las va a cumplir, en este caso el niño, ya que él dará lo mejor de sí, pero también tiene que tener tiempo para la educación, la amistad, el juego, la infancia.. Y sobre todo que la vida hay que descubrirla por uno mismo.

Elena Mínguez Higón 4º ESO A

Paola Domingo Serrano dijo...

Por una parte veo bien que los padres se preocupen por sus hijos. Está claro que el hecho de invertir tanto dinero y esfuerzo y sacrificar tantas cosas por ellos no será con malas intenciones,pero me parece muy mal que lo hagan de esta forma. Es increíble que un padre, que es quien debe guiar el comportamiento de sus hijos durante su infancia y su adolescencia, vea correcto prescindir de la educación que se les da en el colegio sólo para que en un futuro puedan ser estrellas del deporte. Un niño de 10 años tiene edad de ir al colegio y relacionarse con sus amigos, de ir formándose poco a poco para poder depender de sí mismo el día de mañana y no de su fama o su dinero. Pero de lo que no tiene edad un niño es de viajar por todo el mundo en busca de fama o entrenadores que lo exploten durante tantas horas al día y a veces incluso en contra de su voluntad, ni tampoco de que les marquen desde un principio cuales tienen que ser sus metas o sus aspiraciones, porque de la vida se aprende cuando uno mismo la vive y no cuando alguien la vive por tí.

Paola Domingo Serrano 4ºESO C

Anónimo dijo...

Yo pienso que los niños o jóvenes que se inician en el deporte, en cualquier especialidad, deberían ser ellos los que desde un principio decidieran hacer deporte y la especialidad que les guste, que se les de bien...Y nunca fuera una obligación de sus padres. Yo creo que hay tres tipos de padres, pero solo uno con la actitud adecuada: los que están plenamente dedicados a sus hijos, los que les da igual lo que hagan sus hijos y los que apoyan en todas las decisiones a sus hijos. Hay padres que someten a mucha presión a sus hijos y otros que no aparecen a ningún partido, o ni les apoyan. Para mi la mejor actitud sería una cosa intermedia, apoyar a tus hijos pero sin pasarte.

Verónica Robles Mínguez 4 ESO B

Anónimo dijo...

Esta entrada tiene dos partes bien diferenciadas:

En una de ellas se muestra la importancia del deporte para nuestra vida y su consecuente mejora( mejor movilidad , relacionarse con los demás...) pero también tiene otra parte muy contradictoria , que esto se lleve a los extremos.
Me parece muy bien que los padres apunten a sus hijos a centros deportivos para realizar actividad física , se relacionen , jueguen , se lo pases bien... pero siempre con el consentimiento del niño , no sin el. Esta muy mal forzar a un niño a realizar una actividad que no le gusta , y peor esta que se le grite , presione y menosprecie. esto daña la relación padre-hijo , y pueden crear secuelas psicológicas en algunos niños. La pregunta que yo me planteo es ¿ por qué hacen esto algunos padres ? , pienso que puede ser por diversas razones como verse recompensados económicamente en un futuro , o simplemente por que estan obsesionados con que su hijo sea el mejor deportista ( y para que estos consigan ser los mejores , están dispuestos a todo , como a sacarles del colegio para que no reciban la educación que necesitan ).

En conclusión , yo pienso que este es un comportamiento incorrecto , ya que los padres deberían dejar que sus hijos eligieran libremente el futuro que ellos mismos quieren , y vivir su propia vida.

Anónimo dijo...

Esta entrada tiene dos partes bien diferenciadas:

En una de ellas se muestra la importancia del deporte para nuestra vida y su consecuente mejora( mejor movilidad , relacionarse con los demás...) pero también tiene otra parte muy contradictoria , que esto se lleve a los extremos.
Me parece muy bien que los padres apunten a sus hijos a centros deportivos para realizar actividad física , se relacionen , jueguen , se lo pases bien... pero siempre con el consentimiento del niño , no sin el. Esta muy mal forzar a un niño a realizar una actividad que no le gusta , y peor esta que se le grite , presione y menosprecie. esto daña la relación padre-hijo , y pueden crear secuelas psicológicas en algunos niños. La pregunta que yo me planteo es ¿ por qué hacen esto algunos padres ? , pienso que puede ser por diversas razones como verse recompensados económicamente en un futuro , o simplemente por que estan obsesionados con que su hijo sea el mejor deportista ( y para que estos consigan ser los mejores , están dispuestos a todo , como a sacarles del colegio para que no reciban la educación que necesitan ).

En conclusión , yo pienso que este es un comportamiento incorrecto , ya que los padres deberían dejar que sus hijos eligieran libremente el futuro que ellos mismos quieren , y vivir su propia vida.

Diego Dávila Cabanillas 4ºESO C

Anónimo dijo...

En esta entrada quedan claras varias cosas. Una de ellas es el esfuerzo que tienen los padres sobre su hijos para que tengan una vida encaminada al triunfo tanto en el mundo del deporte, como económicamente para que en un futuro tengan dinero para poder subsistir. Y otra es, la crítica del esfuerzo que se realiza, si se hace de una manera muy estricta y egoísta o si es lo que realmente motiva a los niños o jóvenes para seguir.
En mi opinión, la manera en la que se trata a los niños o jóvenes para que lleguen el éxito la veo realmente excesiva. Tanto padres como entrenadores o como toda la gente que rodea al posible triunfador, se arriesga a cambiar por completo la vida de éste y solo encaminarla al posible éxito, que muchas veces, tampoco llega. Y apartar a una persona que se encuentra en una edad en la que este tipo de cambios pueden afectarle no es realmente bueno; y con esto me refiero a que los entrenamientos de horas al día los apartan de sus vidas sociales y estudiantiles. En resumen, puede que sea necesario realizar todo ese tipo de acciones para obtener lo deseado por los padres e hijos, pero hay en ocasiones que es mejor pensar lo que es realmente bueno y lo que se quiere o desea.

Irene Pallardó Pérez. 4ºESO A

Anónimo dijo...

Yo pienso que la actitud de los padres que llevan a extremos tan fuertes en los deportes a sus hijos, (como por ejemplo, el que has nombrado al pricipio de la niña que jugaba a tennis en clases de iniciación, y el padre no dejaba de corregirle hasta el punto de que no pudiera aguantar más) es muy egoísta por su parte.
Es cierto que en un principio, todos los padres nos corrigen cuando hacemos algo mal, para ayudarnos a mejorar poco a poco, y es normal que lo hagan en todos los ámibtos, tanto en deportes, como en estudios, como en consejos... Pero otra cosa muy diferente es ''machacar'' a sus hijos, y como en los ejemplos de uno de los vídeos del texto, en el que los padres eligen ek futuro de sus hijos sin darles opción a ellos a controlar su vida, a salir, a ir al colegio o a tener amigos, como otro ejemplo de uno de los vídeos de arriba.
Además, también influye mucho sobre un niño que su padre o madre le esté somentiendo bajo muchísima presión, que no lo felicite, que le diga que todo lo hace mal... Deberían animar a su hijo en todo, gane o pierda, sea mejor o peor.
Helena Mogorrón 1º BACH B

Anónimo dijo...

A mi me parece bien que algunos padres entrenen al máximo a sus hijos para que tengan un mejor futuro, siempre que no los saque de la escuela como en el documental, para si por un casual fracasan, que tengan algo que hacer en sus vidas. También deberian dejar salir a sus hijos de casa, para que el día de mañana, tengan vida social y que no tenga problemas con compañeros de trabajo.
ANTONIO ÁLVAREZ POZO 4o B

Anónimo dijo...

En mi opiniones comportamiento de estos padres es penoso porque lo único que quieren en un futuro es que sus hijos sean los mejores y que ganen un montón de dinero. Estos niños no tienen vida social ya que solo entrenan, en un video hay un niño que dice que le dan igual sus amigos. En mi opinión un niño de esa edad no debería decir eso.

NACHO MAÑEZ GONZALEZ 4o C

Anónimo dijo...

Bueno, esta entrada lleva a la reflexión. Esta muy bien que los padres fomenten a los niños a realizar algún deporte, y que se muevan un poco. Lo que no puede ser es que se obligue a los niños a jugar, y más que no se les enseñe a que unas veces se gana, y otras se pierde, y que se castigue a los niños si pierden.

JESÚS MARTÍNEZ GÓMEZ 3ºE.S.O.B

Yo practico ajedrez, y hay mucha competición. Conozco a un niño de 6 años, que su padre todos los días le obliga a estudiar jugadas, practicar... y en una competición, si pierde una partida, le riñe hasta tal punto que el niño se pone a llorar. Ahora el niño tiene 8 años, y claro,ahora ya no quiere jugar, ya que se padre le ha exigido mucho y lo ve como algo malo.

En cuanto a los vídeos, están muy bien, y refleja la realidad en dos casos, el caso del equipo que porque pierdan no pasa nada, que lo importante es participar y divertirse, y, el otro caso,niños que siempre tienen que ganar o ser primeros,como, el niño que en el vídeo dice que prefiere ser último o ser segundo. En cuanto a este vídeo también (el de 48 min.), los padres están dando una actitud malísima a los niños, e incluso se dejaban el colegio e iban creyéndose superiores y diciendo que muchos niños no querían jugar porque estaban ellos,por eso cuando perdían se sentían tan mal. Creo que se debería dar a los niños una actitud de pasárselo bien y divertirse, y que no importa perder o ganar, al menos en edades tan tempranas de 8,6,7 años.

Anónimo dijo...

Me parece pésima la actitud de esos padres. Enserio, alguna vez se han parado ha hablar con sus hijos y a preguntarles si eso es lo que quieren en la vida, por que yo creo que hacen lo que ellos quieren no lo que sus hijos quieren.Les tratan de una forma que no hacen la labor de padres solo de entrenadores, y deberían ser antes padres que entrenadores. Lo único que consiguen con esa actitud es dejar a sus hijos por los suelos, porque no paran de replicarle lo malo y solo pueden quedar los primeros, y eso no es así, el deporte a esas edades debería ser para relacionarse con los amigos, para divertirse, para hacer algún tipo de ejercicio, pero ese tipo de competición llega a los limites.

Delia Gimeno Ramo. 4ºA

Anónimo dijo...

Ningún extremo es bueno. Estos padres muestran una actitud egoísta, puede que ellos cuando fueron jóvenes no tuvieron la oportunidad de ser los mejores en algo y se le ha quedado esa espina clavada, de manera que utilizan a sus hijos para sentirse como les hubiera gustado o puede que sea por cariño a sus hijos que quieren lo mejor para ellos o puede ser por dinero, algunos padres ven a sus hijos como fajos de billetes que les pueden hacer millonarios y por eso les hacen entrenar tanto para que sean los mejores y ganen.

No podemos saber como son realmente estos padres, pero en mi opinión el tipo de padres que actúa de esta manera está movido por el dinero más que nada, si se preocuparan principalmente por sus hijos y por su salud no les harían cosas de ese tipo.

Cristina Aviñó Jiménez 1º BACH B

Miguel Ángel Salgueiro dijo...

Gran video el de L´Equip Petit. Una auténtica perla repleta de enseñanzas sobre cómo afrontar con naturalidad y desde el máximo respeto a los niños su práctica física. Es importante que los chavales tengan desde pequeños la oportunidad de conocer varias posibilidades -practicándolas, viéndolas en videos, fotos, etc.- para que luego sepan elegir con conocimiento de causa. Luego ellos eligirán -o no, hay niños que prefieren jugar con sus amigos en la calle- y ahí está nuestra misión como padres para asegurarnos que su actividad se desarrolla con un prisma respetuoso con ellos y su desarrollo.

Anónimo dijo...

Me parece un tema muy interesante ya que en muchas ocasiones los padres son los que obligan a practicar a los niños un deporte, no para fomentar sus hábitos saludables, sino para poder decirle a la gente que conoce que tiene un hijo que practica el deporte que a él siempre le gustó. La mayoria de veces en estos casos, a esos niños ni siquiera les gusta ese deporte, pero prefieren hacerlo desganados a no hacerlo y defraudar a sus padres. En mi opinión, estos padres son unos egoistas que no miran por la felicidad y la salud de sus hijos, sino por si mismos.
También hay otros ,muchos casos en los que hay niños que desean apuntarse a participar algún deporte, pero son los padres los que no les dejan. Ya no por motivos economicos, sino simplemente por el hecho de que no ven a sus hijos capacitados para practicar un deporte. No se dan cuenta de que de esta forma sus hijos se sienten menospreciados, infravalorados...
En cualquier caso, creo que los padres deben fomentar unos hábitos saludables con respecto al deporte en sus hijos y apoyarlos en todo, y no menospreciarlos nunca.

Paula Arjona Cervera 4º ESO B

Andrea Sanchez Calero dijo...

Andrea Sánchez Calero 1º bachiller B

Es un tema muy interesante el que nos planteas en esta entrada, si es verdad que algunos padres hacen que sus hijos hagan deporte, no por hacer ejercicio físico y que se diviertan sin estar todo la tarde en el sofá, sino por el simple hecho de que quieren que sean el futuro Cristiano Ronaldo y a veces el agobio y la frustración que llegan a a tener los críos es máxima, pero ellos no pueden hacer nada, desde fuera, los otros padres, el entrenador de su hijo, la familia, tiene que hacerlos entender que así el niñ@s no disfruta, ni crecerá, y obtendrá resultados contrarios a los que ellos desean.
Que dejen a los críos disfrutar de sus actividades, que aun le queda mucho por vivir, y algún día con trabajo y dedicación y suerte podrá llegar a ser alguien.

Publicar un comentario

SIEMPRE debes de identificarte al realizar un comentario (Nombre, Apellido y curso)